El Mundo

Italia se prepara para las urnas y Monti medita su candidatura

El presidente Napolitano anunció la disolución del Parlamento y allanó el camino para las elecciones nacionales fijadas para el 24 y 25 de febrero próximo.

Domingo 23 de Diciembre de 2012

El jefe de Estado italiano disolvió ayer el Parlamento y allanó el camino para las elecciones nacionales en febrero, mientras crecen las dudas sobre si el saliente primer ministro Mario Monti participará en la que promete ser una amarga campaña. Monti dimitió el viernes, unos pocos meses antes del final de su legislatura, después de que su gobierno tecnócrata perdiera el apoyo del partido de centroderecha Pueblo de la Libertad, fundado por Silvio Berlusconi. Durante semanas circularon especulaciones sobre qué papel jugará Monti en la elección, que el gabinete confirmó que se realizarían durante dos días, el 24 y 25 de febrero.

El ex comisario europeo, nombrado el año pasado para liderar un gobierno no electo que salvara a Italia de la crisis financiera, ha enfrentado a una creciente presión para que aspire a una segunda legislatura y esta semana los medios italianos se inclinaban porque así lo haría. Eso ahora parece menos que seguro, ya que Monti ha debido digerir sondeos de opinión que sugieren que un grupo centrista dirigido por él probablemente acabaría en un distante tercer o incluso cuarto puesto en las elecciones, que se espera gane el Partido Democrático (PD), de centroizquierda, liderado por Pier Luigi Bersani.

Los principales diarios italianos indicaron ayer que Monti se inclina por no presentarse, en parte por los decepcionantes sondeos y en parte por las dudas sobre la calidad de los partidos centristas que utilizarían su nombre. Otra fuente con conocimiento de las discusiones que se desarrollaron entre Monti y grupos de centro dijo que él ya no tenía contacto directo con sus posibles aliados y que ahora está pensando las cosas de manera personal. "Es muy abierto, Monti está viendo todas las posibilidades y está pensando. El asunto es que sin él, el proyecto de centro no tiene sentido", dijo la fuente. Varios políticos de centro que esperaban el respaldo de Monti parecen ahora casi resignados a postularse por sí mismos.

Alzas de impuesto. Líderes europeos como la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, pidieron que las reformas de Monti sigan adelante, pero los dos principales partidos del país insisten en que él debe quedarse al margen en la campaña. Los italianos están cansados de las reiteradas subas de impuestos y recortes de gastos, y los sondeos dan pocos indicios de que estén dispuestos a conceder una segunda legislatura a Monti. Una encuesta de esta semana mostró que el 61 por ciento cree que el primer ministro no debería presentarse.

El líder de centroderecha Silvio Berlusconi, quien se vio obligado a dejar paso a Monti en noviembre de 2011 ante las rápidas alzas de los costos de financiación de Italia, redobló los ataques contra su sucesor, y el viernes dio la bienvenida a su dimisión. "Se terminó la experiencia del gobierno técnico y debemos confiar en que nunca volverá a haber una suspensión similar de la democracia", dijo.

Monti, quien guarda silencio, convocó a una rueda de prensa hoy en la que se espera explique sus planes. En lugar de anunciar su candidatura o apoyar a una alianza centrista que se presentara en su nombre, dos opciones muy comentadas, es probable que presente un resumen de las reformas que su gobierno tecnócrata consiguió y las que aún hacen falta. Eso daría forma a la poco definida "agenda de Monti", una expresión utilizada en el debate político italiano desde que quedó claro que Monti estaba estudiando mantenerse en primera línea de la política. En ese caso, dependería de los partidos políticos asumir o rechazar las prioridades que esboce. Si Monti juega a ganar tiempo, corre menos riesgo de verse atrapado en medio de lo que promete ser una agria campaña, manteniéndose libre para intervenir más tarde en la contienda, en función de las encuestas.

Rusia busca asilo para el dictador de Siria

Rusia no tiene planes de conceder refugio al presidente sirio Bashar Assad, aunque acogería con agrado la propuesta de cualquier país en ese sentido, dijo el ministro del Exterior ruso, Sergey Lavrov. Las declaraciones emitidas por el jefe de la diplomacia del Kremlin constituyen el indicio más claro a la fecha de que Moscú podría haber comenzado a prepararse para una Siria sin Assad, ante la intensificación de la lucha de los rebeldes para derrocarlo.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario