El Mundo

Irán derriba un dron de EEUU ysube aún más la tensión en el Golfo

"Fue un error muy grave", dijo Trump. Washington asegura que la nave volaba en espacio internacional. Teherán demostró su poder de fuego.

Viernes 21 de Junio de 2019

El derribo de un dron estadounidense por la Guardia Revolucionaria de Irán ha intensificado la guerra de nervios entre Washington y Teherán. Donald Trump no tardó en responder: "Irán ha cometido un error muy grave", dijo en Twitter. Del lado iraní, un general de la Guardia Revoluciaria también echó nafta al fuego: "El derribo es un claro mensaje a EEUU, nuestras fronteras son líneas rojas y reaccionaremos a cualquier agresión". Irán sostiene que el dron fue derribado en espacio aéreo iraní, cosa que Estados Unidos niega de plano: afirma que se hallaba a unos 35 km de las costas iraníes, sobrevolando aguas del Golfo de Omán, que son internacionales. El episodio se suma a la escalada de incidentes armados del último mes, que incluyen ataques explosivos a seis petroleros de parte de autores no identificados, pero que tanto EEUU como los países árabes de la región imputan a Irán. Estados Unidos mantiene una poderosa flota aeronaval en inmediaciones del Golfo de Omán, además de bombarderos y cazas en bases de Medio Oriente.

Según cita The New York Times, Trump culpó a alguien "suelto y estúpido" en Irán por derribar el dron de vigilancia no armado de Estados Unidos la madrugada del jueves sobre el Golfo de Omán (ver mapa). Agregó que "este país no lo tolerará, que yo sepa". Al mismo tiempo el presidente parecía ofrecer una salida a la crisis, diciendo que sospechaba que fue un individuo en Irán quien "cometió un gran error", incluso cuando Irán se ha atribuido el ataque y afirmó que el dron estaba operando sobre el espacio aéreo iraní. Trump hizo una distinción importante al afirmar que el episodio habría sido mucho más grave si la aeronave hubiera sido un vehículo pilotado y no un avión teledirigido. Hizo "una gran, gran diferencia" que un piloto estadounidense no se viera amenazado, dijo.

Ambos adversarios informaron que el derribo ocurrió a las 4:05 hora iraní del jueves, El dron "fue derribado por un sistema iraní de misiles tierra-aire mientras operaba en el espacio aéreo internacional sobre el estrecho de Hormuz", dijo el Comando Central de Estados Unidos. "Este fue un ataque no provocado a un equipo de vigilancia de EEUU en el espacio aéreo internacional", agregó el comando de EEUU para todo Medio Oriente.

Washington y Teherán acusaron al otro de ser el agresor, aumentando las tensiones incluso cuando han estallado temores de guerra entre los dos países. Cuando se le preguntó qué pasaría después, Trump respondió: "Veremos qué pasa".

La destrucción por parte de Irán del dron, de motor a reacción y que volaba a gran altitud, sorprendió a funcionarios del Departamento de Defensa de Estados Unidos, quienes lo interpretaron como una muestra de las capacidades crecientes de Teherán.

El teniente general Joseph Guastella, comandante de la Fuerza Aérea en el Comando Central en Oriente Medio, dijo que el ataque podría haber puesto en peligro a "civiles inocentes". El Comando Central sostiene que el avión no tripulado volaba sobre aguas internacionales, a 21 millas de la costa iraní, unos 35 km.

El episodio se produce pocos días después de ataques explosivos contra dos buques petroleros, también cerca del estrecho de Hormuz, la vía fluvial vital para gran parte del petróleo del mundo. Tanto EEUU como Arabia Saudita y Emiratos Arabes Unidos acusaron a Irán.

Los comentarios de Trump en el Despacho Oval de la Casa Blanca reflejaron la tensión entre su deseo de ser visto como un duro en el escenario mundial y su promesa de campaña de asegurarse de que Estados Unidos no se meterá en más guerras extranjeras, luego de las aventuras bélicas de Irak y Afganistán.

Los antecedentes de Trump van en dirección a una respuesta militar. A pocos meses de iniciar su mandato, Trump ordenó lanzar 59 misiles de crucero contra una base aérea de Siria después de un ataque con armas químicas contra civiles de parte del régimen de Bashar Assad.

De parte iraní, hablaron los generales de línea dura. "El derribo del dron es un claro mensaje a EEUU de que nuestras fronteras son la línea roja de Irán y que reaccionaremos enérgicamente contra cualquier agresión", advirtió en tono frontal el comandante de la Guardia Revolucionaria, general Hosein Salami. "Irán no está buscando una guerra con ningún país, pero estamos plenamente preparados para defender la patria", agregó. Todos los portavoces de uno y otro lado repiten desde hace meses que no quieren la guerra, pero los pasos que están dando parecen indicar lo contrario.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario