El Mundo

Kofi Annan: "Los principales problemas de Kenia demandarán cuatro semanas"

 En un nuevo intento de mediación entre los grupos políticos kenianos rivales, el ex secretario general de la ONU Kofi Annan afirmó hoy que los principales problemas del país pueden solucionarse en un plazo de cuatro semanas.

Martes 29 de Enero de 2008

Nairobi/Ginebra.- En un nuevo intento de mediación entre los grupos políticos kenianos rivales, el ex secretario general de la ONU Kofi Annan afirmó hoy que los principales problemas del país pueden solucionarse en un plazo de cuatro semanas.

Sus declaraciones se producen en el marco de una nueva oleada de violencia a raíz del asesinato de un diputado de la oposición, que desató furiosas protestas sobre todo en la ciudad de Naivasha, en el oeste del país africano, y en el barrio marginal de Kibera, en Nairobi.

En un discurso televisado, Annan advirtió no obstante que los problemas más enraizados necesitarán en torno a un año para resolverse. Annan habló de las graves consecuencias de los excesos de violencia que llevan semanas sacudiendo el país. “Los partidos están dispuestos a dialogar”, dijo Annan, que subrayó la urgencia de lograr una solución pacífica.

“Las personas les necesitan”, dijo dirigiéndose a los políticos rivales, el opositor Raila Odinga y el reelegido presidente, Mwai Kibaki. “Quieren que ustedes afronten la situación y hagan lo posible por frenar la espiral del caos, que amenaza este bello y rico país con la anarquía”. Se trata de la segunda reunión de Odinga y Kibaki desde las elecciones de diciembre.

Tras el asesinato del diputado opositor Mugabe Were, miembros de grupos étnicos rivales se enfrentaron entre ellos, levantaron barricadas con neumáticos ardiendo e incendiaron automóviles en Kibera.

En Naivasha, unos 80 kilómetros al oeste de Nairobi, soldados efectuaron disparos de advertencia desde helicópteros militares cuando jóvenes estaban bloqueando carreteras e incendiando casas y comercios, relató un testigo.

El portavoz de la agrupación opositora Movimiento Democrático Naranja, Salim Lone, calificó el asesinato de Were como un “político” y señaló que éste “forma parte de la violencia que ha devastado el país desde las elecciones”.

Unas 800 personas han muerto y otras 250.000 se han visto obligadas a abandonar sus hogares desde que estalló la violencia interétnica tras los comicios del 27 de diciembre, en los que resultó reelegido el presidente Mwai Kibaki.

Además, según la organización de ayuda a la infancia Unicef, se están produciendo casos de abusos sexuales a niños y mujeres en los campamentos de refugiados. La portavoz de Unicef, Véronique Taveau, calificó en Ginebra estos hechos de “tragedia”. No obstante, los servicios de seguridad de los campamentos rechazan las denuncias de Unicef.

El líder opositor Odinga acusa a Kibaki de haber organizado un fraude electoral masivo en diciembre. La oposición había ganado la mayoría de los escaños en el Parlamento de Nairobi en las elecciones legislativas que se celebraron simultáneamente.

Los sangrientos enfrentamientos en Kenia son protagonizados principalmente por miembros de la tribu kikuyu, a la que pertenece Kibaki, y otras etnias que apoyan a Odinga. Ambas partes tienen previsto reunirse hoy para iniciar negociaciones formales auspiciadas por el ex secretario general de la ONU, Kofi Annan.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario