El Mundo

Irán aumenta su producción de uranio y se alejadel acuerdo nuclear

Encendió nuevas centrifugadoras que enriquecen el mineral, algo que viola el tratado firmado en 2015. Culpa a EEUU por renunciar al compromiso.

Domingo 08 de Septiembre de 2019

El gobierno iraní se ha alejado aún más del acuerdo nuclear internacional que firmó en 2015, al poner en funcionamiento a máquinas centrífugas de uranio muy avanzadas. Teherán justifica su decisión denunciando la las sanciones de Estados Unidos, que se retiró del pacto atómico el año pasado, y la "incapacidad" de la UE, todavía firmante del tratado, para "cumplir con su parte del acuerdo". El resultado es un escenario cada vez más peligroso para la seguridad global.

Aunque el presidente de Irán ya había adelantado su intención de renunciar a nuevos compromisos con el llamado Plan Integral de Acción Conjunta (PIAC), ha sido el portavoz de la Agencia de la Energía Atómica de Irán (AEAI), Behruz Kamalvandi, quien ha detallado las medidas tomadas. "Cuatro medidas han sido adoptadas hoy; una de ellas está relacionada con el epígrafe 39 del acuerdo y con las centrifugadoras", afirmó el funcionario. Kamalvandi señaló que "inyectamos gas en una cascada de 20 centrifugadoras IR6 desde ayer. Ensamblar una cascada de 30 unidades es nuestro siguiente plan". Tal y como subrayó el vocero, "las centrifugadoras incrementan nuestras reservas de uranio enriquecido, además de ayudarnos con las actividades de I D". Esta eliminación de los límites a la investigación y el desarrollo en materia nuclear es la tercera medida adoptada por Irán desde el pasado mayo, que de hecho ha dejado sin efecto su compromiso con el acuerdo nuclear multinacional firmado en 2015. Ese año sellaron el tratado con Irán Rusia, China, Estados Unidos, Alemania, Francia y Reino Unido. El acuerdo restringía seriamente la capacidad nuclear de Irán a cambio del fin de las sanciones internacionales que golpearon seriamente a su economía. Cuando en 2018 Donald Trump retiró a EEUU del acuerdo, Irán se mantuvo, pero en noviembre de ese año llegaron las sanciones de Washington. Estas dejaron a Teherán con la mitad de sus ventas internacionales de petróleo y gas, que había recuperado luego del acuerdo y el levantamiento de las sanciones. En junio pasado, Teherán anunció que comenzaba a retirarse por fases del acuerdo ante la acción unilateral de Washington y la "incapacidad" de Europa para refrenar a su socio estadounidense. No hizo recriminaciones de ningún tipo a Rusia y China.

La República Islámica iraní ampara todas estas medidas, que vinieron precedidas por la superación del nivel de enriquecimiento de uranio del 3,67 por ciento contemplado por el pacto, en el punto 26 de su texto: "La administración estadounidense se abstendrá de imponer nuevas sanciones nucleares. Irán ha comunicado que considerará tal reintroducción, o reimposición de sanciones, un fundamento para cesar sus compromisos con el acuerdo total o parcialmente".

De acuerdo con la agencia iraní Fars, Kamalvandi ha matizado que "no necesitamos enriquecer al 20 por ciento, preferimos dar este paso y tener más reservas de uranio al 4,5 por ciento". Además, precisó, Irán seguiría permitiendo a la Agencia Internacional de la Energía Atómica de la ONU supervisar la implementación de estas medidas, que podrían ampliarse pronto, en los próximos dos meses. Tal y como recordó este jueves el presidente Hasan Rohani, negociar la cantidad de centrifugadoras nucleares activas, así como su función fue uno de los trances más espinosos durante los diálogos que culminaron en el pacto atómico de 2015. La firma supuso un hito a favor de la paz, pues bloqueaba el camino de Irán hacia las armas nucleares a cambio de que el resto de países firmantes suspendieran todas sus sanciones y promovieran el establecimiento de lazos comerciales con Irán. Teherán se sometía a fuertes limitaciones nucleares y a continuas inspecciones internacionales. Hoy, todos estos logros están entre paréntesis.

Europa, todavía ligada al acuerdo pero acusada por Irán de incumplirlo por someterse a las sanciones de EEUU, ha expresado su preocupación por la decisión de Teherán, a la par que ha criticado la estrategia unilateral de Washington de "presión total". "Si Irán está abandonando progresivamente el PIAC es porque EEUU denunció el acuerdo que había negociado e impuso sanciones, en ruptura del mismo", ha criticado el ex embajador galo en la ONU, Gérard Araud.

En una carta a la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, el ministro de Exteriores iraní, Mohamed Yavad Zarif, ha explicado las últimas medidas, precisando que su país "está listo para proseguir con las conversaciones, a todos los niveles, con el resto de firmantes". Unas conversaciones que en las últimas semanas parecía que llegaban a buen puerto, tras una propuesta francesa de conceder una suculenta línea de crédito a Irán a cambio de su retorno pleno al acuerdo. La Casa Blanca, que advirtió que no permitiría exenciones a ningún país para garantizar este crédito, que sería pagado con ventas futuras de crudo, enfrió las expectativas. Washington sigue acusando a Irán de tener un "comportamiento maligno" en la región, en particular por su apoyo al régimen sirio de Bashar Assad, así como a los rebeldes hutíes en Yemen y al Hezbolá libanés.

exhibición. El vocero de la Organización de Energía Atómica de Irán muestra las nuevas centrifugadoras.

Trump sacó a su país del acuerdo, a lo que sumó sanciones que impiden a muchas naciones comprar crudo a Irán

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario