El Mundo

Irán: 450 detenidos, entre ellos 33 periodistas, y al menos 19 muertos

Teherán. — Al menos 19 muertos, cientos de heridos, periodistas expulsados y más de 450 detenidos es el saldo parcial de la ola de represión en Irán durante el fin de semana contra  las protestas por la repudiada reelección del actual presidente Mahmud Ahmadineyad el pasado 12 de junio. Pero anoche llegó un importante gesto de distensión...

Lunes 22 de Junio de 2009

Teherán. — Al menos 19 muertos, cientos de heridos, periodistas expulsados y más de 450 detenidos es el saldo parcial de la ola de represión en Irán durante el fin de semana contra  las protestas por la repudiada reelección del actual presidente Mahmud Ahmadineyad el pasado 12 de junio. Pero anoche llegó un importante gesto de distensión, cuando un poderoso organismo oficial reconoció  por primera vez irregularidades en las elecciones, aunque por un número de votos que no puede variar el resultado final.
  La estadounidense CNN señaló 19 muertos en las protestas de los seguidores del líder opositor, Mir Hossein Mousavi, sin que sea posible corroborar esta cifra, dadas las enormes restricciones a la prensa impuestas por el gobierno.
  Se estima que desde el comienzo de las protestas, el 13 de junio, podrían haber muerto entre 18 y 25 personas. Los medios internacionales no pueden informar desde Irán y todos los medios nacionales están bloqueados y sometidos a censura o cierre. En estas condiciones, Internet se ha vuelto fundamental para enviar información al exterior del país, pero las autoridades islámicas ya han puesto su atención en este instrumento, bloqueando parcialmente las redes sociales Facebook y Twitter.

Datos oficiales. Las autoridades iraníes indicaron en un comunicado que detuvieron a 457 manifestantes que estuvieron involucrados en daños a la propiedad pública, según la agencia de noticias Mehr. De acuerdo con fuentes cercanas a Mousavi, candidato rival de Ahmadineyad en los comicios del 12 de junio, antes de las protestas ya habían sido detenidos más de 200 manifestantes, entre ellos ex funcionarios, estudiantes y periodistas.
  Desde hace nueve días los seguidores de la oposición salen a la calle para protestar por la reelección de Ahmadineyad. El conflicto se disparó dramáticamente este sábado, cuando se desató la represión a gran escala luego de que el viernes el  “guía espiritual” del régimen, el ayatolá Ali Khamenei, dictaminó que las elecciones habían sido limpias y descalificó a los opositores.
  Mousavi convocó ayer a sus seguidores a continuar con sus protestas, pero les advirtió que se abstengan de utilizar la violencia. “En sus protestas se sigue demostrando restricción. Espero que las fuerzas armadas eviten un daño irreversible”, agregó, en un guiño a los militares.

Irregularidades. En este convulsionado marco, el Consejo de Guardianes dijo que comprobó irregularidades en las elecciones. Según el canal de televisión iraní Press TV, se determinó que en 50 ciudades votaron más personas de las que figuraban en el padrón. Un portavoz del organismo dijo que las irregularidades se refieren a más de tres millones de votos. El Consejo había recibido la denuncia del partido de Mousavi, aunque había advertido que sólo haría una revisión parcial del escrutinio, y nunca  llamaría a repetir las elecciones, como exigen Mousavi y el resto de los opositores.

Arrestos en la elite. La hija del ex presidente y alto clérigo Akbar Hashemi Rafsanyani y otros cuatro parientes suyos fueron arrestados. Rafsanyani es un multimillonario empresario, partidario del ala reformista. Las detenciones de su familia suponen una escalada en el conflicto interno del poder, que claramente ha llegado a un punto de ruptura entre las facciones del régimen. La CNN se preguntaba ayer si no había asimismo grietas en las fuerzas armadas.
  Mientras tanto, el Parlamento iraní pidió revisar los lazos diplomáticos con Reino Unido, Francia y Alemania, como con los demás países de la Unión Europea que han dudado de los resultados de las elecciones. Ahmadineyad acusó a esos países de tomar partido en las elecciones, y apuntó en especial a Barack Obama.
La BBC, sancionada. La guerra de acusaciones coincide con la expulsión del corresponsal de la emisora británica BBC, Jon Leyne, al que se le ordenó abandonar el país en un plazo de 24 horas. También el corresponsal de la TV árabe Al Arabiya debe abandonar Irán.
  Por su parte, la organización internacional Reporteros sin Fronteras (RSF) aseguró que la cifra de periodistas detenidos por las autoridades iraníes desde el inicio de las protestas aumentó drásticamente durante el fin de semana hasta 33. Entre los detenidos se encuentra, según sus datos, el jefe de la asociación de periodistas iraníes, Ali Mazroui. Además, la revista estadounidense Newsweek comunicó que su reportero en Irán, el canadiense Maziar Bahari, fue detenido.

Un video conmocionante. Un video, en el que se muestra la muerte de una joven en las manifestaciones del sábado en Teherán, generó conmoción en todo el mundo (http://www.youtube.com/watch—v=hjgWeUIMU0U). Se asegura que la joven, Neda, de 19 años, recibió un disparo de un tirador de las milicias estatales Basish, cercanas a Ahmadineyad, mientras miraba las protestas con su padre. You Tube puso ayer al video bajo restricción por el carácter sangriento de las imágenes, pero igualmente recorrió el mundo Se cree que el de la joven es sólo un caso entre muchos de muerte de manifestantes desarmados a manos de los milicianos del régimen islámico. Anoche se escucharon disparos en el norte de Teherán, y hoy, lunes, la ciudad amaneció con miles de policías y milicianos armados en los puntos neurálgicos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS