El Mundo

Huelga general y otra gran manifestación en Chile

Hubo hechos de violencia en Iquique, Valparaíso y Concepción, al cumplirse la jornada 26 de protesta. Manifestantes contra Carabineros en Santiago.

Miércoles 13 de Noviembre de 2019

Chile cumplió ayer 26 jornadas de movilizaciones con una gran manifestación en Santiago y una huelga general que congeló la actividad en la mayor parte del país en reclamo de mejoras sociales, mientras el peso cayó a bajos históricos frente al dólar y comenzó a ser motivo de preocupación.

Saqueos e incendios se produjeron en diversas ciudades, principalmente en Iquique, Valparaíso y Concepción tras las marchas convocadas en el marco de la huelga que exigió una nueva Constitución y Asamblea Constituyente.

Mientras en Santiago, la red de buses de TranSantiago dejó de circular, lo que no impidió que nuevamente en Plaza Italia tenga lugar una masiva concentración. En la capital chilena además se registraron enfrentamientos entre Carabineros y grupos de manifestantes.

Miles de personas volvieron a reunirse por la tarde en el centro neurálgico de la ciudad. Las imágenes mostraron humo saliendo de uno de los costados de la Plaza Italia, bautizada como Plaza Dignidad, en relación al reclamo de recuperar la dignidad.

La cadena de supermercados Líder, perteneciente a la estadounidense Walmart, cerró sus puertas en todo el país dada la magnitud de los incidentes.

En la mañana decenas de miles de personas transcurrieron por las calles más importantes de Santiago y las principales ciudades del país en un ambiente pacífico y festivo marcado por pitidos, música y la agitación de banderas.

El paro nacional fue seguido ampliamente y en las ciudades se vivió el ambiente de un día feriado.

En Santiago el Registro Civil adhirió al paro convocado por la Asociación Nacional de Empleados Fiscales y otras organizaciones gremiales y prestaba servicios mínimos para aquellos que se fueran a casar y tuvieran cita previa.

Las clases estaban suspendidas porque muchos profesores y alumnos no podían acudir a cumplir sus tareas rutinarias.

En el vecino puerto de Valparaíso el Congreso suspendió sus actividades y se registraba un paro del transporte público y privado al que se sumó el metro que une la ciudad con el balneario de Viña del Mar y otras urbes.

En las inmediaciones de la sede legislativa encapuchados lanzaron piedras y levantaron barricadas que luego derivaron en saqueos. En la tarde, lanzaron piedras a uno de los lugares emblemáticos de la ciudad, el hotel O'Higgins y se saqueaba uno de los principales supermercados.

A comienzos de la mañana algunos locales fueron apedreados, lo que inhibió la apertura de muchos comercios y pequeñas y medianas empresas ante el temor de ser saqueados o que sus instalaciones sean atacadas. La municipalidad de Valparaíso confirmó el paro de sus funcionarios.

En Concepción, al sur del país, las manifestaciones eran multitudinarias y se cifraban en decenas de miles de asistentes. En esa ciudad se quemaba el edificio de la gobernación y las personas que se encontraban ahí debieron de ser evacuadas. En tanto, grupos menos numerosos se congregaban en Temuco, también en el sur. En Antofagasta, al norte, barricadas obligaron a suspender el transporte público. Y en Punta Arenas, en la Patagonia, centenas salieron a las calles a mostrar su descontento.

Los 26 días de movilizaciones han tenido un alto costo económico. La Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo estimó que se podrían perderse hasta 100.000 empleos y muchas economías familiares y pequeños y medianos empresarios se han visto fuertemente afectados.

El martes el peso caía a su mínimo y el dólar superaba el récord histórico de 800 pesos por unidad tras estar en torno de los 700 a 720 pesos antes de las manifestaciones. Al final de la jornada bursátil cerró a 781 pesos.

El ministro de Hacienda, Ignacio Briones, dijo que el alza de la divisa "es una señal de inquietud que estamos siguiendo muy atentamente".

Chile vive una revuelta social sin precedentes desde el 18 de octubre cuando un alza en la tarifa del metro detonó incendios y ataques en la mayoría de sus estaciones y centenares de saqueos a supermercados seguidos por multitudinarias protestas por un abanico de demandas, que van desde mejoras en la educación, la salud y las pensiones y una nueva constitución.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS