El Mundo

Irán: destituyen al ministro de Economía por la crisis

Es una dura derrota para el presidente reformista Rohani. Los fundamentalistas de Ahmadineyad apuestan a destituirlo.

Lunes 27 de Agosto de 2018

El Parlamento de Irán destituyó mediante una moción de censura al ministro de Economía, Massud Karbassian, debido a la grave crisis económica que atraviesa el país. La medida debilita al presidente reformista Hassan Rohani y fortalece en paralelo a sus enemigos internos, los islamistas más conservadores. De los 260 diputados, 137 votaron a favor de la destitución del ministro, informó la agencia oficial de noticias Isna.

Karbassian es la cuarta víctima política de la aguda crisis económica en Irán, después del ministro del Trabajo Ali Rabei y del presidente y el vicepresidente del banco central. Los despidos aumentan la presión del establishment islámico sobre el presidente reformista Hassan Rohani, quien tiene que comparecer mañana en el Parlamento para explicar cómo piensa revertir la crisis económica.

Los diputados acusaron a Karbassian de ser corresponsable del rápido declive económico. La moneda nacional, el rial, ha perdido más del 50 por ciento de su valor, la inflación "ha alcanzado niveles astronómicos" y el ministro "no ha podido presentar un programa convincente" para resolver la crisis, argumentaron los legisladores.

Los diputados acusaron a Karbassian de ser corresponsable del rápido declive económico. La moneda nacional, el rial, ha perdido más del 50 por ciento de su valor, la inflación ha alcanzado niveles astronómicos y el ministro no ha podido presentar un programa convincente para resolver la crisis, argumentaron los legisladores.

La recesión está relacionada con la decisión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de reactivar algunas duras sanciones a Irán tras la salida de Washington del acuerdo nuclear suscrito en 2015 por Teherán y las seis principales potencias mundiales. La apuesta de Rohani era que el acuerdo, que costó enormes tensiones internas con los conservadores islámicos, indujera un florecimiento económico, pero hasta ahora no se ha visto nada similar, pese a que Alemania, Francia y otras potencias se apresuraron a levantar las sanciones económicas y entablar negocios de gran envergadura con Teherán.

A principios de agosto entró en vigor una primera tanda de las nuevas sanciones de Estados Unidos y para noviembre están previstas más medidas punitivas, dirigidas sobre todo contra los sectores financiero y energético de Irán. Como consecuencia de las sanciones están bloqueadas actualmente las transferencias internacionales de dinero en Irán. Hay muy pocas divisas, lo que también explica la fuerte devaluación del rial, señalan los analistas.

En Irán, los políticos conservadores de línea islamista dura, agrupados en torno al ex presidente Mahmud Ahmadineyad, esperan que la política de Trump desemboque en la caída de Rohani y su vuelta al poder.

A su vez, los conservadores son los responsables del enorme gasto militar de la República Islámica. Las fuerzas militares y los Guardias de la Revolución, así como los proyectos misilísticos y de otras nuevas armas, pesan decisivamente sobre el gasto público. El gasto militar ha crecido marcadamente desde 2014, llegando a 14.085 millones de dólares en 2017, según la publicación Trading economics. Es una enorme cantidad de dinero que "duerme" en los cuarteles. El gasto militar es de efecto casi nulo si es visto como estímulo al crecimiento.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario