El Mundo

Irán hace maniobras navales con China y Rusia en una zona caliente

Las naves operan en el Golfo de Omán, cerca de donde este año se registraron ataques anónimos contra petroleros occidentales.

Sábado 28 de Diciembre de 2019

China, Rusia e Irán comenzaron un ejercicio naval de gran escala de cuatro días en el Océano Indico y el Golfo de Omán, en medio de las fuertes tensiones en la región, donde han estallado petroleros y habido bombardeos con misiles, siempre de autores no identificados. Las potencias árabes del Golfo y Estados Unidos acusan de esas acciones bélicas a Irán y sus aliados en la región. Las maniobras son un fuerte respaldo de las dos potencias, Rusia y China, al régimen clerical de Irán, enfrentado con Arabia Saudita, Emiratos Arabes, Omán, Bahrein y Estados Unidos.

   El Golfo de Omán ha sido un foco de tensiones geopolíticas y episodios bélicos durante 2019, después de entre mayo y junio pasados varios petroleros fueran atacados en el Estrecho de Ormuz por autores no identificados. Arabia Saudita y las demás monarquías árabes de la región acusaron a Irán de usar minas. Señalan a la Guardia Revolucionaria de Irán, con fuerte presencia en las aguas del Golfo Pérsico y en el vecino de Omán, ubicado por fuera del Estrecho de Ormuz. También Estados Unidos culpa a Irán por los ataques, que llegaron a su máximo punto cuando una gran refinería y oleoducto de Arabia Saudita fue arrasada por misiles y drones en septiembre pasado. Los aliados de Irán en Yemen se hicieron cargo del ataque, pero los saudíes y sus aliados estadounidenses así como Kuwait y Emiratos sostienen que la oleada de misiles provino desde Irán. En julio, además, Irán retuvo ilegalmente un petrolero británico.

   La flota de guerra reunida ayer planea salir del puerto iraní de Chabahar en el Golfo de Omán, antes de desplegarse a través del norte del Océano ndico, dijo el contralmirante Gholamreza Tahani. El ejercicio cubrirá 17.000 kilómetros cuadrados y consistirá en “varios ejercicios tácticos”, que incluyen prácticas de tiro y rescate de barcos de asaltos e incendios. “?Among los objetivos de este ejercicio son mejorar la seguridad del comercio marítimo internacional, contrarrestar la piratería marítima y el terrorismo, intercambiar información sobre operaciones de rescate y experiencia operativa y táctica”, añadió Tahani.

   Los ejercicios y simulacros conjuntos también sirven como señal al mundo de que las relaciones entre Teherán, Moscú y Pekín han alcanzado un nivel “significativo”, dijo Tahani. Añadió que es la primera vez que Irán ha realizado un ejercicio conjunto con dos grandes potencias navales mundiales a esta escala.

   El portavoz de defensa de Pekín, Wu Qian, dijo el jueves que el ejercicio era un “intercambio militar normal” entre las tres fuerzas armadas y que estaba en línea con el derecho y las prácticas internacionales. El simulacro no estaba necesariamente conectado con la situación regional, agregó Wu. “Los próximos ejercicios navales tienen como objetivo profundizar el intercambio y la cooperación entre las armadas de los tres países, y mostrar la fuerte voluntad y capacidad de las tres partes para mantener conjuntamente la paz mundial y la seguridad marítima, mientras se construye activamente una comunidad marítima con un futuro compartido”, dijo.

   El general iraní Abolfazl Shekarchi dijo que era “importante y vital” que se estableciera la seguridad en el Océano ndico y el Mar de Omán. “El Océano ndico y el Mar de Omán están entre las principales rutas comerciales del mundo y muchos países se desplazan en las dos regiones, por lo que establecer la seguridad allí es importante y vital”, dijo Shekarchi. El Golfo de Omán se conecta con el Golfo Pérsico a través del Estrecho de Ormuz, a través del cual pasa aproximadamente el 30% del crudo marítimo del mundo. Precisamente uno de los ataques sin autoría declarada apuntó a atacar una terminal saudita de exportación de crudo que evita el Estrecho de Ormuz. Las sospechas fueron directo contra Irán también en este caso, dado que Irán tiene por práctica casi rutinaria amenazar a sus vecinos con cerrar el estrecho, algo que puede hacer con gran facilidad.

Las maniobras navales con Rusia y China son un mensaje directo a los enemigos de Irán en la zona del Golfo Pérsico, en especial a Arabia Saudita, la que ostenta unas Fuerzas Armadas mucho más avanzadas en tecnología que las de Irán, aunque estas son mucho más numerosas.

Japón también hace acto de presencia en una zona clave

Japón anunció el envío de una fuerza naval a aguas de Medio Oriente que tendrá como misión garantizar las rutas marítimas en esta región, claves para las necesidades energéticas del país. Japón es un gran consumidor del crudo que cruza por el Estrecho de Ormuz, y que es amenazado por Irán y sus aliados en la región.

   De acuerdo con un comunicado del Ejecutivo difundido por el Ministerio de Defensa, el despliegue durará un año y al final del período se analizará la conveniencia de prolongar la misión .Se desplegarán un buque de escolta y aviones de patrullaje armado P-3C. Estos aviones de patrullaje ya participan en misiones para evitar acciones de pirateo marítimo. Suga precisó que la misión de esta fuerza será la de “recopilar información” con el fin de garantizar las rutas marítimas de Medio Oriente, de donde Japón importa el 90% del petróleo que consume.

   El despliegue se llevará a cabo en zonas del Golfo de Omán, en el norte del Mar de Arabia y en las proximidades del estratégico estrecho de Bab al Mandeb, que da entrada al Mar Rojo desde el sur. La zona coincide con la elegida por las maniobras conjuntas de Irán con Rusia y China. Pero Japón decidió no unirse a la fuerza multinacional liderada por Estados Unidos que tiene como principal objetivo garantizar las rutas del Estrecho de Ormuz.Japón se esfuerza por mantener una buena relación con Irán y el tema fue analizado en Tokio entre el primer ministro, Shinzo Abe, y el presidente iraní, Hasan Rohani, el pasado 20 de diciembre.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS