El Mundo

La floja economía de Brasil le pasa la factura a Dilma en los sondeos

La presidenta sufrió una brusca caída de los apoyos de 65 por ciento a 57 por ciento en dos meses. La inflación y el bajo crecimiento son los responsables directos.

Lunes 10 de Junio de 2013

La debilidad de la economía brasileña ha golpeado con fuerza la imagen de la presidenta Dilma Rousseff por primera vez desde que llegó al poder, en enero de 2011. La aprobación de la presidenta brasileña cayó debido a la inflación —6,5 por ciento anual— y la lenta recuperación del crecimiento económico, señala un sondeo de la agencia Datafolha. La calificación de los brasileños del gobierno de Rousseff como "bueno" o "excelente" bajó a un 57 por ciento desde el 65 por ciento de la encuesta previa, de marzo pasado. Es la primera vez que Rousseff sufre una caída semejante, aunque ya había perdido un par de puntos en el sondeo de Datafolha para luego recuperarse.

El sondeo de Datafolha, que fue publicado el sábado en el diario Folha de Sao Paulo, detalló que el declive fue detectado en todos los grupos sociales, en todas las edades y en todas las regiones de Brasil. Aunque Rousseff, del Partido de los Trabajadores (PT), se mantiene como favorita para ganar la reelección en octubre de 2014, Datafolha señala que el debilitamiento de su popularidad refleja la insatisfacción de los brasileños con el desempeño de la economía y la creciente preocupación sobre el aumento de los precios y el desempleo.

El porcentaje de brasileños que espera que la tasa de inflación suba desde los actuales niveles se incrementó a un 51 por cientoo desde un 45 por ciento, precisó la encuesta. La inflación llegó al 6,5 por ciento en los 12 meses terminados el 30 de mayo, según datos de la agencia de estadísticas brasileña IBGE. La cifra está en el tope del rango admitido por el gobierno, que es un 4,5 por ciento más o menos dos puntos porcentuales. El Banco Central de Brasil se rige por el sistema de metas de inflación, que coordina con el gobierno.

El crecimiento de la economía en el primer trimestre estuvo por debajo de las expectativas, con una expansión del Producto Bruto Interno (PBI) de sólo un 0,6 por ciento en el segundo cuatrimestre. En 2012, el crecimiento del PBI fue de 1,4 por ciento. Se esperaba un crecimiento más vigoroso para 2013 que no se está dando.

El riesgo de inflación limita las posibilidades de Rousseff de promover las políticas económicas expansionistas que la llevaron a ganar el apoyo de los brasileños. La alta inflación también llevó al Banco Central a elevar la semana pasada la tasa de interés de referencia al 8 por ciento desde el 7,5 por ciento, una medida que podría frenar el ya lento crecimiento del PBI.

A pesar del declive en su popularidad, Datafolha dijo que Rousseff se mantiene como favorita en las intenciones de voto entre los candidatos más probables para las elecciones presidenciales de 2014. Según Datafolha, Dilma es la favorita del 51 por ciento de los encuestados; seguida por Marina Silva, una ecologista y ex ministra de Ambiente, con un 16 por ciento; luego aparece Aecio Neves, ex gobernador del estado de Minas Gerais, con un 14 por ciento. Neves es el líder del principal partido opositor de Brasil, el centrista PSDB. La encuesta de Datafolha fue elaborada el 6 y el 7 de junio con entrevistas a 3.758 personas. Su margen de error es de más/menos dos puntos porcentuales.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario