Alemania

La extrema derecha de Alemania eligió a dos líderes de su ala más dura

Esa doble elección confirma la derechización del partido, fundado en 2013 como un movimiento populista y antieuro.

Domingo 03 de Diciembre de 2017

El partido ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) eligió ayer a un dúo de dirigentes procedentes de su ala nacionalista, durante un congreso marcado por varias manifestaciones contra la formación. La AfD logró un 12,6% de los votos y 92 escaños en las elecciones legislativas de septiembre, algo nunca visto para una formación populista de estas características en Alemania desde la Segunda Guerra Mundial. Su ascenso lastró además el resultado de la CDU, el partido conservador de la canciller Angela Merkel, que no ha conseguido formar una alianza de gobierno desde los comicios.

   A pesar de su éxito electoral, la AfD ha sido escenario de una lucha interna entre nacionalistas radicales y miembros más moderados, que llevó a la colíder Frauke Petry a abandonar el partido días después de las elecciones para formar su propio movimiento. Cerca de 600 delegados del partido de extrema derecha se reunieron ayer en Hanóver para elegir al sustituto de Petry.

   Jorg Meuthen, de 56 años, que pertenece al ala nacionalista del partido, fue reelegido como colíder con un 72% de los votos. Pero, cuando el jefe de la AfD en Berlín, el más moderado Georg Pazderski, fracasó en dos votaciones para conseguir el puesto vacante, el poderoso jefe del grupo parlamentario, Alexander Gauland, de 76 años, se presentó.

   Esa doble elección confirma la derechización del partido, fundado en 2013 como un movimiento populista y antieuro.

   En el comienzo del congreso partidario ayer por la mañana, varios centenares de manifestantes intentaron bloquear el acceso y la policía los dispersó con camiones hidrantes. Estos primeros altercados dejaron varios heridos entre las fuerzas de seguridad y los manifestantes.

   Un policía resultó herido en la mano tras el impacto de una botella, y un manifestante que se encadenó a una barricada se quebró la pierna y fue hospitalizado. Horas después, más de 6.000 manifestantes prorefugiados desfilaron por el centro de Hanóver para apoyar la política migratoria de la canciller Merkel, que permitió la llegada a Alemania de más de un millón de demandantes de asilo desde 2015. Esa misma política migratoria le restó apoyos a la canciller en sus propias filas, sobre todo entre los miembros de su aliado bávaro, la CSU.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario