El Mundo

La ciudad rebelde de Masaya resiste el asedio del gobierno nicarag√ľense

Pobladores levantan nuevas barricadas en algunos barrios ante la ofensiva de fuerzas parapoliciales. Disturbios en otras zonas del país.

Jueves 21 de Junio de 2018

La ciudad de Masaya mantuvo ayer la resistencia ante la ofensiva de fuerzas antimotines del gobierno de Daniel Ortega, mientras otras regiones de Nicaragua enfrentaron ataques en medio de la escalada de protestas que dejaron 186 muertos en dos meses. En Masaya, 35 kil√≥metros al sur de Managua, los pobladores levantaron nuevas barricadas en algunos barrios durante la noche, mientras que en el casco central recorrieron las calles camionetas con hombres armados, seg√ļn testigos. Pobladores reportaron balaceras y ataques de fuerzas pro-oficialistas en las ciudades de Jinotepe, Le√≥n, Matagalpa y Estel√≠. "Son situaciones de extrema violencia que ya est√°n sobrepasando los l√≠mites, y la verdad es que nos encontramos en una indefensi√≥n total", dijo la directora ejecutiva del Centro Nicarag√ľense de Derechos Humanos (Cenidh), Marlin Sierra.

Temor a una "guerra civil"

El martes, agentes antimotines y grupos parapoliciales llegaron a Masaya fuertemente armados, vestidos de negro y con pasamonta√Īas, luego de que esta ciudad, hist√≥ricamente combativa, se declar√≥ el lunes en rebeld√≠a para exigir la salida del poder de Ortega. Las fuerzas antimotines entraron a la ciudad a dejar municiones y v√≠veres a la polic√≠a, que est√° acuartelada, y quitaron algunas barricadas; pero seg√ļn el sacerdote del barrio Monimb√≥, Augusto Guti√©rrez, la poblaci√≥n manten√≠a el control en ciertas zonas. Al sur de la ciudad, los funerales de las seis personas fallecidas el martes en medio de los disturbios se realizaron ayer con rapidez por temor a nuevos ataques armados. Se√Īalando a los grupos alzados contra el gobierno, la vicepresidenta Rosario Murillo, esposa de Ortega, advirti√≥ que el mandatario est√° "comprometido en frenar esa ola terrorista, de cr√≠menes de odio, secuestros, amenazas, intimidaci√≥n". "La tendencia es a profundizar la crisis. Estamos sumamente preocupados porque vemos que hay una voluntad pol√≠tica del Estado de empujar a una guerra civil", asegur√≥ por su parte Sierra.

El ataque a Masaya ocurrió luego de que la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) suspendiera el lunes un diálogo a la espera de que el gobierno formalmente invite a un grupo de organizaciones internacionales para investigar los hechos de violencia. Esa convocatoria se había acordado entre el gobierno y la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia el pasado viernes, luego de que el diálogo pasara varios días suspendido por el recrudecimiento de la violencia.

El gobierno exige el levantamiento de los bloqueos de vías y la Alianza Cívica un adelantamiento de las elecciones de 2021 a marzo de 2019 y reformas en el Poder Judicial. Estados Unidos se sumó a la presión por la presencia de organismos internacionales y por el adelantamiento de los comicios para acortar el mandato de Ortega, tras condenar "la violencia e intimidación patrocinadas por el gobierno".

Las protestas comenzaron contra una reforma a la ley de seguridad social ‚ÄĒya retirada por el gobierno‚ÄĒ y se fueron extendiendo para pedir la salida de Ortega, un ex guerrillero de 72 a√Īos con 11 a√Īos en el poder, que combati√≥ a la dictadura de Anastasio Somoza en 1979. Electo tres veces desde 2007, Ortega ha sido cuestionado por sus tendencias autoritarias y por controlar todos los poderes del Estado a trav√©s de sus aliados.

¬ŅTe gust√≥ la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});