El Mundo

Hubo confusión en las calles: "¿Alguien sabe lo que decidió?"

Viernes 27 de Octubre de 2017

"Pero que se decida algo! O lo uno o lo otro!": una mujer pedía ayer claridad en las calles de Barcelona minutos después de que Carles Puigdemont descartara convocar elecciones y diera continuidad a su plan independentista en una esperada declaración institucional. Nada pareció demasiado claro ni demasiado satisfactorio para los centenares de personas que se concentraron frente al Palau de la Generalitat, sede del Ejecutivo catalán, para escuchar expectantes a Puigdemont. "Alguien sabe lo que decidió?", preguntó un hombre también desconcertado tras el discurso del mandatario de Cataluña. Un altavoz trasladaba el discurso de Puigdemont con cierto retraso y, a veces, entrecortado. Y sus palabras tampoco parecieron transmitir exactamente lo que los congregados esperaban oír. "La verdad es que no he oído muy bien lo que dijo, pero estoy un poco más esperanzado que esta mañana", señaló a Pol, un estudiante de 18 años.

Era uno de los cientos de estudiantes que decidieron marchar hasta la plaza Sant Jaume, donde se encuentra la Generalitat, alertados por los rumores de que Puigdemont había decidido dar marcha atrás en su intención de declarar la independencia y pretendía disolver el Parlamento catalán y convocar elecciones regionales para evitar que Madrid interviniese la autonomía y destituyera a su gobierno en pleno. "Estoy esperanzado. Se jugó una partida de ajedrez, hemos movido muy bien las piezas y el Estado español actuó de la manera previsible", analizó Joan, un ex empleado de banca de 42 años. "Desde aquí, hemos intentado el diálogo hasta el final, pero el Estado español se ha mostrado intransigente como siempre", añadió, arropado también por una estelada y tocado con una barretina, el gorro del traje regional catalán. "Mañana (por hoy), el Parlament declarará la independencia seguro, sin duda", prosiguió, convencido de que el Parlamento catalán aprobará por mayoría la declaración de independencia que podría proponer Puigdemont. Pero nada es seguro. La jornada de ayer fue caótica y de infarto. Con múltiples rumores y desmentidos circulando en todas las direcciones.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario