El Mundo

Irán promete vengarse por la muerte de su mayor científico nuclear

Tanto el presidente Rohani como el "líder supremo", ayatolá Jamenei, aseguraron que habrá "un castigo definitivo" y "venganza" por la eliminación de Mohsen Fakhrizadeh en Teherán

Sábado 28 de Noviembre de 2020

Los líderes islámicos de Irán prometieron vengar el asesinato del científico jefe de su programa nuclear, ocurrido el jueves en las afueras de Teherán. El líder supremo, ayatolá Ali Jamenei ordenó un “castigo definitivo’’, mientras que el presidente Hassan Rouhani, también un clérigo islámico, prometió “venganza” y culpó a Israel. Sin embargo, los analistas señalan que ni Irán, ni Israel ni los EEUU desean llegar a una guerra abierta en un conflicto que sin embargo se viene agudizando en la región del Golfo y en Siria.

   El ayatolá Jamenei dijo que Mohsen Fakhrizadeh era un "destacado y distinguido científico nuclear’’, que según servicios de inteligencia occidentales e israelíes llevaba adelante un programa nuclear clandestino.

   Israel —sospechoso desde siempre de la muerte violenta de científicos iraníes en medio de las tensiones con Teherán— no ha comentado al respecto. El ataque en el que murió Fakhrizadeh fue una emboscada de tipo militar cuidadosamente planeada, en las afueras de Teherán.

Hace apenas un año, ambas naciones estuvieron al borde de la guerra cuando Estados Unidos mató con un misil al general iraní Soleimani en el aeropuerto de Bagdad.

El atentado del jueves ocurrió en momentos en que el presidente electo Joe Biden desea volver al acuerdo nuclear firmado a instancias de Barack Obama en 2015, y que pone límites a Irán a sobre los stocks de uranio enriquecido. Donald Trump retiró a EEUU de ese acuerdo en 2018, y acto seguido lo hizo Irán, aunque no de modo total. Irán está fabricando más uranio enriquecido que el estipulado en el acuerdo de 2015. Este elemento, si es enriquecido a niveles superiores al 80 o 90%, sirve para fabricar una bomba atómica. Irán tiene la tecnología de enriquecimiento para hacerlo, pero el acuerdo de 2015 lo somete al escrutinio de los técnicos nucleares de la ONU.

En una reunión con el equipo de su gobierno encargado de responder al coronavirus, el presidente Rouhani reiteró que la muerte de Fakhrizadeh no detendrá el programa nuclear, que según el régimen iraní es pacífico. El programa nuclear civil de Irán enriquece uranio hasta un 4,5%, muy por debajo de los niveles de grado de armas del 90%. Pero Irán ha estado produciendo más uranio enriquecido desde 2018 que el estipulado en el acuerdo internacional y posee la tecnología para rápidamente aumentar el grado de riqueza del uranio.

Horas después del atentado, el Pentágono anunció que había desplegado nuevamente al portaaviones USS Nimitz en el Oriente Medio, una acción inusual debido a que la nave había estado meses en la región. El Pentágono dijo que la disminución de fuerzas estadounidenses en Afganistán e Irak era el motivo de la decisión. “Es prudente tener capacidad defensiva adicional en la región para enfrentar cualquier contingencia’’.

Pero según un análisis de la CNN Estados Unidos está lejos de desear una guerra en la región. El equipo del presidente Donald Trump puede estar haciendo todo lo posible para incitar a la línea dura de Irán, pero un amplio conflicto con Teherán está fuera de su agenda. Se van en enero de la Casa Blanca, y están ocupados dejando Afganistán e Irak. Un conflicto a gran escala con Irán no es deseable, y el aliado de EEUU, Israel, quedaría en la línea de fuego de Hezbolá y los misiles de largo alcance iraníes.

Pero Israel también tiene su propia guerra “privada” con Irán, en la vecina Siria. Allí, el jueves la aviación de Israel mató a al menos 20 milicianos de Irán en ese país. Irán tiene presencia militar permanente en Siria, y esto Israel no pude permitirlo. Ha desencadenado decenas de ataques similares desde que Irán se involucró en la guerra civil siria. El anterior fue el 22 de noviembre, con un saldo de al menos 14 fallecidos entre iraníes y milicianos afines, del denominado Ejército Shiíta, armado y organizado por Irán.

El atentado contra el científico, que además era alto oficial de la Guardia de la Revolución, ocurrió días antes del décimo aniversario del asesinato de otro científico nuclear iraní, Majid Shahriari, que Teherán también atribuyó a Israel. El ataque deja claro que Israel puede golpear en el corazón de Irán a los miembros más valiosos de su programa militar. Y deja mal parados a los miembros del establishment de seguridad del régimen.

A su vez, hace algunos años, el virus informático Stuxnet destruyó varias centrífugas iraníes. Estas máquinas se usan para enriquecer uranio, y pueden hacerlo en algunos casos hasta alcanzar el grado de riqueza que se desee. Fakhrizadeh dirigió el programa secreto "Imad". Israel y Occidente afirman que era un programa militar que buscaba construir un arma nuclear. Más allá de las negativas de Irán, fue sorprendido in fraganti por la OIEA, la agencia nuclear de la ONU, cuando en 2002 debió admitir que tenía varias instalaciones nucleares que no había declarado a la agencia internacional. Si se suma a esto el programa de misiles de largo alcance de Irán, extremadamente costoso, es coherente pensar que desee llegar a tener armas atómicas. Tanto en el plano técnico como en el de la retórica de Irán, alcanzar el arma nuclear parece algo lógico a futuro.

Ante las amenazas de Irán, el Gobierno israelí ha ordenado a todas sus embajadas que se mantengan en máxima alerta ante posibles represalias por el asesinato del científico iraní.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS