El Mundo

Kenia bombardeó bases del grupo que masacró a los estudiantes

Su fuerza aérea atacó dos campamentos de Al Shabaab en Somalia, donde domina un amplio territorio y desde donde partieron los terroristas.

Martes 07 de Abril de 2015

Kenia anunció haber destruido con bombardeos dos bases del grupo extremista islámico Al Shabaab en el sur de Somalia, en su primera respuesta militar al atentado de la semana pasada contra una universidad keniata que dejó 148 estudiantes muertos. Los atacantes separaron a los cristianos, a los que mataron, de los islámicos, a los que dejaron ir. La masacre causó indignación en todo el mundo. Ayer se realizaron en Nairobi varios funerales de las jóvenes víctimas.

La fuerza aérea keniata bombardeó dos campamentos de Al Shabaab en Gondowe e Ismail, de la región somalí de Gedo, limítrofe con Kenia, y dejó una cantidad indeterminada de muertos, dijo un vocero militar. "Nuestras fotos aéreas muestran que los dos campos fueron completamente destruidos", aseguró el coronel David Obonyo, portavoz del ejército de Kenia. Según las autoridades, los milicianos que atacaron en Garissa surgieron de esos campamentos.

No obstante, los milicianos de Al Shabaab desmintieron al gobierno de Kenia al afirmar que los campamentos no fueron destruidos y que las bombas cayeron a cientos de metros del lugar, según un comunicado publicado en un sitio islamista. Los bombardeos —la primera respuesta militar keniana al atentado en Garissa— coincidieron con una ola de críticas por la lentitud con que reaccionaron las fuerzas armadas ante el ataque yihadista.

Kenia tiene dificultades para detener el flujo de yihadistas y armas de Al Shabaab a través de la porosa frontera de 700 kilómetros que comparte con Somalia. Esto ha permitido que en el último año se hayan incrementado los ataques contra ciudades fronterizas, como Mandera o Garissa, que está en el noreste del país, a unos 200 kilómetros del límite con Somalia. El pasado jueves, cuatro miembros de Al Shabaab asaltaron la Universidad de Garissa haciéndose pasar por fieles que iban a rezar a la mezquita del campus. Los milicianos tomaron como rehenes a decenas de estudiantes cristianos, en un episodio que duró siete horas y terminó con 148 muertos, 142 de ellos, estudiantes. Al Shabaab reivindicó el atentado como respuesta a la intervención militar keniana en Somalia y amenazó con provocar "un baño de sangre" en Kenia, informaron medios locales.

El ataque contra la Universidad de Garissa fue el peor en Kenia desde el atentado contra la embajada de Estados Unidos en Nairobi en 1998, que causó 213 muertos. Este fue obra de Al Qaeda.Al Shabaab asaltó, el 21 de septiembre de 2013, el centro comercial Westgate de Nairobi, con un saldo de 67 muertos y unos 200 heridos. Las autoridades identificaron a un keniata, Mohamed Kuno, como ideólogo del nuevo ataque y ofrecen 250.000 dólares de recompensa por información que permita su captura. El keniata, que dirigía en Garissa un centro de estudios islamistas (una "madrasa" o escuela coránica), pasó a Somalia en 2009, donde se integró al grupo Unión de Cortes Islámicas, embrión de Al Shabaab, en el que luego se convirtió en líder de la región somalí de Juba, fronteriza con Kenia. Las autoridades sindican a Kuno, que responde al alias de "Dulyadin", como responsable de operaciones de Al Shabaab en Kenia y señalan que usa a miembros de su familia para atravesar el límite. Kuno ya estaba en la mira de la policía desde el año pasado, cuando se lo consideró responsable de una serie de atentados en el litoral marítimo de Kenia, donde murieron decenas de personas. Desde 2011, en que tropas de Nairobi ingresaron en Somalia bajo mandato de la Unión Africana, los atentados de Al Shabaab costaron más de 400 vidas. Los yihadistas imponen donde tienen control del territorio un régimen islámico ultraortodoxo.

Un secuestro masivo en Siria

Islamistas secuestraron a unos 300 civiles kurdos en un puesto de control en el norte de Siria y los mantuvieron cautivos durante varias horas antes de liberarlos. Un vocero del Partido Kurdo de la Unión Democrática (PYD) dijo que los kurdos, entre ellos muchos niños, fueron secuestrados por Al Nusra, brazo local de Al Qaeda. Pedía la liberación de tres de sus combatientes en manos de los kurdos sirios. El intercambio al parecer se concretó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario