El Mundo

La campaña electoral española se define entre cuatro

Se vota el 20 de diciembre, y por primera vez en la historia compiten más de los dos tradicionales candidatos del PP y el PSOE.

Sábado 12 de Diciembre de 2015

Todos contra todos: los golpes bajos se multiplican en España en una campaña electoral a cuatro que no tiene precedentes en la democracia ibérica: el Partido Popular y el Socialista y los dos emergentes Ciudadanos y Podemos, ante el alto porcentaje de indecisos a 10 días de los comicios.

   A medida que se acerca el 20 de diciembre o “20-D”, los ataques son cada vez más personales y aumenta el desbarajuste entre la clase política tradicional de la cuarta economía de la zona euro, que teme perder su hegemonía. Los conservadores del gobernante Partido Popular podrían perder unos 60 diputados y, con ellos, la plácida mayoría absoluta de 186 sobre 350 escaños en el Congreso (cámara de Diputados). Los socialistas del PSOE ahondarían en su fracaso de 2011, restando una veintena más de diputados a los escasos 110 obtenidos entonces (sería el peor resultado de su historia) y están en riesgo de ceder su dominio de la izquierda al antiliberal Podemos.

   Las críticas al jefe de gobierno saliente de Mariano Rajoy, de 60 años, no arrecian, centradas en su incomparecencia a un debate el lunes y los múltiples escándalos de corrupción estallados en su partido mientras su ejecutivo aplicaba unas medidas de austeridad sin precedentes. Al líder socialista, Pedro Sánchez, de 43 años, lo acusan de no controlar su partido e incluso de “hundirlo”, además de pagar también el historial partidario en casos de corrupción y la colocación de antiguos dirigentes en grandes empresas.

   Pero los líderes emergentes tampoco se libran. Antes favorito en todos los debates, analistas y políticos ven “cansado” y “nervioso” al presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, de 36 años. Además, desde el jueves tiene que justificarse por su propuesta de suprimir en el código penal las diferencias de condena entre hombres y mujeres por violencia doméstica, que le valieron acusaciones de “machista” de parte del activo frente de feministas y ONG especializadas en violencia de género.

Alabanzas. En cambio, el PP alaba a Pablo Iglesias, el líder de Podemos, considerando que “estuvo bien” en ese debate. Una estrategia, según el politólogo Pablo Simón, para debilitar a los socialistas y fortalecer al espantapájaros de la extrema izquierda que es Podemos.

   De momento, todos los sondeos dan una ligera ventaja a Rajoy, aunque para gobernar debería aliarse con otro partido. Por detrás, vienen los socialistas, Ciudadanos y Podemos. Este es aliado europeo del griego Syriza.

   Pero, ¿quién gobernará finalmente este país de 47 millones de habitantes? “No tengo la menor idea”, responde Pablo Simon, resumiendo el estado general. “Un 25% duda todavía”, confirma Jose Pablo Ferrandiz, del instituto de sondeos Metroscopia, añadiendo que se trata de un fenómeno sin precedentes. “No sabemos hasta qué punto es consistente lo que encontramos en los sondeos”, advierte.  “La aparición de dos partidos nuevos puede hacer que de 6 a 8 millones de personas cambien su voto respecto a 2011”, explica, subrayando que hay una tendencia al alza de PP y Podemos, en los dos extremos del espectro. En el centro, Ciudadanos y PSOE tienen que luchar en dos frentes. Desde la izquierda acusan a Ciudadanos de ser de derecha y desde el PP los tachan de inexpertos. Al PSOE, Podemos lo acusa de ser la “vieja política” y desde Ciudadanos y PP le achacan haber “arruinado España” entre 2008 y 2011, bajo el gobierno de Zapatero. “Tiene un problema muy complicado”, el PSOE, apunta Simón.

   Mientras, Rajoy continúa prometiendo trabajos (dos millones antes de 2020) a los 21,8% de activos desempleados y bajas de impuestos y concentra los esfuerzos en su electorado más fiel, los mayores. La estrategia puede triunfar: sobre 34,5 millones de electores, 10,9 tienen más de 60 años. Solo 7,5 millones tienen menos de 34 años, el sector más próximo a los nuevos partidos. El jueves, Rajoy prometió suprimir el impuesto de la renta a quienes sigan trabajando tras cumplir la edad de jubilación. En su aviso de campaña, desea que los mayores “tengan una vida digna” mientras suena música de piano. Por su parte, Podemos busca a los electores moderados, y dedicó un aviso a un pequeño emprendedor, Miguel, de clase media, que “hizo toda su vida lo que le pidieron”. El lunes, Rajoy se enfrentará con Pedro Sánchez para el último debate. El último intento de la “vieja política” para salvarse del ímpetu de los jóvenes.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS