El Mundo

Hong Kong responde a las amenazas de China con una multitudinaria manifestación

Más de un millón de ciudadanos marchó bajo la lluvia para reivindicar sus reclamos: más libertades y que se frene el avance de Beijing.

Lunes 19 de Agosto de 2019

Una fuerte lluvia cayó el domingo sobre un millón de manifestantes protegidos con paraguas que marcharon por el centro de Hong Kong. La nueva marcha masiva, que según sus organizadores reunió 1,7 millón de personas, es un desafío directo a China, que ha enviado a inmediaciones de Hong Kong tropas de policía antimotines y exhibido su poder en ejercicios de represión.

La ciudadanía de Hong Kong reclama mayor democracia y autonomía de China, de la que es una "región autónoma especial", y teme por sus libertades, heredadas de cuando era colonia británica. Estas libertades no existen en el resto de China, que además ve a la rebelión de Hong Kong como un peligroso "mal ejemplo" para el resto del país.

Si bien las últimas manifestaciones han estado marcadas por enfrentamientos violentos con la policía, los organizadores ayer se esforzaron por lograr que la marcha fuese pacífica. "Esperamos mostrar al mundo que la gente de Hong Kong puede ser totalmente pacífica", dijo la organizadora Bonnie Leung, del Frente de Derechos Civiles Humanos. Esta ONG y otras han organizado ya tres marchas masivas en Hong Kong desde junio.

En Beijing, un portavoz condenó declaraciones de legisladores estadounidenses en apoyo al movimiento de Hong Kong. You Wenze calificó los comentarios de los legisladores "una total violación del espíritu de la ley, un descarado doble estándar y una interferencia completa en los asuntos internos de China". You dijo que los 7,4 millones de residentes de Hong Kong y la población china en general rechazan las acciones de "un pequeñísimo grupo de manifestantes violentos", así como "cualquier interferencia de fuerzas extranjeras". El funcionario obvió el hecho de que en al menos tres marchas, incluida la de ayer, han reunido una parte sustancial de la población de Hong Kong, llegando incluso a sumar dos millones de adherentes en el pasado junio, cuando se logró gracias a esa movilización forzar el archivo del temido proyecto de extradición a China.

You no mencionó a ningún legislador, pero varios senadores estadounidenses y legisladores del Congreso de EEUU, incluyendo a la presidenta de la Cámara baja, Nancy Pelosi, han reafirmado el compromiso de Estados Unidos con los derechos humanos y exhortado al gobierno de Hong Kong que ponga fin al enfrentamiento.

Bajo la lluvia torrencial un mosaico multicolor de paraguas cubrió las calles adyacentes al parque Victoria. Allí se ha reunido cientos de miles de personas para continuar con las protestas antigubernamentales que sacuden Hong Kong desde hace 11 semanas. Según el Frente Civil de Derechos Humanos, la cifra de asistentes se elevó a 1,7 millones de personas, una de las más multitudinarias en la historia de la ex colonia de 7,4 millones de habitantes. Las autoridades habían denegado el permiso a la marcha, la cual iba a cruzar la ciudad, reduciéndola a una concentración en el interior del parque, pero la asistencia ha sido tal que los alrededores han quedado bloqueados y la gente ha acabado por ponerse en movimiento.

La multitudinaria manifestación de ayer reafirma el masivo apoyo popular del que gozan las protestas y desmiente la afirmación de You y en general el discurso de Beijing, que señala "terroristas" en Hong Kong. La causa no se ha visto dañada pese a la escalada de tensiones de la última semana, en la que los manifestantes llegaron a bloquear durante dos días el aeropuerto de la ciudad, por lo que después pidieron disculpas. Benny Tai, uno de los líderes de la "revolución de los paraguas" de 2013 y puesto en libertad esta semana, también ha acudido al parque Victoria.

A pesar de que el movimiento de la muchedumbre violó la falta de permisos oficiales, no se vio presencia policial en las calles excepto en los alrededores de la Oficina del Enlace, máxima representación del Gobierno chino y escenario de enfrentamientos en semanas anteriores. A lo largo del recorrido, los manifestantes han insistido en sus cinco reclamaciones: retirada definitiva de la ley de extradición que está en el origen de las movilizaciones, amnistía de todos los detenidos, investigación independiente sobre la actuación policial, derogación del término "revueltas" en los comunicados oficiales e instauración de un sufragio universal efectivo. El gobierno local no es elegido por el voto popular, sino por un organismo colegiado que domina China.

Los activistas cuidaron que esta vez no hubiera grupos violentos y a la vez reiteraron sus exigencias políticas

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario