El Mundo

Israel y Hamas, envueltos en una violenta escalada de bombardeos

Desde el sábado los palestinos iniciaron una ofensiva desde Gaza con 600 cohetes, que fue respondida con unos 100 ataques aéreos.

Lunes 06 de Mayo de 2019

Israel y el grupo islamista Hamas y sus aliados, que dominan la Franja de Gaza, están envueltos desde el sábado en una escalada militar como no se veía desde 2014. Más de 600 cohetes fueron disparados contra las ciudades del sur de Israel, que ha respondido con más de 100 bombardeos aéreos que redujeron a escombros edificios de la administración palestina en Gaza. Cuatro israelíes y 22 palestinos habían muerto hasta ayer a la noche. Israel se apresta a ser sede del festival europeo de la canción, Eurovisión, y claramente las facciones palestinas han intentado dañar el evento. Anoche no había signos de que la escalada fuera a detenerse, pese a que hoy se inicia la festividad musulmana del Ramadán.

El sistema antimisiles israelí Cúpula de Hierro derribó el 86 por ciento de los cohetes contra los que fue utilizado. Muchos otros cohetes no fueron abatidos porque su trayectoria indicaba que caerían en zonas despobladas del desierto israelí.

El sábado a la mañana, y mientras una delegación de Hamas se hallaba en El Cairo para negociar una tregua duradera con Israel, Hamas, Yihad Islámica y otras formaciones menores comenzaron a lanzar cientos de cohetes contra Israel, que evidentemente fue sorprendida por la masividad de la ofensiva. Luego respondió con docenas de bombardeos aéreos de precisión contra edificios de Hamas. También recurrió a drones armados con misiles y con uno de ellos mató a un jefe de Hamas que según Israel era el encargado de traer fondos en efectivo desde Irán.

Medios europeos señalan que todo comenzó el viernes por la tarde en un incidente armado menor, cuando en respuesta a un ataque palestino en la frontera que dejó heridos a dos efectivos del ejército, Israel atacó una base de Hamas, matando a dos de sus miembros. "Responderemos a los crímenes del enemigo", había avisado la comisión conjunta de las facciones palestinas. Pero nada indicaba que Hamas y sus aliados fueran a lanzar 450 cohetes entre el sábado a la mañana y el domingo a la mañana, que luego superarían los 600. Hubo una clara decisión de la cúpula palestina de escalar lo que era un pequeño incidente fronterizo. Algunos cohetes cayeron no muy lejos de Tel Aviv. Pero la mayoría son de un nuevo tipo, de corto alcance y baja precisión pero de gran potencia explosiva, señalaban ayer expertos militares.

El domingo por la tarde, aviones israelíes destruyeron el edificio del Ministerio de Seguridad Pública en la ciudad de Gaza. El edificio fue destruido después de que los aviones llevaron a cabo la práctica llamada "golpes en el techo", consistente en lanzar primero bombas falsas, para advertir a quien estuviera dentro de que evacuara. La Fuerza Aérea de Israel también atacó otros objetivos en Gaza, incluidos los hogares de los comandantes de Hamas y varias instalaciones militares. Al menos 100 ataques se realizaron desde el sábado.

La política israelí de evitar bajas masivas en Gaza, junto con la escasa eficacia de los cohetes palestinos, explican que, pese al fuego masivo de las dos partes, los fallecidos no fueran más de 26. Las destrucciones que mostraban las cadenas de noticias en la ciudad de Gaza eran impresionantes, con edificios de hormigón de varios pisos colapsados por completo. Claramente, de haber estado habitados al momento del bombardeo, las muertes palestinas se contarían por cientos.

Entre las bajas palestinas estaba Hamed Ahmad al Jodari, un comandante de Hamas muerto en un ataque aéreo efectuado en el centro de Ciudad de Gaza. Es el primer asesinato selectivo efectuado por las fuerzas israelíes desde 2014. El auto de Jodari fue destruido por un misil lanzado desde un dron israelí. El video israelí del ataque fue publicado en las redes sociales. Al Jodari era el responsable de transferir dinero procedente de Irán a las milicias de Gaza, como el brazo armado de Hamas, Brigadas Ezzedin al Qassam y Yihad Islámica, detalló el portavoz militar israelí Ronen Manelis. "Estos fondos se empleaban para construir los cientos de cohetes lanzados recientemente contra Israel. Irán tendrá que buscarse un nuevo tesorero para Gaza", en Twitter.

Movilización del ejército

De mañana, el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu, ordenaba seguir con los "ataques masivos contra elementos terroristas en la Franja de Gaza" y ordenaba reforzar la zona en torno a la franja de Gaza "con tanques, artillería y tropas", dijo antes de la reunión de gabinete de los domingos. Más allá de esta retórica para la prensa, los analistas creen que "ambas partes, Hamas e Israel, quieren intensificar el actual estallido en lugar de dejar que se apague", señaló el militar y analista israelí Ron Ben Yishai. Para este especialista, esta ola de violencia en Gaza "debe utilizarse para restablecer la disuasión" de Israel, dañada en su credibilidad en años recientes. Las facciones palestinas pueden haber errado el cálculo y creído que este estallido terminaría en pocas horas, ya que seguramente no querían librar combates durante el Ramadán, que comienza hoy. El Ramadán es una fiesta religiosa familiar muy popular, y arrastrar a la población de Gaza a una guerra en este momento sería imprudente de parte de Hamas: sólo aumentaría el fuerte resentimiento hacia su gobierno, lo que recientemente se ha expresado en manifestaciones callejeras violentamente reprimidas por el grupo islámico.

Israel rechazó una propuesta egipcia de alto el fuego formulada por los grupos de Gaza, que aparentemente creían que este estallido terminaría hoy, el lunes, cuando comience el Ramadán. Los egipcios ofrecieron un cese inmediato e incondicional de la violencia, algo que Israel no aceptó, según las fuentes de Yishai. Israel dijo que tiene la intención no sólo de seguir atacando Gaza, sino de intensificar la escala de los ataques. Por todo esto, parece que esta ronda de violencia fronteriza continuará en los próximos días.


Muerte de una beba

El ministerio de Sanidad de Gaza informó que una beba de 14 meses, Sabaa Arar, y su madre embarazada murieron por un misil de Israel contra una instalación militar cerca de su casa. Israel lo negó y señaló que murieron por una operación de Hamas. "La madre y su hija que dicen que murieron en un ataque israelí murieron debido al uso de explosivos por Hamas", afirmó en Twitter el portavoz militar Ronen Manelis.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario