El Mundo

Keiko Fujimori marcha como favorita en Perú, aunque no conseguiría evitar el ballottage

Perú va a las urnas. Persiste la incógnita sobre quién sería su rival en una esperada segunda vuelta: un ex ministro liberal o una legisladora de la izquierda.

Viernes 08 de Abril de 2016

Con un apellido que despierta recelo entre muchos peruanos, la conservadora Keiko Fujimori llegará el domingo a los comicios presidenciales como la favorita, pero tendrá que luchar por evitar un probable ballottage con un ex ministro de centroderecha o una legisladora de izquierda que atemoriza a los mercados. La hija del encarcelado ex presidente Alberto Fujimori lideró las encuestas por varios meses con promesas de mantener el rumbo económico y acelerar la inversión pública, aunque los sondeos pronostican que no lograría votos suficientes para consagrarse. en primera vuelta.

Exclusión. Después de una agitada campaña electoral en la que fueron excluidos varios candidatos, los reflectores están puestos en la pugna por el segundo lugar el domingo 10 de abril, unas elecciones en la que participarán unos 23 millones de peruanos. Fujimori, de 40 años y que cuenta con el apoyo de un tercio de los electores, podría tener que medirse en junio con la izquierdista Verónika Mendoza, una legisladora de izquierda de 35 años que propone cambiar la Constitución para favorecer a los más pobres. Sería una histórica definición femenina que consagraría a la primera mujer presidenta del país minero. O bien podría tener que luchar con el aspirante de centroderecha Pedro Pablo Kuczynski, un ex funcionario del Banco Mundial de 77 años que asegura atraerá inversión privada en grandes proyectos detenidos por conflictos sociales, sobre todo en la explotación de recursos naturales.
  El electorado peruano ha sido históricamente muy fluctuante, y muchos deciden su voto poco antes de emitirlo. El próximo mandatario sucederá a Ollanta Humala, un militar retirado cuya popularidad cayó a niveles históricos en medio de promesas rotas a los más pobres, vertiginosos cambios en su gabinete y denuncias de lavado de activos de su esposa.

Cartas sobre la mesa. Durante la campaña, Fujimori —que intenta por segunda vez gobernar el país— prometió que no será autocrática como su padre, pero muchos no le creen y no perdonan los delitos de abusos a los derechos humanos y corrupción del ex mandatario que cumple una condena de 25 años de prisión. “Tenemos una gran ilusión, una ilusión de una gran unidad para los peruanos y tolerancia para todos”, invocó Fujimori el miércoles en un mitin en la selvática ciudad de Tarapoto. Según un sondeo difundido la semana pasada, un 45% de los peruanos afirma que no votaría por ella, un nivel mayor frente a los que no la querían a pocos días de los comicios del 2011. A pesar de todo, muchos peruanos recuerdan que su padre sentó las bases para el auge económico de Perú de la última década y derrotó a la guerrilla izquierdista. “El lastre de la candidatura de Keiko esta ahí, pero también es verdad que el fujimorismo son dos partes que pesan igual”, dijo el director de la encuestadora CPI, Manuel Saavedra. “Y la virtud de Keiko es haber logrado ese espacio político”, agregó.
  Fujimori busca impulsar los proyectos de infraestructura para avivar la demanda interna y recuperar el ritmo de la economía, que se ha desacelerado en los últimos dos años por los menores precios de la materias primas. Mendoza, que ha sacado provecho del descontento de muchos peruanos pobres, planteó por su parte medidas radicales como cambiar la política económica de libre mercado y tener una nueva Constitución para debilitar a la elite empresarial y darle al Estado un rol más dominante en la economía. “No debemos seguir siendo una despensa de materias primas, apostemos por una diversificación de la economía”, dice Mendoza. En los últimos días, ante el rápido ascenso de la candidata de izquierda, los mercados locales cayeron y el presidente del Banco Central, Julio Velarde, advirtió que se percibía un “cierto nerviosismo” a pocos días de las elecciones. “Tenemos que quitar las viejas y malas ideas, quitar los extremos, no queremos eso, queremos el centro sensato, con políticas sensatas, que ayuden a crecer la economía”, dijo en campaña Kuczynski el miércoles en Lima.
  Estas elecciones definirán la conformación del próximo Congreso unicameral y según recientes encuestas Fujimori tendría la primera fuerza, aunque sin mayoría absoluta, lo que la obligaría a tejer alianzas para sacar adelante los planes que según afirma impulsarían el crecimiento económico. Aunque se espera que el sufragio (que es obligatorio) transcurra con normalidad, el secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, advirtió sobre el riesgo de una elección “semidemocrática” por las exclusiones y renuncias de candidatos, que se redujeron a 10 desde los 19 que comenzaron la carrera.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario