El Mundo

Iñaki Urdangarin, el "martirio" de la casa real española, cumple 50 años

Aguarda el pronunciamiento de la Justicia sobre su recurso a la sentencia que lo condenó a 6 años de cárcel por corrupción.

Domingo 14 de Enero de 2018

Iñaki Urdangarin, cuñado del rey español Felipe VI, cumple mañana 50 años a la espera de que la Justicia se pronuncie sobre su recurso a la sentencia que en febrero lo condenó a más de seis años de prisión por el caso de corrupción que lastró la imagen de la monarquía española y del reinado de Juan Carlos I. En una década pasó de ser un talentoso deportista casado con una infanta de España a estar condenado por prevaricación, malversación, fraude y otros delitos por su papel en una trama que desvió fondos públicos a través de una entidad supuestamente sin ánimo de lucro. En 2014, el entonces jefe de la casa del rey llegó a calificar de martirio el caso por el que Urdangarin y su esposa, la infanta Cristina, fueron acusados y juzgados. Un caso que terminó de sumir a la monarquía española en una profunda crisis y que llevó al rey Juan Carlos I a abdicar ese mismo año en su hijo Felipe.

Desde 2013, Urdangarin vive en Ginebra (Suiza) junto a su mujer y los cuatro hijos que la pareja tiene en común. Se mudaron allí para evitar la presión mediática y social levantada por las investigaciones del "caso Nóos". Su momento más delicado fue cuando a principios de 2016 tuvieron que sentarse en el banquillo de los acusados en un juicio que acaparó la atención de todo el mundo. "No tengo ni idea", "no me encargaba de esto" y "no lo recuerdo" fueron algunas de las respuestas evasivas que el ex deportista dio ante el tribunal de Palma. Urdangarin (Zumárraga, España, 1968) nació en una familia acomodada del norte de España. Apasionado por el deporte, jugó durante 14 años en el equipo de Balonmano del FC. Barcelona y formó parte también de la selección española en tres Juegos Olímpicos, con la que consiguió medallas de bronce en Atlanta 1996 y Sydney 2000. En 1997 se casó en Barcelona con la infanta, a la que conoció precisamente en los juegos de Atlanta. Las imágenes de una boda de cuento en Barcelona dieron la vuelta al mundo. El matrimonio tuvo cuatro hijos, tres niños y una niña, que ahora tienen 18, 17, 15 y 12 años. Tras su retiro profesional del balonmano y antes de que aparecieran las primeras informaciones sobre sus negocios ilícitos, Urdangarin fue elegido en 2004 vicepresidente del Comité Olímpico Español (COE). Un año después empezaron a extenderse los rumores sobres posibles actividades irregulares por parte del Instituto Nóos. Poco después, el entonces cuñado del rey Juan Carlos I salió de la junta directiva de la entidad por "recomendación" de un asesor del monarca, según relató el mismo en su declaración en el juicio.

En 2011, Urdangarin fue imputado por un juez, lo que supuso un duro golpe para la familia real española, que no pasaba por su mejor momento. Ante la Justicia siempre desvinculó a su esposa de cualquier irregularidad. Juan Carlos I apartó a su yerno de los actos oficiales de la casa real por su "comportamiento no ejemplar" y, meses después, borró también su perfil de la página web de la institución.

Con la proclamación de Felipe VI como rey, en junio de 2014, la infanta Cristina y su hermana Elena dejaron de formar parte del núcleo de la familia real española. Una de las primeras medidas que tomó el nuevo monarca fue retirar el título de duquesa de Palma a Cristina ante la negativa de ésta durante años a renunciar a sus derechos de sucesión al trono de España, como le reclamó primero su padre y después su hermano. La decisión dejó "de facto" a Urdangarin sin el mismo título.

Tras seis años de total distanciamiento, Urdangarin y Felipe VI coincidieron públicamente el pasado julio en la fiesta de cumpleaños que el príncipe Pablo de Grecia celebró en Reino Unido, aunque ninguna imagen dejó constancia de que intercambiaran una palabra.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario