El Mundo

Israel advierte a Irán y Siria que puede volver a bombardear sus bases

Netanyahu aseguró que el sábado Israel actuó en represalia por la incursión de un drone de Teherán. "No se tolerará un feudo iraní en Siria".

Lunes 12 de Febrero de 2018

El primer ministro de Israel declaró que su país propinó "serios golpes" a las fuerzas iraníes y sirias en Siria, y prometió tomar medidas adicionales contra sus enemigos, después de la participación israelí más importante en la guerra de Siria desde su inicio en 2011. El sábado, la reacción aérea de Israel a la incursión de un drone de Irán en su territorio desencadenó la pérdida de un caza del Estado judío y la destrucción de una docena de objetivos militares iraníes y sirios en Siria. El mensaje enviado lo dijo con todas las letras el ministro de Inteligencia, Israel Katz: "Les llevará algún tiempo digerir, comprender y preguntarse cómo Israel sabía cómo atacar esos lugares ocultos".

Benjamin Netanyahu realizó sus contundentes declaraciones durante la reunión dominical de gabinete. "Ayer dimos serios golpes a las fuerzas iraníes y sirias", dijo Netanyahu. "Hemos dejado totalmente claro a todo el mundo que nuestras reglas de entrada en acción no han cambiado en lo más mínimo. Seguiremos atacando tras cada intento de atacarnos. Esta ha sido y seguirá siendo nuestra política", advirtió el jefe de gobierno a Irán y Siria. Irán, aliada del régimen del sirio Bashar Assad en la guerra civil que asola su país desde 2011, ha instalado importantes bases militares en el país árabe. El sábado fueron blanco de las bombas israelíes, en especial en la región de Palmira. También desde allí partió el drone interceptado en el norte de Israel. Teherán no reaccionó ayer de manera oficial a las afirmaciones del gobierno israelí.

Alejamiento archivado

Israel ha intentado mantenerse alejado de la guerra civil que se libra en Siria desde 2011, aunque llevó a cabo ataques aéreos periódicos contra cargamentos de armas que iban dirigidos al grupo terrorista libanés Hezbolá, aliado de Irán. Las autoridades israelíes muestran creciente alarma porque Teherán y sus aliados libaneses tienen una presencia permanente en Siria. La potente incursión del sábado, a partir del ingreso del drone de Irán en Israel, es una señal de ese viraje de Israel en lo que ocurre en Siria.

La operación del sábado envió un mensaje claro a Irán, dijeron diversos líderes israelíes. "Nosotros no solo hablamos, actuamos", dijo Yoav Galant, quien forma parte del Consejo de Seguridad de Netanyahu. "Creo que los sirios entienden también ahora que el hecho de que estén alojando a iraníes en suelo sirio los perjudica".

El ataque israelí sobre puestos iraníes clave en Siria envió un mensaje claro a Teherán. Las autoridades de Israel "no tolerarán un feudo militar iraní en su frontera y actuarán con decisión para contrarrestar cualquier provocación", dijo ayer el ministro israelí de Inteligencia, Israel Katz.

La operación del sábado fue la mayor intervención de Israel en la guerra civil siria desde su inicio en 2011, y su ataque más devastador sobre el país vecino en décadas. La fuerza aérea israelí, considerada como la más potente de Medio Oriente, destruyó el lugar desde el que se lanzó el drone, además de cuatro posiciones iraníes y ocho sirias, incluyendo el principal puesto de mando y control del ejército de Damasco. Al menos seis soldados sirios y milicianos aliados murieron en los ataques aéreos, reportó el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, un grupo con sede en Gran Bretaña que monitorea la guerra a través de una red de activistas sobre el terreno.

"Ellos, y nosotros, sabemos qué bombardeamos y les llevará algún tiempo digerir, comprender y preguntarse cómo Israel sabía cómo atacar esos lugares", señaló Katz a la radio del ejército de Israel. "Eran lugares ocultos; nosotros tenemos agencias de inteligencia y la capacidad para saber todo lo que ocurre allí y ayer lo demostramos".

Intensa acción aérea

En los ataques del sábado, los aviones de combate israelíes recibieron un intenso fuego antiaéreo sirio y los pilotos de uno de sus F-16 tuvieron que abandonar la aeronave, que terminó estrellándose en el norte de Israel. Uno de los pilotos sufrió heridas graves y el otro lesiones leves. Siria disparó decenas de misiles antiaéreos contra las sucesivas olas de cazas de Israel, y así logró abatir al F-16 biplaza. Los dos pilotos se eyectaron en el vuelo de retorno de la misión, ya sobre territorio israelí. Siria disparó al menos 20 misiles antiaéreos de fabricación rusa. Como varios cruzaron el espacio aéreo del sur libanés y llegaron a Israel, se activaron las alarmas en las ciudades del norte israelí, muy castigado por los misiles y cohetes de Hezbolá durante la guerra de 2006.

Israel no confirmó si el caza fue derribado por fuego enemigo, pero esto es casi seguro. Es lal primer pérdida en combate de un avión para Israel desde 1982, durante la primera guerra del Líbano.

"Un hito"

El episodio es un hito, comentó el analista israelí Nahum Barnea en el portal Ynetnews, del diario Yediot Ahronot. "Irán e Israel llevan años luchando entre sí. Es una guerra cruel, en la que los iraníes no han dudado en matar civiles inocentes, israelíes y judíos. Se ha respetado estrictamente una regla: evitar un conflicto abierto y directo. Irán ha estado atacando a través de terceros, siendo el más mortífero Hezbolá. Israel ha preferido la actividad encubierta, bajo el radar. El sábado, por primera vez, se rompió esta barrera por ambos lados. Es un hito", señaló el analista israelí, quien advierte que "hay más jugadas similares en camino". Barnea también consideró un "hito" la pérdida del F-16, el primer derribo que sufre la poderosa aeronáutica israelí, la IAF, desde el lejano 1982.


Rohani reclamó por derechos civiles

El presidente de Irán, Hassan Rohani, pidió respeto a los derechos civiles y a la esfera privada durante su discurso con motivo del 39 aniversario de la Revolución Islámica. Irán se encuentra ante "una prueba de madurez política", señaló. "Es importante el respeto a la esfera privada de las personas, donde nadie debería inmiscuirse", señaló en Teherán. El presidente se refería a los estrictos preceptos islámicos que rigen la vida de los iraníes desde el alzamiento del ultraconservador ayatolá Khomeini que acabó en el derrocamiento del shah Reza Pahlevi en febrero de 1979. En su discurso ante una multitud, Rohani no se refirió al serio incidente militar del sábado con Israel.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario