El Mundo

Irán rechaza nuevas sanciones de EEUU por su programa de misiles

Efímera distensión entre dos enemigos. A dos días de alcanzar el acuerdo nuclear, ambos países volvieron a la confrontación. Teherán calificó de "propaganda" la postura de Washington.  

Martes 19 de Enero de 2016

Irán calificó como "propaganda" las nuevas sanciones impuestas por Estados Unidos por su programa para desarrollar misiles de gran alcance. El nuevo clima de cooperación entre Teherán y Washington coronado el sábado, cuando se llegó a un acuerdo con la comunidad internacional por el programa nuclear iraní, duró así muy poco. El domingo, el presidente Barack Obama alabó el acuerdo nuclear pero ordenó nuevas sanciones por el programa misilístico. Teherán tiene un ambicioso programa de misiles de gran alcance y en octubre, en plenas negociaciones con la comunidad internacional por su programa nuclear, probó un nuevo modelo (ver aparte).

Los analistas de defensa señalan que los misiles de tipo balístico, por su gran alcance y potencia, sólo pueden justificarse cuando se complementan con armas nucleares, químicas o bacteriológicas. El costo unitario de un misil balístico vuelve ilógico su uso con una carga explosiva convencional.

Washington anunció el domingo sanciones contra once integrantes del régimen iraní y empresas de Irán en relación con su programa de misiles balísticos, un día después de que Barack Obama firmara la orden de levantamiento de las sanciones contra Irán por el nuevo acuerdo sobre el programa nuclear iraní. Las nuevas sanciones son en respuesta a las pruebas efectuadas por Irán con misiles balísticos en octubre pasado, en violación de prohibiciones de la ONU.

Las medidas de Washington están orientadas a aplacar a los críticos, tanto dentro como fuera de Estados Unidos, del acuerdo nuclear que permitió el levantamiento de las sanciones a Irán, afirmó el Ministerio de Exteriores iraní. Estados Unidos impuso nuevas sanciones argumentando que los misiles balísticos ensayados recientemente por Irán en pleno auge de las negociaciones nucleares, solo pueden explicarse por un arsenal nuclear o de armas no convencionales. Teherán aseguró ayer que los misiles "están destinados a fines de defensa interior" y que "no representan en ningún caso una amenaza para otros países". Ambas afirmaciones son muy criticables desde un punto de vista militar, ya que un arma como el Shahab 3, con más de 2000 km de alcance, difícilmente pueda considerarse como "arma defensiva interior". Irán posee un amplio rango de misiles balísticos, una de las armas de mayor costo y valor en el balance de fuerzas estratégicas. Sus misiles balísticos pueden compararse con los que poseen India y Pakistán, ambas potencias nucleares.

Visita a Teherán. En tanto, llegó a Irán el director general de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA), Yukiya Amano, para negociar nuevas inspecciones a las instalaciones nucleares iraníes, en el marco del acuerdo alcanzado. Amano se reunirá con el presidente Hassan Rohani y con el jefe del equipo nuclear iraní, Ali Akbar Salehi. "Todavía tenemos asuntos que tratar con Amano, incluso después del acuerdo", dijo Rohani. Las dos partes han trabajado estrechamente en lo que se refiere a nuevas inspecciones, agregó el mandatario, quien manifestó asimismo su esperanza de que se esté generando confianza en la relación. Al referirse al programa nuclear nacional, el presidente iraní aseguró que "incluso sin el pacto, sin el acuerdo de restricciones y sin la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA), Irán no habría fabricado nunca armas de destrucción masiva a raíz de sus reparos religiosos". Sin embargo, en 2003 Irán fue sancionada por la ONU al descubrirse que tenía unprograma nuclear secreto con claros fines militares. Años más tarde, satélites descubrieron nuevamente actividades nucleares no declaradas a la ONU por Irán y que según los ténicos buscaban la fabricación de la bomba atómica. Informes que ha presentado precisamente Yukiya Amano demuestran que Irán violó acuerdos y ocultó programas a los inspectores de la ONU-AIEA. Sólo el sábado la AIEA de Yamano dio su visto bueno final a Irán, luego de que cumpliera un exigente listado de condiciones que incluyeron la destrucción de 12 toneladas de uranio enriquecido y el desmantelamiento de 13.000 centrifugadoras para producir ese peligroso material. Irán también selló con cemento el reactor de Arak, que funcionaba con agua pesada y por tanto tenía el potencial para producir plutonio de valor militar.

Reacción europea. Los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea reunidos en Bruselas hablaron favorablemente del acuerdo e intentaron minimizar las nuevas sanciones. "Ya saben, cada vez que se dan pasos positivos en seguridad y cooperación, siempre hay algunas reacciones y eso es bastante normal", dijo la responsable de Política Exterior del bloque, Federica Mogherini.

"Hemos demostrado que hasta en las relaciones más difíciles se puede llegar a resultados positivos a través del diálogo, la diplomacia, la cooperación y eso es también cierto para las partes implicadas en la región. Sabemos que la paz no va a llegar pronto y de forma fácil como tampoco se llegó a un acuerdo pronto y de forma fácil, pero al final llegó", agregó. El ministro belga del Exterior, Didier Reynders, subyrayó: "El hecho de que podamos levantar las sanciones, el hecho de que Irán regrese a la escena internacional es un elemento positivo en la región hoy".

En tanto, el precio del crudo cayó a su nivel más bajo en 12 meses, lo que alimenta el temor de que la suspensión de las sanciones a Irán aliente un exceso de oferta (ver sección Economía).

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario