El Mundo

Imparable "cacería humana" del EI contra un clan de Irak

Combatientes de la milicia terrorista Estado Islámico (EI) asesinaron ayer a otros 36 miembros del clan sunita Al Bu Nimr en la provincia iraquí de Al Anbar.

Martes 04 de Noviembre de 2014

Combatientes de la milicia terrorista Estado Islámico (EI) asesinaron ayer a otros 36 miembros del clan sunita Al Bu Nimr en la provincia iraquí de Al Anbar. Lo informó el canal de televisión Alsumaria, que se remite al jeque Naim al Kaud, jefe del clan, quien dijo que los yihadistas perpetraron la matanza cerca del lago Thartahar, al norte de la capital provincial Ramadi.

El grupo extremista sunita ya ha matado a por lo menos 332 miembros de esta tribu sunita, leal al gobierno de Bagdad, solamente desde el miércoles pasado según el Ministerio de Derechos Humanos iraquí. Por su parte, Suhair Al Rawi, miembro del comité de seguridad de Al Anbar pidió ayuda militar para esta provincia del oeste de Irak, donde los yihadistas de Estado Islámico ejecutaron a 200 combatientes de un clan los últimos días. Al Rawi destacó que las tribus de la región tienen "necesidad urgente" de armas y de equipos para combatir a los yihadistas. Los extremistas han realizado considerables conquistas de territorio en las últimas semanas en Al Anbar, provincia situada entre la frontera con Siria y Bagdad.

Los líderes tribales y los funcionarios de seguridad indicaron que Estado Islámico mató a más de 200 miembros del clan Al Bu Nimr en una serie de masacres que comenzaron el miércoles pasado en Hit, una localidad de la provincia recientemente capturada por el grupo extremista. Entre las víctimas había niños. Miembros de este clan lucharon junto a soldados iraquíes shiítas contra el EI y desde entonces los yihadistas los persiguen con extrema dureza. Otros clanes sunitas luchan en Irak del lado del Estado Islámico.

En Al Anbar se registraron el año pasado numerosas manifestaciones contra el ex primer ministro shiíta Nuri al Maliki, que a finales de año envió fuerzas de seguridad a la zona para acabar con los campamentos de protesta. Los consiguientes enfrentamientos confesionales permitieron al Estado Islámico ganar terreno en la zona central sunita de Irak, sobre todo en las principales ciudades de Al Anbar, Faluya y Ramadi. Desde aquí lanzaron su sorprendente ofensiva a mitad de este año, que rápidamente los llevó a tomar Mosul, en el norte, y acercarse a los límites de Bagdad, donde todavía están. Los bombardeos aéreos de EEUU han golpeado al EI pero no le han impedido mantener sus posiciones e incluso avanzar en algunos lugares.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario