El Mundo

La derecha antieuropea avanzó, pero también crecieron verdes y liberales

El fuerte retroceso de democristianos y socialdemócratas implica que por primera vez no dominarán la Eurocámara entre los dos

Martes 28 de Mayo de 2019

Las elecciones europeas dejaron un balance mixto: se dio el temido avance de la ultraderecha, pero fue contenido por el paralelo aumento del voto ecologista y liberal. A la vez, mientras los socialistas siguieron su cuesta abajo en Francia y Alemania, se repusieron en Italia y ganaron claramente en España y Portugal. Los democristianos y conservadores retrocedieron pero se mantuvieron como primera fuerza en Alemania y lograron algunos avances claros, como en Grecia. Ahora, con un Parlamento Europeo fragmentado como nunca antes, las elecciones no dejaron un liderazgo claro y abrieron una pulseada entre las fuerzas liberales, conservadoras, la socialdemocracia y la ultraderecha para designar a las próximas autoridades del Parlamento continental, una cumbre de jefes de Estado y gobierno que comienza hoy. Alemania, con 82 millones de habitantes, es el país que ocupa más escaños en la Eurocámara, 96 del total de 751

Por primera vez desde la primera elección europea en 1979, la bancada conservadora del Partido Popular Europeo (PPE) y la del socialdemócrata Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas (S&D) no dominarán de manera conjunta el pleno de la Eurocámara y sus 751 bancas. Después de las cuatro jornadas electorales que comenzaron el jueves pasado, el PPE consiguió 180 bancas, un resultado magro en comparación a las 217 que había ganado hace cinco años. La S&D también sufrió una reducción: de 187 eurodiputados a 145.

Entre las fuerzas que, en cambio, crecieron está la Alianza de Liberales y Demócratas por Europa (ALDE), liderado por el presidente francés, Emmanuel Macron, con 109 bancas; el ecologista Los Verdes, con 69 eurodiputados, y los "euroescépticos" de Reformistas y Conservadores Europeos con 59 legisladores.

La formación que integra la líder de extrema derecha francesa, Marine Le Pen, la Europa de Naciones y Libertad, obtuvo 58 bancas, mientras que el grupo la Europa de la Libertad y la Democracia Directa, encabezado por el impulsor del Brexit en Reino Unido, Nigel Farage, ganó 54 lugares en la Eurocámara. Le Pen y Farage son sin dudas dos de los ganadores de las elecciones europeas. El inglés, con su Brexit Party, logró 35 por ciento de votos. Si suman todos los bloques antieuropeos y nacionalistas, podrían tener poder de veto en temas sensibles.

Esta fragmentación es inédita en el único órgano electivo de la Unión Europea (UE) y, además de generar un escenario muy difícil para la aprobación de futuras leyes y resoluciones, también abre en lo inmediato una pulseada muy tensa para elegir a las futuras autoridades de la Comisión Europea (CE), el Poder Ejecutivo del bloque. Hoy los jefes de Estado y gobierno de los países miembros de la UE se reunirán para discutir la designación de la nueva CE a partir de los resultados de las elecciones. Macron encabezó ayer los esfuerzos para sellar una alianza entre los socialdemócratas y los liberales y así sumar 254 eurodiputados, una cifra bien por encima de la mayoría absoluta de 186 bancas del pleno. Esta maniobra dejaría afuera de la presidencia de la Eurocámara a los "populares".

El presidente francés, quien dentro de su país perdió apenas por dos puntos porcentuales con la extrema derecha de Le Pen (24 por ciento a 22 por ciento) en las urnas, se reunió ayer con el jefe de gobierno español, el socialista Pedro Sánchez, e inició contactos con los líderes de Bélgica, República Checa, Alemania, Hungría, Polonia y Eslovaquia para preparar el escenario de la discusión de hoy en Bruselas. "La futura mayoría del Parlamento Europeo es a través nuestro, no hay duda de eso. No hay una mayoría sin nosotros", sentenció Pascal Canfin, uno de los eurodiputados electos que encabeza la lista del partido de Macron.

Si Macron y Sánchez logran sellar esta alianza socialdemócrata-liberal hoy en Bruselas, le quitarán la conducción de la CE a los conservadores, los actuales conductores del bloque y la bancada que volvió a ganar la primera minoría en estas elecciones.

Salvini, el gran ganador

El otro dirigente europeo que tuvo una jornada de frenéticas reuniones y negociaciones fue el viceprimer ministro italiano y líder de la Liga, Matteo Salvini. Salvini fue el ganador más neto dentro del campo de la ultraderecha y el gran vencedor en Italia: logró 34 por ciento de votos, contra apenas 15 por ciento de sus socios de gobierno, el Movimiento 5 Estrellas, que perdió seis millones de votos y quedó muy debilitado. Salvini habló con Le Pen, con el primer ministro de Hungría, el ultranacionalista Viktor Orban, y con el líder del Brexit, Nigel Farage, para formar una bancada unificada que tenga poder de veto en el Parlamento Europeo, especialmente en temas de migración y de mayor integración.

"Queremos ser un grupo con al menos 100 miembros y con la ambición de tener hasta 150, si todos superan los celos, las simpatías y las enemistades. Para crear una alternativa, hay que jugar, no poner cara de asco", explicó a la prensa.

Como en la campaña electoral, la cumbre de la UE de hoy estará marcada por una pulseada entre las fuerzas que apoyan la integración regional del bloque y los que piden más nacionalismo y más fronteras.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});