El Mundo

Israel decide si continúa con Netanyahu o gira al centro

El país va hoy nuevamente a las urnas con un empate técnico en los sondeos entre el premier derechista y el opositor Beni Gantz.

Martes 17 de Septiembre de 2019

Los israelíes están convocados hoy a votar en unas elecciones generales marcadas por las promesas de campaña que encienden la región, un virtual empate técnico en las encuestas y la consecuente dificultad de que los dos principales bloques políticos puedan formar gobierno.

Cerca de 6,4 millones están habilitados a votar en estas elecciones, las segundas en cinco meses, que se harán en una jornada de feriado con transporte público gratuito para que la población de mayor de edad pueda acceder a las más de 10.000 urnas repartidas por el país y en asentamientos judíos en Jerusalén Este y Cisjordania.

Benjamin Netanyahu, el político que más ha estado en el cargo de primer ministro, busca ser electo por quinta vez, por lo que llevó adelante una campaña que incluyó la desclasificación de material de inteligencia sobre Irán y la promesa de anexar territorios sobre el río Jordán, en la frontera con Jordania.

Las encuestas indican que los principales bloques políticos, la derecha, ultraderecha y religiosos por un lado, encabezados por el Likud de Netanyahu, y centro e izquierda por otro, liderado por Azul y Blanco, del general retirado Beni Gantz, tendrán dificultades para formar gobierno, lo que abre la puerta a la posibilidad de un Ejecutivo de unidad nacional. El partido de Netanyahu tiene una leve ventaja, que le otorgaría 33 bancas de las 120 del Parlamento unicameral, mientras Gantz lo sigue de cerca con entre 32 y 33 bancas, de acuerdo a los sondeos.

Los partidos con los que el actual primer ministro pretende formar una coalición son el derechista Yamina, que obtendría alrededor de 9 diputados, los ortodoxos Shas y Judaísmo Unido de la Torá, que conseguirían 7 cada uno. Así, Netanyahu alcanzaría 55 escaños, seis menos de los 61 que dan mayoría, algo que tampoco lograría en el caso de que el extremista Poder Judío (Otzma Yehudit) consiguiera entrar en el Parlamento y el primer ministro lo incorpore a su coalición. Esta proyección empujó a Netanyahu a dirigir su discurso al electorado de derecha radical que puede resultar crucial, en particular el de la ex ministra de Justicia Ayelet Shaked, estrella en ascenso de la derecha nacionalista. En esta línea, Netanyahu, prometió que si es reelegido anexará el valle del Jordán, con lo cual desató el unánime rechazo del mundo árabe. La última palabra la podría tener Avigdor Liberman, ex ministro de Netanyahu y y referente del ultranacionalismo, quien con los diez escaños que le atribuyen las encuestas podría poseer las llaves de la gobernabilidad.

En tanto, ayer la prensa informó que Netanyahu canceló la semana pasada una ofensiva contra la Franja de Gaza que podría haber provocado un aplazamiento de las elecciones. Según el diario opositor Haaretz, Netanyahu sopesó un ataque en respuesta al lanzamiento de un proyectil contra la ciudad de Ashdod en momentos en el que él participaba en un acto de campaña. El primer ministro fue sacado del estrado y trasladado a un búnker. El proyectil palestino fue interceptado.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario