El Mundo

La economía de EEUU decidiría la suerte de las elecciones presidenciales

Wall Street se prepara, en un año de elecciones en Estados Unidos, para una recesión, algo que para muchos economistas es inevitable. Y la historia sugiere que los republicanos deberían de estar particularmente nerviosos.

Domingo 13 de Enero de 2008

Washington. — Wall Street se prepara, en un año de elecciones en Estados Unidos, para una recesión, algo que para muchos economistas es inevitable. Y la historia sugiere que los republicanos deberían de estar particularmente nerviosos.
  Los votantes no miran favorablemente al partido en el gobierno que tenga la mala fortuna de presidir una desaceleración económica. Lo sabe bien Jimmy Carter, cuya campaña en 1980 por la reelección y contra Ronald Reagan fracasó luego de que la revolución iraní disparara los precios del petróleo a niveles máximos y llevara a la economía estadounidense hacia una breve pero dolorosa recesión.

Precedente famoso. El ex presidente George H. W. Bush, padre del actual mandatario estadounidense, culpó en parte a una recesión que terminó en marzo de 1991 por el pobre apoyo que recibió ante Bill Clinton en 1992, la campaña en la que nació la famosa frase “es la economía, estúpido”.
  “El candidato republicano se enfrentará con un acertijo. Ya se están alejando de Bush por la guerra de Irak y ahora tendrán que hacerlo en la economía también”, comentó Kenneth Rogoff, profesor de la Universidad de Harvard y ex jefe de economistas del Fondo Monetario Internacional.
  Los temores sobre una recesión han crecido fuertemente en los últimos meses, ya que la desaceleración inmobiliaria y el fuerte aumento en el número de moras hipotecarias generaron miles de millones de pérdidas a los bancos. El suceso sacudió a los mercados financieros globales y llevó a los prestamistas a tomar medidas drásticas.
  Los temores por la economía se intensificaron la semana pasada, cuando nuevos datos gubernamentales mostraron que el mercado laboral está decayendo. La economía creó en diciembre un número de empleos mucho menor al esperado y la tasa de desempleo subió a un 5%, el máximo en dos años.
  El respetado banco de inversión Goldman Sachs se unió a los economistas y diagnosticó que la economía estadounidense está dentro o cerca de una recesión, además de destacar que las fuertes caídas en el empleo se asocian inevitablemente a inminentes desaceleraciones.

Caída suave. “La recesión duraría dos o tres trimestres y debería ser relativamente suave según los estándares históricos”, dijo el analista de Goldman Sachs, Ed McKelvey, quien considera que la Reserva Federal (el Banco Central de EEUU) seguirá recortando la tasa de interés, medida que ayudará a una rápida recuperación de la economía.

La ecuación de Fair. En caso que se produzca una recesión, el impacto sobre los republicanos dependerá de la profundidad de la caída de la economía. Hace unos 30 años, el profesor de economía de la Universidad de Yale Ray Fair desarrolló una ecuación que ha sido bastante precisa en la predicción del partido ganador de las elecciones presidenciales. Los dos principales factores que inciden en el resultado son el crecimiento económico y la inflación, dos puntos que hoy están yendo en contra de los republicanos.

Tres escenarios. Usando un modelo interactivo realizado por Fair para predecir las elecciones de 2008, la fórmula muestra que en medio de una recesión en la que la economía se contrae a una tasa del 0,5% en los primeros tres trimestres del año, los republicanos obtendrían un 46,3% de los votos presidenciales. En caso de estar en una recesión más severa, con una tasa negativa del 2%, los republicanos pueden esperar apenas un 45,2% de los votos. Pero si la economía crece a una tasa de un 2,5%, según la fórmula de Fair, los republicanos puede esperar obtener un 48,3% de los votos. 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario