El Mundo

India probó un misil intercontinental que puede alcanzar Pekín y Shanghai

El país se suma al exclusivo club de los que cuentan con armas atómicas y cohetes de largo radio. En 2002, India estuvo cerca de una guerra nuclear con su vecino y enemigo, Pakistán.

Viernes 20 de Abril de 2012

Nueva Delhi. - India se sumó al exclusivo grupo de países que cuentan con misiles intercontinentales con capacidad nuclear, tras lanzar con éxito un cohete de fabricación propia. El test fue un mensaje directo a su vecina y rival, China, dado que ahora Pekín y Shanghai están dentro del alcance de las cabezas nucleares indias. El país celebró el ensayo misilístico con alborozo.

El test del misil Agni V fue "un éxito al cien por ciento", declaró un portavoz de la agencia del Ministerio de Defensa que desarrolló el misil. "Se alcanzaron todos los objetivos y parámetros de la misión". Con más de 5.000 kilómetros de alcance, el misil puede alcanzar todo el territorio de China. Agni significa "fuego" en idioma hindi. Por supuesto que el Agni V también puede alcanzar todos los puntos del territorio del otro gran vecino y rival de India, Pakistán. Pero esto ya era posible con los hermanos menores del Agni V, los modelos II, III y IV.

Hasta ahora sólo los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU tenían armas de este tipo (China, Estados Unidos, Rusia, Reino Unido y Francia). Se cree además que Israel tiene misiles armados con cabezas nucleares, pero se desconoce su real alcance.

El cohete fue lanzado desde la isla de Wheeler, frente a la costa este de India. "India es hoy una nación con la capacidad probada para diseñar, desarrollar y producir un misil de largo alcance", declaró con orgullo el jefe de la DRDO (Organización para la Investigación y Desarrollo en Defensa), V.K. Saraswat. La DRDO estuvo a cargo del desarrollo y ensayo del misil. "India es ahora una potencia misilística", agregó. La prensa india celebró el test. El diario The Times of India entrevistó al anterior jefe de la DRDO, M. Natarajan, quien subrayó que los más de 5.000 km de alcance del Agni V son "adecuados" a las necesidades de disuasión de India. "Cubrirá adecuadamente las necesidades del país. El Agni V es razonablemente adecuado. Su alcance dará al liderazgo político del país la tranquilidad de tener esta opción" si resultara necesaria, subrayó el experto.

Pero el Agni V todavía deberá ser probado con éxito al menos cuatro veces más, antes de ser introducido a las fuerzas armadas, previsiblemente en 2014 o 2015. El misil mide 17 metros de alto y pesa 50 toneladas. Puede llevar una cabeza de 1,5 tonelada, más que suficiente para portar un arma nuclear. Su desarrollo costó oficialmente 490 millones de dólares.

El primer ministro indio, Manmohan Singh, habló de un "hito". "Toda la nación está unida para honrar los logros de nuestra comunidad científica, que ha llenado de orgullo al país" afirmó el premier. Efectivamente, el clima de orgullo nacional era palpable ayer en India.

"Función defensiva". Como todas las potencias nucleares, India subraya que no persigue una doctrina ofensiva y que sus armas atómicas tienen solamente una función disuasoria y defensiva. Hasta ahora, el alcance de los misiles indios (Agni III y Agni IV) era de 3.500 kilómetros. Con ello estaba cubierta la totalidad de Pakistán, que también cuenta con armas atómicas y misiles. Los dos países se han enfrentado en tres guerras desde su independencia en 1947. En 1998 ambas naciones protagonizaron una exhibición de poder nuclear sin precedentes, cuando cada una hizo estallar cinco armas atómicas. A inicios de mayo, India probó sus bombas bajo tierra. Apenas 15 después Pakistán hizo lo mismo. A inicios de 2002, por un ataque terrorista al Parlamento indio, la tensión entre ambos vecinos escaló a tal punto que muchos temieron que Nueva Delhi e Islamabad arderían bajo el hongo nuclear. Familiares de diplomáticos y otros extranjeros abandonaron las ciudades de ambos países.

Reacción china. India también apunta a su agresiva vecina del este, China, que ahora queda totalmente cubierta con el Agni V. La reacción de China fue de contención. "No somos competidores, sino socios", dijo el portavoz del Ministerio del Exterior, Liu Weimin. El portavoz destacó que las relaciones bilaterales son buenas y que las dos partes deben profundizarlas y contribuir "positivamente" a la paz y la estabilidad de la región. China e India son los dos países más grandes del grupo BRICS (junto con Brasil, Rusia y Sudáfrica). En una columna editorial, el diario chino "Global Times", que pertenece al Partido Comunista, reaccionó con dureza: "India no debe sobrevalorar su fortaleza", afirmó. "Aunque tenga un misil que pueda alcanzar casi cualquier parte de China no significa que gane algo si se muestra arrogante en las disputas con China".

India y China se enfrentaron en 1962 en una guerra fronteriza. Las relaciones han mejorado mucho, pero suele haber tensiones. Los dos países han aumentado de forma constante sus presupuestos de defensa. En el último año China aumentó su gasto militar 11 por ciento, a 143.000 millones de dólares e India un 17 por ciento, a más de 40.000 millones de dólares. Los especialistas creen que China hace otros gastos militares ocultos.

En cuanto a la sociedad india, es evidente que tomó el lanzamiento del Agni V como un motivo de orgullo nacional. Ya había ocurrido lo mismo en 1998, cuando la serie de ensayos atómicos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario