El Mundo

Hong Kong se rebela contra las limitaciones de Pekín a su democracia

La ex colonia británica pasó bajo control chino en 1997, pero con la promesa de respetar su cultura política pluralista. Los estudiantes adelantaron una protesta y sorprendieron al gobierno central.

Lunes 29 de Septiembre de 2014

La policía de Hong Kong lanzó ayer gases lacrimógenos contra decenas de miles de manifestantes en favor de la democracia en la ciudad, los que bloquearon importantes zonas de la metrópolis como parte de una campaña de desobediencia civil cada vez más intensa. Anoche la tensión continuaba, con miles de manifestantes que dormitaban en las zonas neurálgicas de la ciudad. El régimen comunista parece estar desconcertado, y por ahora evita reprimir con brutalidad, como haría en cualquier otra ciudad china ante una rebelión similar.

Los manifestantes protestan contra la voluntad de Pekín de controlar estrechamente la elección de los dirigentes políticos de Hong Kong, mediante el cierre de una lista de candidatos. El pequeño territorio de algo más de 7 millones de habitantes es una ex colonia británica que goza de más libertades políticas que el resto de China, donde los derechos políticos y civiles casi son inexistentes.

En medio de nubes de gas lacrimógeno, hubo repetidos enfrentamientos con las fuerzas del orden. El uso de gases lacrimógenos es bastante inusual en Hong Kong. De hecho, en un primer momento los agentes echaron mano sólo de gas pimienta para intentar dispersar a los manifestantes, sin lograrlo. Los manifestantes coparon una de las principales avenidas de la ciudad tras superar a fuerza de número un cordón policial. Los manifestantes lograron así paralizar el tráfico en la avenida Connaught Road, una de las principales de la ciudad. Luego se dirigieron al al edificio que alberga el gobierno y el consejo legislativo locales, frente al cual hay manifestantes acampando desde el viernes.

El gobierno central chino manifestó su apoyo a las autoridades de Hong Kong, y advirtió que se opone a "toda actividad ilegal que pueda minar el imperio de la ley y poner en peligro la tranquilidad social". Los medios chinos, totalmente controlados por el régimen comunista, hablaron en el mismo tono de la masiva rebelión civil de Hong Kong. Sólo los medios locales, que gozan de una libertad inconcebible en el resto del país, mantienen unacobertura activa y creíble del conflicto. Entre otros medios locales, el diario en inglés South China Morning Post dio cuenta de la liberación de un líder estudiantil —otro indicio del temor que tienen las autoridades a que el conflicto estalle a gran escala y supere los límites de Hong Kong. El diario también colgó en su web una galería de fotos de los manifestantes y la represión bajo el título "Manifestantes sólo buscan plena democracia para la ciudad", y agregaba que lo hacían en desafío del apoyo de Pekín y el gobierno local "a la restrictiva reforma electoral".

Inusual. El inusual calibre de la movilización de ayer se debe en buena medida a la decisión de "Occupy Central", la organización más visible del movimiento prodemocracia, de adelantar una acción de protesta prevista en principio a partir del 1º de octubre. La principal demanda de estos jóvenes hongkoneses es elegir por sufragio universal y libre al jefe del gobierno local, y que no esté necesariamente sometido a las órdenes de Pekín. El gobierno central anunció en agosto que la próxima elección del jefe político de la ciudad, en 2017, tendrá lugar por sufragio universal, pero que sólo podrán presentarse dos o tres candidatos aprobados por un comité sometido a Pekín. Occupy Central reclama "la retirada" de esta decisión y "una reactivación del proceso de reformas políticas". "Exigimos que el gobierno (local) de Leung Chun-ying presente al gobierno central un nuevo informe sobre reformas políticas, que refleje plenamente las aspiraciones a la democracia del pueblo de Hong Kong", dijo Occupy. "Nuestro objetivo es poner de rodillas al gobierno", afirmó uno de los líderes estudiantiles, Wong Hon-leung.

El jefe del Ejecutivo hongkonés, Leung Chun-ying, respondió en conferencia de prensa que su equipo está "decidido a oponerse a las acciones ilegales de ocupación llevadas a cabo por Occupy Central". Repetía así el vocabulario de Pekín. Occupy Central es dirigida por dos profesores de universidad y un sacerdote. Hasta ayer amenazaba con paralizar a partir del 1º de octubre el distrito negocios Central, el emblema del poderío financiero de Hong Kong. Pero ante la movilización estudiantil la noche del sábado a domingo, decidió anticipar la ocupación de la plaza Central y pidió a sus militantes que se unieran a la manifestación. Pronto, decenas de miles de ciudadanos adultos se sumaron a los jóvenes, pernoctando en la avenida Connaught y en la propia Central.

La diputada local Claudia Mo denunció que cinco personas fueron detenidas, entre ellas tres de sus colegas. La policía dijo que detuvo a 74 personas. Hoy, la ciudad amaneció con las escuelas y otros servicios cerrados, sin bancos ni transporte público. Los manifestantes parecen estar preparándose para una protesta larga, con puestos de primeros auxilios y provisión de ropa de protección, agua y comida.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario