El Mundo

La hora de la verdad para Madoff, el mayor estafador de Wall Street

El financista que batió todos los récords con su millonario fraude recibiría una condena de 150 años. Sus bienes serán rematados para resarcir en parte a los inversores que quedaron en la ruina

Domingo 28 de Junio de 2009

Washington. — Es la hora de la verdad para Bernard Madoff, el inversor que se declaró culpable del fraude financiero más grande de la historia y que mañana oirá una sentencia que podría alcanzar los 150 años de prisión. Pero también lo es para sus más de mil víctimas, como Morton Chalek. Este veterano de la Segunda Guerra Mundial, hoy de 86 años, conoció a Madoff a fines de los 70 y aceptó invertir con él parte de su dinero. En un principio, Chalek quedó "encantado con los formidables" intereses que cobraba, y no tardó en poner todo su patrimonio en manos del financiero. En noviembre del año pasado había amasado una pequeña fortuna de 2,3 millones de dólares tras una vida de trabajo e inversiones. Dos semanas más tarde, Chalek lo había perdido todo. Ahora vive de una pensión del gobierno de 900 dólares mensuales en un pequeño departamento situado a 100 kilómetros de Nueva York.

Entre rejas. Madoff se encuentra ya entre rejas desde marzo, cuando se declaró culpable de todos los cargos por un fraude que se eleva a los 65.000 millones de dólares. Los afectados son desde particulares, hasta organizaciones de ayuda, universidades y famosos.

En muchos sentidos, Madoff se convirtió así en el hipervillano de una devastadora crisis financiera que comenzó en Estados Unidos y se expandió al mundo entero. Su rostro es el de la codicia que llevó a Wall Street al borde del colapso en octubre. El financiero fue detenido en diciembre por llevar a cabo una estafa piramidal (o "Ponzi"), ofreciendo a los inversores atractivas remuneraciones que en realidad provenían de los fondos aportados por nuevos clientes. El acusado ofrecía altas rentas, en torno al 10 por ciento en épocas de alzas de mercado, pero también durante las caídas de las Bolsas.

Su abogado, Ira Sorkin, ha pedido al juez Chin un condena de sólo 12 años en prisión, lo que tal vez permitiría a Madoff, de 71 años, salir vivo de la cárcel. Pero todo indica que este ex triunfador de Wall Street pasará sus últimos días entre rejas tras recibir una condena de varias décadas, según Peter Hahn, miembro del estudio Murray, Frank & Sailer LLP y representante de las víctimas en Austria y Alemania. Se espera que Madoff apele a un último pedido de indulgencia durante la audiencia final. Tendrá que hacer frente al testimonio de algunas de sus víctimas, que también podrán hablar en la corte y pedirán la máxima condena posible. Al aceptar su culpa en marzo, Madoff se mostró “dolorosamente consciente” de haber “herido a mucha gente”.

Las víctimas esperan. Entre tanto, más allá del alcance que pueda tener la condena, lo que muchas víctimas esperan es recibir al menos parte de su dinero. Varias propiedades de Madoff ya han sido confiscadas, pero su familia está luchando por evitar esa medida. Un tribunal de Nueva York retiró a la esposa de Madoff, Ruth, la mayoría de su aún millonario patrimonio familiar, en vísperas de que se dé a conocer la sentencia contra el artífice de uno de los mayores fraudes de Wall Street. De este modo, los palacetes, automóviles, yates y demás bienes patrimoniales, por un valor total de más de u$s 80 millones, servirán para indemnizar a las víctimas.

Pero incluso en el caso de que sea posible devolver parte de los fondos a los inversores, estafados el proceso llevará mucho tiempo. El juez Denny Chin, encargado del juicio a Madoff, no llevará adelante la audiencia sobre daños antes de tres meses después de conocida la sentencia al financista. “Pasara un largo tiempo antes de que las demandas civiles se resuelvan”, lamentó Hahn.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario