El Mundo

La espiral de austeridad que sacude a Europa podría "matar al paciente"

Las medidas del bloque comunitario para resolver la carga de deuda destruyen el crecimiento. El resultado es un incremento del nivel de desempleo, mayor pobreza y cierre de negocios.

Domingo 18 de Diciembre de 2011

Dublín/Roma. - La actitud de Europa de "el que quiere algo, que le cueste" para resolver su crisis soberana se arriesga a exacerbar los problemas del bloque, asfixiando el crecimiento que se necesita para conseguir el dinero para pagar la deuda. Desde Atenas a Dublín, y en casi todos los puntos intermedios, los gobiernos están imponiendo ola tras ola de recortes de gastos y aumentos de impuestos para convencer a los inversores de su seriedad para mejorar sus finanzas públicas.

El celo por el ajuste amenaza con empujar al Viejo Continente de nuevo a una recesión y a una espiral de austeridad a medida que lamentables perspectivas de crecimiento minan los objetivos presupuestarios e incrementan la carga de la deuda. "La historia de la contracción fiscal expansiva dice que si recortas, demuestras que eres serio sobre el recorte y entonces el hada de la confianza llegará y empezará a llegar la inversión privada", dijo Stephen Kinsella, profesor de economía en la Universidad de Limerick. "La historia de la contracción fiscal expansiva es una mentira. No se recorta en el camino hacia el crecimiento", agregó.

Menos trabajo. A medida que la crisis económica se extiende como la pólvora a través del núcleo duro de la eurozona, llevando los costos de los préstamos a niveles insostenibles, los países dependen cada vez más de contundentes recortes presupuestarios, en lugar de difíciles reformas estructurales que llevan más tiempo.

El resultado es un incremento de las colas de desempleados, del número de negocios cerrados y de servicios públicos sobrecargados.

En las calles de Atenas y Dublín, la pobreza se ha incrementado notablemente con más y más personas sin hogar acurrucadas en las calles. En España, se han cerrado servicios de urgencias y en Italia, las tiendas están luchando por salir adelante. "El consumo ha estado bajando de forma bastante sostenida desde el invierno de 2008. Normalmente, en una crisis, comienza con la ropa de hombre y pasa a la ropa de mujer y de niños. Esta vez, ha golpeado todos a la vez", dijo Attilio Lebole, jefe de Textura, una mayorista media de ropa con sede en Florencia. "La demanda está cayendo, no hay duda al respecto. Sólo los extranjeros, que hacen turismo, siguen comprando", afirmó.

A pesar de tener un déficit presupuestario estimado para este año de un 3,8 por ciento del PIB, por debajo de la media europea del 4 por ciento, Italia ha debido lanzar varias medidas de austeridad, destruyendo sus ya escasas perspectivas de crecimiento. Las sombrías perspectivas de crecimiento de Italia y una incapacidad para aprobar reformas han sido las razones clave dadas por las agencias de calificación para degradar el país, no el deterioro del déficit. "Italia está pagando un precio muy alto por dar credibilidad al esfuerzo de Alemania de una mayor disciplina fiscal en la eurozona", dijo Nicolás Spiro, director de Spiro Sovereign Strategy.

Aterrados de gastar. En los días previos al euro, la devaluación de la divisa era la vía rápida para volver a colocar en el camino adecuado a las economías. Lo que se necesita ahora es una "devaluación interna" para conseguir bajar salarios y precios nacionales. Pero si todo el mundo está recortando, ¿de dónde vendrá la demanda?

Se suponía que el crecimiento global era el ingrediente secreto que mantenía a la economía irlandesa funcionando mientras caían los ingresos familiares, pero la propagación de las medidas de austeridad por toda la zona euro ha mermado sus perspectivas de crecimiento y obligado a Dublín a recortar aún más. Presentado como un modelo para otras naciones endeudadas, la ironía es que la historia de la recuperación de Irlanda parece que va estropearse a medida que otros siguen su ejemplo.

En España, el nuevo gobierno de Mariano Rajoy, del Partido Popular, que se apresta a asumir, confía en que una reforma en el mercado de trabajo, que desvincularía los salarios de la inflación, así como medidas para ayuda a nuevos empresarios, estimularán el crecimiento a pesar de dolorosos recortes.

Sin estímulos. Pero los analistas no están convencidos y dicen que inevitables medidas de austeridad necesarias para cumplir difíciles objetivos de déficit público en 2012 servirán para recortar aún más el crecimiento.

Un sondeo de la agencia Reuters el 24 de noviembre mostró que la economía española no crecería en absoluto en 2012. Otros, como el de la Fundación de las Cajas de Ahorro (FUNCAS), vaticinan un retroceso económico para el país del 0,5 por ciento como consecuencia de las inminentes medidas de austeridad. D'Angel Laborda, jefe de investigación de FUNCAS, dijo que los objetivos de déficit eran tan duros que en el corto plazo el gobierno no iba a tener espacio para estimular la economía y crear empleo. "No hay margen fiscal para hacerlo", aseguró.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario