El Mundo

Juan Carlos desata una feroz interna en el Gobierno español

El socialismo del jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, defiende a la monarquía, pero su aliado, Podemos, lanzó una ofensiva contra la desprestigiada Corona.

Domingo 09 de Agosto de 2020

La salida de España del rey "emérito" Juan Carlos I ha desatado una crisis política en España. El paradero del actual padre del rey Felipe VI fue un secreto desde el lunes, día en que habría salido del país, hasta este viernes, cuando se supo de manera no oficial que está residiendo en los Emiratos Arábes Unidos, en el Golfo.El rey jubilado está en el centro de un escándalo financiero que lo vinculado a enormes sumas de dinero que habría recibido en negro de las monarquías amigas del Golfo. Esto ha causado una crisis política en la coalición de gobierno entre sus socios, el socialista PSOE, que defiende a la familia real y el sistema de monarquía constitucional de España, y la formación de izquierda dura Unidas Podemos, que a partir de la virtual fuga del monarca ha iniciado un discurso frontal contra la monarquía. El choque se extiende a los nacionalistas separatistas que gobiernan en Cataluña, también enemigos declarados de la Casa Real.

En el PSOE del gobernante Pedro Sánchez, no hay debate interno ni inquietud sobre la vigencia de la monarquía parlamentaria en España, coinciden fuentes consultadas por el diario El País. El presidente del Gobierno y líder socialista lo dejó claro en una carta enviada a los militantes. El problema está en su conflictiva relación con Podemos y en el "enganche "que el debate sobre la monarquía puede tener en el electorado joven que se disputan ambas formaciones.

Tanto Sánchez como la cúpula del PSO han revalidado la monarquía parlamentaria, derivada de la Constitución de 1978. Sánchez no cree que en España haya una necesidad de variar de modelo y en el PSOE no existe ningún sector de relevancia que plantee en estos momentos ese debate, según media de docena de fuentes del máximo nivel del partido consultadas por El País. Pero eso no significa que no existan opiniones individuales que sí hayan cuestionado abiertamente el comportamiento de Juan Carlos I, tras conocerse la existencia de cuentas en negro en Suiza y su relación con Corinna Larsen, su amante y mantenida. Esta crítica llega de las Juventudes Socialistas, republicanas y más a la izquierda que el resto del PSOE.

Pero es la virulencia con que ha planteado el debate sobre la monarquía Unidas Podemos lo que más preocupa al socialismo gobernante. La formación "morada" se prepara para centrar el debate sobre "la utilidad de la monarquía". Una ofensiva que les sirve a los de Pablo Iglesias para capitalizar el descrédito de la monarquía. En septiembre Podemos volverá a insistir en la apertura de una comisión de investigación en el Congreso sobre las actividades del rey emérito. Ante este cuadro, Pedro Sánchez escribió a la militancia para reclamar como propio del partido el pacto constitucional de 1978: "La Constitución no fue una cesión ni una concesión. El peor error que podemos cometer es regalar a los conservadores la exclusividad del legado constitucional. Como partido fuimos arquitectos de una Constitución que propició una de las 20 mejores democracias del mundo y dejó atrás una dictadura cruel e indigna".

En tanto, Juan Carlos ha sido detectado en Abu Dhabi. Según averiguó el diario ABC, emprendió el pasado lunes un viaje en jet privado desde Vigo a Abu Dhabi. El plan de vuelo fue alterado para evitar el rastreo. Se trata de una práctica legal, asegura el monárquico ABC, pero poco transparente. Lo cierto es que la salida en secreto y para colmo hacia el Golfo deja muy mal parados a los defensores de la monarquía. Es claro que en Emiratos Juan Carlos se blinda contra toda enventual extradición. Además, el escándalo que causó su salida de España se vincula a una fortuna que él le regaló a su amante Corina Larsen y que proviene de Arabia Saudita, otra casa real "amiga" y al parecer socia en negocios no declarados.La relación de Juan Carlos con los Emiratos también muy estrecha. Se aloja en una de las suites presidenciales del Emirates Palace, que cuesta 11.000 euros la noche. Pero no le cobrarán la cuenta: el hotel es propiedad de la familia real de los Emiratos. La imagen de Juan Carlos amparado en estos lujos y en la total impunidad que le garantizan estos monarcas árabes absolutistas, en cuyos reinos no existen libertades de ninguna clase, no será fácil de defender para el PSOE ni para los demás partidarios de la monarquía. Pablo Iglesias y los separatistas catalanes, de parabienes.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario