El Mundo

La extrema derecha gana con holgura las elecciones en Austria

El ultraderechista y xenófobo Partido de la Libertad, contrario a los inmigrantes, se impuso en la primera vuelta de las presidenciales. Crisis de los partidos tradicionales.

Lunes 25 de Abril de 2016

El candidato del ultraderechista y xenófobo Partido de la Libertad (FPO) de Austria, Norbert Hofer, arrasó en la primera vuelta de las elecciones presidenciales, al sumar más del 35 por ciento de los votos. Es el mejor resultado del partido en su historia, dejando a los otros cinco candidatos muy atrás, incluidos los tradicionales partidos que han gobernado Austria desde la posguerra, socialdemócratas y democristianos. Las elecciones austríacas son una muestra del avance de la extrema derecha en Europa como reacción a la crisis de los inmigrantes que llegan de Medio Oriente.

El triunfo de Norbert Hofer eclipsó la mejor cifra previa de su partido FPO, que recibió un apoyo de más de 27 por ciento en las elecciones que decidieron la adhesión de Austria a la Unión Europea. Con su voluntad declarada de desafiar a la coalición de gobierno de socialdemócratas y del democristiano Partido Popular, Hofer presionará por nuevas elecciones parlamentarias en caso de ganar la segunda vuelta presidencial, el 22 de mayo. El FPO (según sus siglas en alemán) podría imponerse en esas elecciones anticipadas, de las que surgiría un nuevo Ejecutivo.

Con casi 100 por ciento de los votos contados, Hofer quedó muy por delante de Alexander Van der Bellen, de los Verdes, que recibió algo más del 21 por ciento, por lo que se enfrentará a Hofer en la segunda vuelta. La independiente Irmgard Griss quedó en tercer lugar, con menos de 20 por ciento. Se colocó por delante del democristiano Partido Popular, Andreas Khol y del socialdemócrata Rudolf Hundstorfer, quienes se ubicaron en alrededor de un 11 por ciento cada uno. Este hundimiento de los dos partidos que gobernaron alternadamente o en coalición, como ahora, a Austria desde la posguerra marca la gravedad de la situación política, en un país que, como la vecina Alemania, se halla mucho mejor económicamente que sus vecinos de la Unión Europea. Pero Austria ha sufrido particularmente, por su ubicación en el mapa y por su riqueza, el fenómeno de la ola inmigratoria que llega desde Medio Oriente a través de Grecia y los Balcanes.

El resultado supone un fuerte golpe para los partidos socialdemócrata SPO y democristiano OVP, que integran la coalición gobernante liderada por el primero. El ganador sucederá al presidente Heinz Fischer, que no puede volver a presentarse después de dos mandatos, 12 años en total. Aunque se trata de un cargo más bien ceremonial, el presidente austríaco elige al jefe del Ejecutivo y toma juramento al gabinete tras las elecciones parlamentarias. "Es el comienzo de una nueva era política", auguró el líder del FPO, Heinz-Christian Strache. El resultado muestra la "extrema insatisfacción" con el gobierno, añadió. El FPO es un feroz crítico del gobierno por permitir la entrada de 90.000 refugiados en 2015. El partido obtuvo importantes apoyos con su slogan "Austria primero". "Fue una votación anti-sistema. La gente está insatisfecha con la forma en la que se lleva adelante la democracia", consideró el analista Thomas Hofer. El gobierno del premier socialdemócrata Werner Faymann cambió su política a comienzos de este año y anunció mayores restricciones. Claramente, fue un viraje tardío. El resultado de Austria es una advertencia para otros países europeos, en particular la Alemania de Angela Merkel, cuya generosa política de acogida permitió el ingreso de 1,1 millón de migrantes en 2015.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario