El Mundo

Israel atacó a Siria, pero remarcó que no desea una guerra con Assad

Israel bombardeó ayer una posición de artillería siria, en una escalada que genera alarma sobre la expansión del conflicto interno sirio más allá de sus fronteras. Pero analistas señalan que si Israel entra en guerra con alguno de sus vecinos será con el grupo islámico...

Martes 13 de Noviembre de 2012

Jerusalén. — Israel bombardeó ayer una posición de artillería siria, en una escalada que genera alarma sobre la expansión del conflicto interno sirio más allá de sus fronteras. Pero analistas señalan que si Israel entra en guerra con alguno de sus vecinos será con el grupo islámico Hamas en Gaza y no con Siria. Anoche los grupos palestinos que dominan Gaza prometieron detener una ola de ataques con cohetes contra el sur de Israel que comenzó el sábado.

El ejército israelí atacó Siria luego de que una salva de morteros sirios impactara en los Altos del Golán, controlados por Israel. El domingo, Israel, ante un ataque sirio similar, lanzó un misil antitanque a modo de advertencia. Ayer, en cambio, el fuego de tanques tuvo un "blanco directo", dijo el ejército. No se informaron inmediatamente víctimas en el poblado sirio de Bariqa, donde los tanques israelíes atacaron una "posición de artillería móvil". Antes de los disparos israelíes, "hubo cinco incidentes de supuestos ataques «errantes» provenientes de armas pequeñas o morteros", detalló el ministro de Asuntos Estratégicos, general Moshe Yaalon, antes del último incidente.

Los rebeldes sirios que luchan por derrocar al presidente Bashar Assad han estado luchando contra el ejército de su país por meses en ciudades dentro y cerca de la zona de separación entre Israel y Siria, junto a la línea de retirada fijada al final de la guerra de 1973. Técnicamente, las naciones aún están en guerra.

Frente tranquilo. Por casi 40 años, los Altos del Golán han sido uno de los frentes más tranquilos de Israel, y sus generales no esperan que las cosas se compliquen. "Desde mi punto de vista, casi no hay duda de que el presidente Assad no tiene interés en abrir un frente", dijo Yaalon. "Lo único que le falta ahora es que nosotros lo ataquemos", agregó.

Israel no desea la caída de Assad, dado que cree que la alternativa es un gobierno islamista. Mantiene así una postura equidistante del conflicto interno sirio, pese a que Assad es aliado de dos de sus peores enemigos: Irán y el grupo shiíta libanés Hezbolá.

Pero es al sur de Israel donde soplan verdaderos vientos de guerra, alrededor de la Franja de Gaza, el enclave costero palestino dominado por el grupo islamista Hamas. Desde el sábado, una nueva escalada de violencia estalló entre Israel y los islamistas de Gaza, que ayer continuó. Todo comenzó cuando los palestinos lanzaron un misil antitanque contra un jeep israelí que patrullaba la frontera. Sus cuatro ocupantes resultaron heridos de consideración. Ayer, durante todo el día, ataques esporádicos con misiles desde Gaza golpearon el sur de Israel, por cuarto día consecutivo.

El primer ministro Benjamin Netanyahu convocó a varios embajadores. Netanyahu los llevó hasta la sureña Ashkelon, una ciudad portuaria dentro del alcance de los misiles palestinos más potentes. "Ninguno de sus gobiernos aceptaría una situación como esta", les recriminó. Los palestinos lanzaron, hasta el mediodía del lunes, 110 misiles, según el recuento de la prensa israelí. Un millón de israelíes vive dentro del radio de los cohetes más potentes del arsenal palestino. Al menos 47 civiles israelíes fueron heridos o sufrieron shocks graves por los cohetes palestinos. También desde el sábado, seis palestinos perdieron la vida en las represalias de la aviación israelí, entre ellos cuatro civiles, y otros 40 resultaron heridos. Por la noche, una reunión de facciones palestinas con mediación de Egipto proclamó que no lanzaría más misiles si Israel no desataba represalias.

Como es evidente, la mayor tensión que hoy afronta el Estado judío es en su frente sur, en Gaza. A diferencia del Golán, donde 1.000 soldados pacificadores de la ONU patrullan la zona, Gaza no tiene mediadores.

Plomo fundido. En diciembre de 2008, reiterados lanzamientos de cohetes palestinos contra las comunidades del sur de Israel generaron una potente ofensiva israelí. La operación "Plomo Fundido" comenzó con una semana de bombardeos artilleros y ataques por aire, seguida por una ofensiva por tierra. Unos 1.400 palestinos murieron, la mayoría civiles. Israel recibió una lluvia de críticas internacionales por este uso desprorcionado de la fuerza militar.

Luego de casi 4 años de relativa calma, el conflicto de baja intensidad con Gaza ha escalado en los últimos meses. De manera inquietante, Hamas ha dejado de intentar mantener la paz en la Franja como hacía hasta hace poco, e incluso lanzó sus propios cohetes junto otras milicias.

Ayudados por Irán y el floreciente contrabando de armas a través de túneles desde Egipto, Hamas y las demás milicias de Gaza se han hecho de mejores armas desde 2008. Una de esas armas fue el misil antitanque disparado contra el jeep israelí el sábado pasado. Los alrededor de 35.000 combatientes palestinos en Gaza están lejos de contar con un arsenal como el israelí, ni con el nivel de entrenamiento de sus fuerzas de élite. Pero es claro que hoy tienen un poder militar superior al que mostraron en el pasado.

La Liga Arabe reconoció a la oposición siria

Beirut. — La Liga Arabe reconoció a la nueva Coalición Nacional Siria, que nuclea los diversos sectores de oposición, e instó a la comunidad occidental a dar ese mismo paso en respaldo de la alianza.

La Coalición fue aprobada este fin de semana en Qatar, tras largas disputas entre las agrupaciones de oposición por lograr un acuerdo. El Consejo Nacional Sirio (CNS), que se consideraba único representante de la oposición al régimen de Bashar al Assad, temía perder influencia. La Hermandad Musulmana es la formación más podersoa dentro del CNS. Según contaron participantes en el encuentro celebrado el fin de semana, el CNS accedió a formar parte de una plataforma opositora más amplia cuando se le prometió el control de 22 de los en total 55 puestos de la nueva Coalición.

Washington también prometió dar apoyo al nuevo organismo “porque marca el camino hacia el final del sangriento gobierno de Assad y el comienzo de un futuro pacífico, justo y democrático”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS