El Mundo

Keiko Fujimori ganó las elecciones pero debe ir a una segunda vuelta

Según datos de boca de urna logró el 39,2% de los votos. Pedro Kuczynski obtiene una ligera ventaja sobre la candidata de la izquierda, Verónika Mendoza, según los primeros conteos.

Lunes 11 de Abril de 2016

La candidata centroderechista Keiko Fujimori logró su pase al ballottage en las elecciones presidenciales ayer en Perú, mientras que el segundo lugar era un encarnizado campo de batalla entre el economista Pedro Kuczynski (con una ligera ventaja) y la legisladora izquierdista Verónika Mendoza, según sondeos a boca de urna.

Fujimori obtuvo 39,2 por ciento de los votos, seguido de Kuczynski con 22,1 por ciento y Verónika Mendoza con 18,4 por ciento, según los primeros datos a boca de urna de los comicios para elegir al presidente de la República, dos vicepresidentes, 130 congresistas y cinco parlamentarios andinos para el período gubernamental 2016-2021.

Las próximas elecciones para dirimir el resultado de ayer se realizarán el domingo 5 de junio venidero.

Unos 22 millones de peruanos votaron en más de 77.000 mesas de votación en la costa del Pacífico, los Andes, la Amazonía y el extranjero, en un proceso en que también eligieron a 130 legisladores del Congreso unicameral y cinco representantes al Parlamento Andino.

La centroderechista Keiko Fujimori recibe el apoyo de los peruanos que todavía valoran a su padre Alberto Fujimori, que en su gestión (1990-2000) detuvo la hiperinflación y la insurgencia de Sendero Luminoso. Otros recuerdan que disolvió el Congreso en 1992 y el robo de hasta 600 millones de dólares que le adjudican, según la organización Transparencia Internacional.

Alberto Fujimori es el único ex presidente peruano preso y cumple una sentencia de 25 años de cárcel por su autoría mediata en el asesinato de 25 personas, entre ellas un niño de ocho años, por un escuadrón militar y tiene otras cuatro sentencias por corrupción entre ellas el desvío de dinero público para financiar tabloides que difamaron a sus rivales electorales.

Pese a las críticas, existen peruanos que le agradecen la casi extinción de Sendero que, según datos de la fiscalía, mató el sábado a cinco soldados y dos choferes civiles que viajaban en camionetas al poblado Matichacra para brindar seguridad en los comicios. Es el mayor ataque en el gobierno del presidente Ollanta Humala que acaba el 28 de julio.

El gobierno desplegó más de 52.000 militares para resguardar los centros de votación del país y envió tropas de élite al poblado andino de Matichacra para reforzar la seguridad. Keiko Fujimori, de 40 años y con estudios de administración de negocios en Estados Unidos, repudió el ataque.

Maritza Sacsara, una mujer de 40 años que ejercía su voto en la capital de la sureña región Ayacucho, comentó a The Associated Press que votó "por Keiko porque es una líder nata, tiene el mejor plan de gobierno y para poder realizarlo demoró más de cinco años recorriendo los pueblos más alejados del Perú y buscando las soluciones".

Pero la atención está centrada en la lucha encarnizada por el segundo lugar donde todos los sondeos coinciden en una mínima diferencia entre el ex inversor de Wall Street Pedro Kuczynski y la legisladora izquierdista Verónika Mendoza que busca cambiar el modelo económico proempresarial que impulsó un destacado crecimiento en la última década, pero que millones de peruanos pobres de las barriadas de la capital y del campo, que conforman el 22,7 por ciento de la población, sienten que jamás han gozado de esos beneficios.

Mendoza promete un aumento del gasto público y una reducción de la dependencia en la extracción de recursos naturales que, dice, degrada el medio ambiente. Su discurso ha sido recibido con satisfacción por campesinos en disputa con mineras de clase mundial, pero ha preocupado a defensores de la minería, que representa el 60 por ciento de las exportaciones nacionales.

Desde su casa en la región Cusco, Mendoza, de 35 años, dijo que "hemos posicionado un mensaje de cambio, de trabajo conjunto con más justicia".

"Verónika Mendoza ofrece cambios verdaderos para el país, renegociar los contratos del gas, desarrollar la pequeña industria peruana que genera mayores fuentes de trabajo que el resto de actividades económicas, luchar contra los corruptos y defender el medio ambiente" dijo Francisco Huamán, de 42 años y dueño de una librería en el norte de Lima.

Pedro Kuczynski, ex funcionario del Banco Mundial de 77 años y el más veterano de los contendientes, propone usar su experiencia para impulsar la inversión con la continuación de los megaproyectos mineros y —al igual que Mendoza y Fujimori— anuncia un fuerte plan de inversiones en infraestructura que genere empleo y reactive la economía.

La mayor cantidad de sus simpatizantes se encuentran en las ciudades y entre los estratos socioeconómicos medios y altos de Perú. Marita Domínguez, estudiante de una universidad privada en Lima, dijo a la AP que votaba por Kuczynski "porque tiene experiencia y no como las otras dos candidatas que no han trabajado como él; estamos cansados de improvisados".

El voto desde el extranjero. Los directores de las cuatro encuestadoras más importantes coincidieron el viernes que en la batalla por el segundo lugar entre Mendoza y Kuczynski influirán los más de 884.000 votos del exterior que son el 3,9 por ciento de los votantes. Añadieron que el control de las más de 77.000 mesas electorales por los personeros de cada partido será clave.

Esta es la primera elección en Perú donde las mujeres superan a los hombres en el electorado desde la instauración del voto femenino en 1955. Las autoridades electorales han definido el perfil del voto peruano como el de un elector joven, mayoritariamente femenino y más ligado a la tecnología.

El presidente Ollanta Humala se sumó a las críticas a los fallos del tribunal electoral que hizo el secretario general de la OEA el uruguayo Luis Almagro quien las últimas semanas dijo que las elecciones serían "semidemocráticas" si no se incluyen a dos populares candidatos expulsados hace un mes de los comicios por violar la ley electoral.

En lugares remotos como Santa Rosa de Mazocruz, en el altiplano de la región Puno o en la aldea llamada Iquicha, en los Andes de la región Ayacucho, las elecciones empezaron un poco más temprano. El encargado electoral local de Iquicha, Miguel Cordero, le dijo a la AP que tenían que aprovechar la luz natural "porque en este lugar no tenemos electricidad, no tenemos ni fósforos, ni velas para alumbrarnos".

Esta es la cuarta elección en Perú sin interrupciones de golpes militares.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario