El Mundo

La comunidad venezolana de Rosario repudió a Maduro y las elecciones "fraudulentas"

La creciente colectividad abrió un punto de recolección de firmas para llevar el caso de Venezuela ante la Corte Penal Internacional.

Lunes 21 de Mayo de 2018

En medio de la multitud dispersa y tranquila del domingo en Parque de España es fácil encontralos. Los jóvenes venezolanos se distinguen por el número y la muy conocida tonada. Muchos tienen gorras con los colores de su país, un grupo de chicas baila. Se han reunido en la entrada superior de la escalinata del parque para reunir firmar un petitorio que se enviará al Tribunal de La Haya. La misma actividad se repitió en otras cientos de ciudades de todo el mundo.

La firma es vía web, en un celular, y el firmante recibe un e-mail de la plataforma. Se firma la siguiente declaración: "Nosotros, los ciudadanos del mundo, mostrando nuestro apoyo al pueblo de Venezuela, víctima de crímenes de lesa humanidad por parte del régimen que hoy gobierna el país y que pretende evadir la justicia internacional a través de una fraudulenta elección presidencial, que desconocemos y que sigue alentando la migración de millones de venezolanos que necesitan nuestra solidaridad, solicitamos a los Estados parte del Estatuto de Roma y a los demás países del mundo libre, que cumplan su compromiso de garantizar que la justicia internacional sea respetada y puesta en práctica de manera duradera, a través de la remisión de la situación de Venezuela a la Corte Penal Internacional para que inmediatamente se inicie una investigación por las sistemáticas y generalizadas violaciones de derechos humanos en el país, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 14.1 del Estatuto de Roma".

Quien ayer no pudo llegarse al Parque de España, puede votar desde su celular en la dirección web www.justiciaparavenezuela.com. Marelis Colmenares, una de las organizadoras y figura conocida de la comunidad de residentes venezolanos en Rosario, charló con La Capital en medio de la pequeña multitud. Subrayó que todos podían votar, sin importar la nacionalidad. Marelis contó que había pasado mucha gente por el lugar a lo largo de la tarde. El entusiasmo se sentía en el aire, cuando de pronto los jóvenes se formaron en filas superpuestas y desplegaron una gran bandera de Venezuela. Una chica pidió un grito fuerte contra Maduro y el coro se hizo escuchar en toda la zona. Afiches indicaban: "Gran firmazo. Justicia para Venezuela". En una mesa abundaba la comida. Marelis, ya "recuperada" por el cronista, que la perdió en medio de la alegre marea humana, fundamenta: "Se firma para llevar el caso de Venezuela a La Haya, para denunciar el fraude que se comete en este mismo momento en Venezuela, donde está votando muy poca gente por lo que sabemos, un 10 por ciento, y muchos lo hacen obligados o amenazados. Desde los 'enchufados' a las personas que reciben una ayuda y han sido intimidadas para ir a votar", explicó la joven.

Pero Marelys también cuenta detalles de interés sobre la continua inmigración de sus compatriotas hacia Argentina, y en particular a Rosario. Respecto de 2017 estima que la llegada se "triplicó o cuadruplicó". Además, llegan chicos más jóvenes, en muchos casos hijos de los residentes. "Nosotros veníamos todos con nuestro título bajo el brazo. Ahora ya vienen chicos más jóvenes, a estudiar acá, pero sobre todo a trabajar". Como se sabe, los venezolanos tienen gran demanda en la atención al público, en bares, kioskos, hoteles. La red de ayuda de la comunidad es también muy activa y hay recién llegados que cuidan niños de otros venezolanos. La recepción de los agentinos, pese al mal momento de la economía local, sigue siendo muy buena, asegura Marelis. Y en cuanto a la actual crisis argentina "para nosotros no es nada" en comparación con la terrible situación de colapso que se vive en Venezuela, sumada a la opresión del régimen. Actos similares al de Rosario se hicieron en Mendoza, Jujuy, La Plata, Pilar, Córdoba y Buenos Aires, y en decenas de otras ciudades en todo el mundo.

El arribo de venezolanos aumentó durante 2018, a la vez que llegan chicos más jóvenes en lugar de universitarios recibidos

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario