El Mundo

Irán admitió que derribó el avióncomercial de Ucrania por "un error"

Después de negarlo durante días, el gobierno iraní confesó que disparó un misil contra el Boeing que acababa de despegar del aeropuerto de Teherán.

Domingo 12 de Enero de 2020

Irán reconoció que derribó el avión comercial de Ucrania caído cerca de Teherán el pasado miércoles a la madrugada. Fue un "desastroso error humano", admitió Irán, que sin embargo no dejó de culpar indirectamente a Estados Unidos. El "error"se cometió horas más tarde de que Irán lanzara 21 misiles contra bases de Estados Unidos en el vecino Irak, y sus sistemas antiaéreos estaban en alerta máxima. El jefe de los sistemas antiaéreos reconoció que confundió al Boeing 737 ucraniano, que apenas había despegado del aeropuerto internacional de Teherán, con un misil de crucero de Estados Unidos. El ataque con misiles de Irán era una represalia por la eliminación en Bagdad del general Qassem Soleimani el viernes anterior. El grave incidente del derribo del avión ucraniano parece haber puesto fin al efímero clima de unidad nacional que se impuso ante la muerte de Soleimani. Ayer hubo de nuevo protestas antigubernamentales en Teherán (ver aparte).

El presidente Hasan Rohani lamentó el "desastroso error" y ofreció sus condolencias a las familias de las víctimas. El ministro de Exteriores, Javad Zarif, dijo que se trata de un "día triste" y enmarcó el fallo militar en "un momento de crisis provocado por la temeridad de Estados Unidos". Un alto mando informó de que en el momento del accidente el aparato ucraniano volaba cerca de una "posición militar sensible" y los responsables de la defensa antiaérea lo confundieron con un "objetivo enemigo". Irán había lanzado esa noche 21 misiles contra bases de Estados Unidos en Irak y una represalia era esperable. Lo inexplicable es que el gobierno iraní no haya cerrado el espacio aéreo si esperaban una incursión aérea estadounidense. El avión de Ucrania no hizo nada anómalo: solo tomaba altura luego de despegar normalmente del aeropuerto de Teherán.

Durante varios días, los iraníes atribuyeron el suceso a un "error técnico"y el viernes el director de la Agencia de Aviación Civil iraní, Alí Abedzadé, compareció ante la prensa para responder a Estados Unidos y Canadá, que ya señalaban que Irán había derribado el avión comercial, e insistió una y otra vez en que "una cosa es segura, este avión no fue alcanzado por un misil". El funcionario iraní calificó las informaciones que apuntaban al derribo del aparato como "rumores que no tienen sentido" y subrayó que "es científicamente imposible". Para entonces, el premier de Canadá, Justin Trudeau, había acusado a Irán de derribar de manera accidental al avión ucraniano. Ayer, estas informaciones de los servicios de inteligencia occidentales se confirman y la república islámica admitió el "desastroso error".

La misma noche en la que los iraníes vengaron el asesinato del general Qassem Soleimani, fallecido en un ataque de un avión no tripulado ordenado por Donald Trump, con el lanzamiento de 21 misiles contra dos bases de Irak empleadas por las fuerzas de Estados Unidos, un Boeing 737 de Ukraine International Airlines cayó a tierra a los pocos minutos de despegar del aeropuerto internacional Imán Jomeini de Teherán. Sus 176 pasajeros murieron, la mayoría eran iraníes (83) y canadienses (63). Una catástrofe que durante las primeras horas quedó eclipsada por el riesgo al estallido de una guerra directa y a gran escala entre Washington y Teherán.

El general Amir Ali Hayizadeh, jefe de la división aeroespacial de la Guardia Revolucionaria, dijo que su unidad asumía la "plena responsabilidad'' por lo ocurrido. En un discurso emitido por la televisora estatal, el general reconoció que cuando se enteró del derribó del avión"deseé estar muerto''.Las fuerzas de la Guardia que rodeaban la capital iraní habían reforzado sus defensas aéreas y estaban en su "nivel más alto de preparación'' por temor a represalias de Estados Unidos, explicó el general. Su mando tomó la "mala decisión'' de abrir fuego contra el avión tras confundirlo con un misil de crucero estadounidense. Hayizadeh explicó que, "cuando las condiciones son de guerra, las autoridades competentes deberían cancelar los vuelos, pero no se pidió esto a la Organización de la Aviación Civil" y los viajes continuaron. Según el comandante, el sistema integrado de defensa varias veces comunicó por error que se habían "lanzado unos misiles de crucero contra el país. En una o dos etapas se insiste también en que los informes llegados dicen que los misiles de crucero están de camino, estén preparados", agregó el comandante Hayizadeh.

El detallado informe del general iraní parece una manera de deslindar responsabilidades y depositarlas al menos en parte en las autoridades de aviación civil. El reconocimiento del derribo es un golpe para el régimen iraní, enfrentado de manera abierta con Estados Unidos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario