El Mundo

Italia renovó su gobierno, sin la Liga y con un nuevo socio proeuropeo

Giuseppe Conte sigue como premier, pero ahora con el Partido Democrático asociado al Movimiento 5 Estrellas de Luigi Di Maio.

Viernes 06 de Septiembre de 2019

El jurista Giuseppe Conte juró como primer ministro de Italia, al frente de una coalición formada por el Movimiento Cinco Estrellas (M5E) y el Partido Democrático (PD), que dio en sus primeras horas de gobierno fuertes gestos de apoyo hacia Europa pero también con reclamos de mayor ayuda ante la emergencia inmigratoria. Conte ya era primer ministro desde junio del año pasado,cuando el M5E formó coalición con la ultraderechista Liga, de Matteo Salvini. Este hace un mes precipitó una crisis política al pedir una moción de censura contra el gobierno del que formaba parte como ministro del Interior. La maniobra le salió mal: el M5E creó una nueva alianza de gobierno con el centroizquierdista PD y por ahora no habrá elecciones anticipadas, como quería Salvini.

Conte juró ante el presidente Sergio Mattarella en el Palacio del Quirinal. Juraron luego los 21 ministros que forman el nuevo Ejecutivo, incluido el canciller y líder del Cinco Estrellas, Luigi Di Maio, el más destacado de un gabinete con siete mujeres y una edad media de 47 años, la más baja de la historia. El presidente Mattarella es considerado uno de los artífices de este nuevo Ejecutivo, dado que siempre se opuso al plan de Salvini y, como constitucionalista, detesta las posturas populistas de la Liga.

Conte inició así su segundo mandato consecutivo al frente del Ejecutivo italiano, el número 66 en 73 años de República Italiana, tras el período en que encabezó la anómala coalicion entre el Cinco Estrellas y la Liga, entre el 1º de junio de 2018 al 20 de agosto de este año.

El nuevo gabinete tendrá 10 ministros del Cinco Estrellas, nueve del PD, una técnica al frente del ministerio del Interior—que antes ocupaba Salvini—, y a Roberto Speranza, del grupo de izquierda Libres e Iguales, a cargo de la cartera de Salud.

Al frente de Economía, la otra cartera clave, quedó el miembro del PD Roberto Gualtieri, quien tendrá ya en octubre una prueba de peso con el presupuesto para 2020, instancia en la que también se medirá la relación de la nueva administración con Europa y sus metas fiscales. El primer gobierno de Conte vivió en constante litigio con Bruselas por superar los márgenes de déficit fiscal autorizados por la UE. Historiador y eurodiputado del PD desde 2009, Gualtieri supone una relativa garantía para mantener bajo control el vínculo conBruselas, a partir de su cargo de actual presidente de la Comisión para Asuntos Económicos del Parlamento Europeo. Conte buscó dar vuelta la página ayer mismo y propuso al ex premier Paolo Gentiloni, un europeísta del PD, como comisario italiano ante la Unión Europea. "Amo Italia y Europa, y estoy orgulloso del encargo recibido. Ahora al trabajo por una época mejor", agradeció Gentiloni a través de la red Twitter.

El otro punto de cambio de 180 grados con el "Conte 1" es la designación en Interior de Luciana Lamorgese, que reemplaza a Salvini. Desde Interior, a través de la política inmigratoria, también se medirá la relación con Bruselas, a partir de la firmeza con la que el nuevo Ejecutivo actúe a la hora de reclamar solidaridad al resto de la UE para acoger a los náufragos que en su mayoría tienen a Italia como punto de entrada al continente. Ayer Di Maio tuvo ya un anticipo de este planteo al exigir una actualización del reglamento de Dublín, que rige el problema migratorio en el ámbito de la UE (ver aparte).

Lamorgese fue jefa de Gabinete de los predecesores de Salvini en Interior, y deberá desactivar la bomba política que dejó Salvini con dos decretos que dieron las justificaciones jurídicas a la serie de secuestros de embarcaciones de ONG que arriban a la costa italiana.

Lo que falta

Ahora, y tras la jura en el Palacio presidencial del Quirinal, el gobierno de Conte buscará el voto de confianza del Parlamento la semana que viene, cuando se presentará el lunes en Diputados y el martes en el Senado. En Diputados, sobre 630 legisladores, el PD tiene 104 y el Cinco Estrellas otros 216 (fue por lejos el partido más votado en las elecciones de 2018). En el Senado, sobre 315 bancas, hay 51 del PD y 107 del Cinco Estrellas. A esos números se sumarán los 14 diputados y 4 senadores del grupo Libres e Iguales. Conte no debería tener problemas en pasar la prueba.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario