El Mundo

Israel enfrenta duras críticas y cruces diplomáticos por la represión en Gaza

Desde la UE hasta Sudáfrica hubo condenas por el uso indiscriminado de la fuerza militar. Turquía expulsó al embajador israelí.

Miércoles 16 de Mayo de 2018

Israel quedó ayer en el centro de las críticas por el uso de la fuerza el lunes contra manifestantes palestinos en la frontera con la Franja de Gaza, que tuvo incluso consecuencias diplomáticas, mientras en Cisjordania se vivieron nuevos enfrentamientos. El que reaccionó con mayor dureza fue el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, que tras la muerte el lunes de 60 palestinos atacó directamente al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, al que acusó de tener "sangre de palestinos en sus manos". El gobierno en Ankara pidió ayer la salida del país del embajador de Israel, que a su vez solicitó lo mismo al cónsul turco. Erdogan, que el lunes calificó lo ocurrido en Gaza de "genocidio", convocó para el viernes a una cumbre extraordinaria de la Organización para la Cooperación Islámica para hablar del tema. Netanyahu respondió por Twitter diciendo que "Erdogan es uno de los grandes defensores de Hamas y por lo tanto no cabe duda de que comprende bien el terror y la masacre, así que le sugiero que no nos predique moralidad".

Las consecuencias diplomáticas no se limitaron a Turquía. Bélgica e Irlanda convocaron ayer a los embajadores de Israel en sus países. El primer ministro irlandés, Leo Varadkar, dijo que el objetivo era "expresar la indignación y la consternación" por las decenas de muertes. A su vez China pidió a Israel mostrar contención. El lunes, Sudáfrica retiró a su embajador de Israel hasta nuevo aviso.

Los palestinos se acercaron el lunes en masa a la frontera para protestar contra la apertura de la embajada de Estados Unidos en Jerusalén y contra el bloqueo a la Franja de Gaza. Además, los palestinos recordaron ayer la Nakba (catástrofe), la huida o expulsión de cientos de miles de palestinos a raíz de la fundación del Estado de Israel hace 70 años. Al menos 60 palestinos murieron, entre ellos una bebé de ocho meses, y 2.800 resultaron heridos, casi la mitad con heridas de bala, por las fuerzas israelíes por las protestas del lunes. Otros dos manifestantes habrían sido abatidos ayer por el ejército israelí, según funcionarios de salud. Israel acusa al movimiento radical palestino Hamas, que gobierna la Franja de Gaza, de haber usado a civiles como escudos humanos y de planear atentados contra localidades fronterizas israelíes. El ejército israelí tenía órdenes de impedir a toda costa que los palestinos cruzaran la frontera e insiste en que muchos muertos eran milicianos.

El presidente francés, Emmanuel Macron, y la canciller alemana, Angela Merkel, se comunicaron ayer con Netanyahu para expresarle su preocupación por la violencia. El mandatario galo pidió proteger a los civiles y permitir protestas pacíficas.

El Consejo de Seguridad de la ONU celebró ayer una reunión de emergencia en la que circuló un borrador que pedía, entre otras cosas, una investigación independiente. Estados Unidos bloqueó el borrador, según confirmó un diplomático. Estados Unidos fue el principal defensor de Israel. La embajadora estadounidense ante la ONU, Nikki Haley, consideró que Israel actuó con moderación al responder a las masivas protestas del lunes. "¿Quién entre nosotros aceptaría este tipo de actividad en nuestra frontera? Ninguno lo haría", señaló Haley en la reunión, en la que se guardó un minuto de silencio en honor a los muertos. La representante estadounidense defendió a su vez el traslado de la embajada de su país de Tel Aviv a Jerusalén. La apertura "no socava de ninguna forma las perspectivas para la paz", aseguró.

Por su parte, el enviado de las Naciones Unidas para Medio Oriente, Nikolai Mladenov, dijo que "no hay justificación" para la violencia del lunes, que representó el día más sangriento en la Franja desde 2014. La oficina de Derechos Humanos de la ONU consideró ayer que Israel no estaba en su derecho de utilizar munición real el lunes, al recordar que la fuerza letal sólo puede ser utilizada para evitar una muerte inmediata o heridas graves. "Un intento de acercarse, cruzar o dañar la valla no supone una amenaza a la vida o a sufrir heridas graves y no son motivos suficientes para el uso de munición real", dijo el portavoz Rupert Colville a la prensa.

La ministra de Justicia israelí, Ayelet Shaked, salió al paso de las críticas señalando que no temen una investigación por crímenes de guerra. "No tenemos nada que temer, el trabajo de los soldados israelíes es estupendo y actúan conforme a los procedimientos de abrir fuego", dijo a una radio militar. "La guerra no es algo agradable y los actos terrorista no son algo agradable", añadió.

El gobierno palestino, por el contrario, responsabilizó a Estados Unidos e Israel por la "brutal masacre" y aseguró que llevará ante la Corte Penal Internacional lo que considera "crímenes de guerra israelíes". Hamas dijo que las protestas continuarán, y que la próxima gran manifestación será el 5 de junio, aniversario de la guerra árabe-israelí de 1967, en la que Israel capturó Cisjordania, Gaza y Jerusalén este.

Masivos funerales

Mientras tanto, miles de palestinos en la Franja de Gaza dieron ayer el último adiós a las decenas de personas abatidas por soldados israelíes el lunes. Los palestinos marcharon al grito de "Alá es el más grande" y "Muerte a Israel" hacia los cementerios. "Estos judíos son criminales", denunció Faddel Sheij Jalil. "Mataron a mi hija de 15 años, que no había hecho nada". Los francotiradores dispararon contra ella, que sólo había ido a un campamento a la frontera, asegura. "Y mientras los miraba, perdió la vida".

Mientras tanto, ayer se produjeron nuevas confrontaciones con soldados israelíes en Cisjordania, en los que varios palestinos resultaron heridos de bala cerca de Hebrón. Todos las facciones políticas palestinas habían llamado a nuevas protestas al mediodía junto a los puestos de control del ejército israelí en Cisjordania. Todos los comercios, las escuelas, las universidades y oficinas públicas permanecen cerrados en el marco de los tres días de luto decretados el lunes. Las banderas en la sede de la Autoridad Nacional Palestina, del presidente Mahmud Abbas, en la ciudad cisjordana de Ramalá ondean a media asta.

Confrontación fronteriza. Palestinos manifiestan contra Israel, envueltos por gases lacrimógenos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario