El Mundo

La centroizquierda rechaza un pacto con el antisistema M5E

Nuevas voces del oficialista Partido Democrático se cierran a formar gobierno con la agrupación más votada en las elecciones del domingo último

Viernes 09 de Marzo de 2018

Luego de la renuncia el pasado lunes de su secretario general Matteo Renzi tras perder las elecciones del domingo, nuevas voces del Partido Democrático (PD) italiano insistieron ayer en el rechazo a un posible acuerdo con el Movimiento Cinco Estrellas (M5E) para la formación de un nuevo gobierno. "El 90 por ciento del PD está en contra de la alianza con el Movimiento Cinco Estrellas", aseguró ayer el ministro de Justicia, Andrea Orlando, sobre una coalición con el partido más votado el domingo para dar forma a un nuevo Ejecutivo en el país, Orlando, que en abril enfrentó a Renzi en las internas partidarias, agregó que el oficialismo (centroizquierda) es incompatible con el M5E y con la centroderecha, en alusión a la coalición que encabeza la Liga Norte y que lideró los comicios, aunque sin mayoría para formar gobierno por sí sola. "Tenemos la misma distancia con el M5E que con la centroderecha", ratificó Orlando, alineando con la línea que dejó Renzi al presentar su renuncia el lunes. Sin embargo, la tercera línea interna del partido, la que encabeza el gobernador de Puglia, Michele Emiliano, insiste en la necesidad de un acuerdo con la fuerza de Luigi Di Maio. "Sería un desperdicio no darles apoyo, se ganaron el derecho de gobernar", apreció Emiliano. Su diputado Francesco Boccia había sido el primero en sugerir que el PD diera "un apoyo externo" al M5E para formar gobierno.

Reunión partidaria

Con la renuncia de Renzi ya formalizada para hacerse efectiva una vez que se forme un nuevo gobierno, el PD reunirá el lunes a su dirección nacional para evaluar los pasos a seguir y "dar el debate" sobre las políticas de alianzas, según aventuró el presidente partidario Matteo Orfini. La dirección nacional será guiada por el ministro de Políticas Agrícolas, Maurizio Martina, un hombre de la confianza de Renzi, que en diciembre de 2015 fue el enviado del entonces premier a la toma de posesión presidencial de Mauricio Macri en Argentina. En ese marco, toma fuerza dentro del PD el nombre del ministro de Desarrollo Económico, Carlo Calenda, quien pidió la "unidad partidaria"; aunque dejó en claro que el líder de la fuerza es el actual premier Paolo Gentiloni. Calenda, un ex ultrarenziano, fue durante 2016 embajador del gobierno de Renzi en Europa, pero regresó a Roma tras apenas dos meses de gestión para hacerse cargo de la cartera industrial. Ese episodio le costó a Renzi un duro cruce con la Cancillería italiana, molesta por la designación de un no-diplomático en un destino apreciado por los funcionarios de carrera de la Farnesina.

A falta de quince días de la asunción de los 630 diputados y 315 senadores elegidos el domingo, prevista para el 23 de marzo, la alianza más votada (centroderecha) y el partido con más apoyos (el M5E) se siguen disputando los votos necesarios para llegar a una mayoría sólida que les permita recibir el encargo del presidente Sergio Mattarella para formar un nuevo gobierno. Tanto el M5E (que obtuvo 221 diputados y 112 senadores) como la centroderecha (que llegó a 260 diputados y 135 senadores) se disputan el botín de los 110 legisladores de la Cámara baja y 56 de la alta que obtuvo el PD.

El presidente italiano Sergio Mattarella pidió ayer sentido de responsabilidad al país, en un mensaje que pareció dirigido hacia las fuerzas políticas encargadas de negociar la formación de un nuevo gobierno para el país tras las elecciones del domingo, en la que ningún partido alcanzó la mayoría propia. "Hace falta un sentido de responsabilidad", fueron las primeras palabras del mandatario tras los comicios. En ese marco, durante la celebración por el Día de la Mujer en el palacio Quirinale, Mattarella resaltó que hace falta "saber colocar siempre en el centro el interés general del país y de los ciudadanos".

Desde el 23 de marzo, cuando asuman los 630 diputados y 315 senadores electos, Mattarella tendrá a su cargo la ronda de consultas con cada uno de los bloques parlamentarios antes de encargar la formación de gobierno a quien considere que está en mejor posición de alcanzar los 316 diputados y 158 senadores necesarios par obtener la mayoría en las cámaras. Para ese fin, los líderes de la Liga Matteo Salvini y del M5E Luigi Di Maio ya empezaron a mostrarse abiertos al diálogo con otras fuerzas políticas ,en particular el PD, de cara a alcanzar ese número.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario