El Mundo

Impacto mundial del nuevo número de Charlie Hebdo

Terrorismo islámico vs. libertad de expresión. El semanario salió a la calle ayer tras el atentado la semana pasada. La tirada, de 3 millones de ejemplares, se agotó rápidamente.

Jueves 15 de Enero de 2015

Hace una semana, Charlie Hebdo era una publicación para un público muy específico, poco conocida fuera de Francia, con una circulación de 60.000 ejemplares. Ayer, el primer número del periódico satírico tras el atentado de la semana pasada contra sus redactores e ilustradores tuvo un tiraje de 3 millones de ejemplares y fue noticia de primera plana en todo el mundo.

Los lectores franceses se abalanzaron sobre los puestos de periódicos para comprar un ejemplar y diarios europeos reprodujeron sus caricaturas en un gesto de solidaridad. Pero la decisión de publicar la imagen del profeta Mahoma en la tapa, con un cartel que dice "Je suis Charlie" (Yo soy Charlie) irritó a los musulmanes, que lo consideraron un nuevo insulto a su religión.

Los quioscos, que vendían un ejemplar por persona, agotaron el semanario antes de las 8 de la mañana, según informó el representante del organismo que reúne a los vendedores de diarios y revistas de Francia ante la prensa.

Una caricatura del profeta Mahoma con una lágrima rodando por su mejilla sosteniendo un cartel con la leyenda "Yo soy Charlie" bajo el inesperado titular "Todo está perdonado" protagoniza la portada del número.

"En la última semana, Charlie, un diario ateo, consiguió más milagros que todos los santos y profetas combinados. Del que estamos más orgullosos es que tengan en sus manos el diario que siempre hicimos", sostiene la publicación en un editorial.

En Nueva York hubo una demanda enorme por el nuevo número del semanario, el cual no estaba disponible en la ciudad. Los vendedores de diarios dicen que recibieron miles de llamadas preguntando por la publicación.

"Es lo único que estoy haciendo hoy", aseguró Ami Patel, propietario del local de venta de diarios, revistas y libros Around the World, cerca de Times Square, y uno de los sitios que más publicaciones extranjeras ofrece en la ciudad. "Hay una llamada por minuto, más la gente que entra a preguntar", agregó.

En otros puestos de venta de diarios y revistas se repitió la misma historia.

Pero la revista no llegó todavía a Nueva York y ni siquiera estaba disponible en la división cultural de la embajada francesa.

En toda Europa hubo mucha demanda de la revista y varios diarios publicaron fragmentos de Charlie Hebdo.

El diario español El País publicó dos páginas con caricaturas traducidas al español, pero no incluyó imágenes del profeta.

Il Fatto Quotidiano, pequeño diario de Italia, ofreció un suplemento de 16 páginas con una edición de la revista en francés, con pies de grabado en italiano. "¿Por qué lo hacemos?", escribió el jefe de redacción Antonio Padellaro en una columna de primera plana. "Porque el viernes pasado, cuando llamamos al periodista de más alto rango de Charlie Hebdo que sobrevivió, nos dijo, «gracias, son el único diario italiano que nos lo pidió»".

Ayer fue difícil encontrar copias impresas del semanario, pero muchos vendedores de distintos países dijeron que esperaban recibirlas para el fin de semana.

En internet la gente se peleaba por copias de Charlie Hebdo. En un portal de ventas de Irlanda, la versión electrónica ofrecida como correo electrónico tenía un precio inicial de 6,50 euros (8 dólares) y se ofrecía en más de 200 euros (240 dólares) una copia impresa. En eBay británico, llegaron a ofrecerse en 95.000 libras (145.000 dólares), aunque no estaba claro si era una oferta genuina o no.

Copias digitales piratas de este número, realizado por los supervivientes del ataque que diezmó la redacción del semanario el pasado miércoles, circulaban en varios sitios de descargas ilegales, comprobó la AFP.

Las subastas por anteriores ediciones de Charlie Hebdo también se dispararon la semana pasada en eBay, justo después del atentado. "Lo que ocurre en eBay (...), es absolutamente indecente", denunció Christophe Deloire, secretario general de la organización Reporteros Sin Fronteras.

La empresa anunció que retiraría "las revistas escaneadas y ofrecidas en formato PDF", asegurando que devolvería "integralmente a Charlie Hebdo las posibles comisiones cobradas por las ventas de productos (con los lemas) "Charlie Hebdo" y "Yo soy Charlie".

Los defensores del semanario elogiaron la portada por continuar la misión satírica de la publicación, proclamando su derecho a la libertad de expresión y al mismo tiempo mantener un tono acongojado y un mensaje pacífico.

Turquía prohibió la portada

La justicia turca prohibió ayer la difusión en internet de la caricatura del profeta Mahoma publicada en portada por la revista satírica Charlie Hebdo, que fue reproducida por el diario opositor turco Cumhuriyet, y que ha provocado cólera en varios países musulmanes.
  Algunas horas después de que el semanario satírico llegara a los quioscos, un tribunal de Diyarbakir (sudeste) ordenó el bloqueo a “los sitios internet que publican la portada de Charlie Hebdo”, considerada como una provocación por muchos musulmanes.
  Entre los dibujos figura la portada del dibujante Luz, que muestra al profeta Mahoma con un cartel “Yo soy Charlie”, el eslogan de los millones de manifestantes que desfilaron en Francia y en el extranjero para condenar los atentados de la semana pasada, que causaron la muerte de 17 personas en tres días, entre ellos varios periodistas y dibujantes del semanario.
  “La libertad de expresión no autoriza a decir todo lo que uno quiera”, argumentó el tribunal turco, para quien las palabras, los escritos, los dibujos y las publicaciones que denigren los valores religiosos y al profeta constituyen un insulto para los creyentes.
  Al igual que otras caricaturas que muestran a Mahoma, cuya representación está prohibida por el islam, la portada de Charlie Hebdo provocó violentas críticas y advertencias en los países del mundo islámico.
  Para la Unión Mundial de Ulemas Musulmanes, no es “razonable, ni lógico, ni sensato, publicar dibujos y películas” que ofendan al profeta o que ataquen al islam. Por su parte, la radio de la organización yihadista Estado Islámico (EI) calificó la publicación de nuevas caricaturas como “extremadamente estúpida”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS