El Mundo

Hillary Clinton reaparece en escena como posible secretaria de Estado

Ya se perdió el título de "señora presidenta", tampoco fue la "número dos". Ahora la perspectiva es que posiblemente ocupe otro alto puesto de su agrado. La derrotada ex precandidata demócrata, Hillary Clinton, según informan varios medios estadounidenses, es considerada para ser la "señora secretaria", sucesora de la secretaria de Estado, Condoleezza Rice.

Sábado 15 de Noviembre de 2008

Washington. — Ya se perdió el título de "señora presidenta", tampoco fue la "número dos". Ahora la perspectiva es que posiblemente ocupe otro alto puesto de su agrado. La derrotada ex precandidata demócrata, Hillary Clinton, según informan varios medios estadounidenses, es considerada para ser la "señora secretaria", sucesora de la secretaria de Estado, Condoleezza Rice. El jueves ya comenzaron a correr los rumores. La ex primera dama voló a Chicago para resolver asuntos privados, según les informó a los medios. Pero finalmente se supo: se reunió con el presidente electo Barack Obama.

Ninguna de las partes confirmó que allí se haya hablado concretamente sobre el cargo de secretario de Estado, pero tampoco lo desmintió nadie. Una señal de que la política de 61 años está de hecho entre los posibles candidatos. Algunos incluso la consideran favorita.

Sería una decisión audaz, con muchas ventajas, pero también con riesgos, según comentaron ayer analistas. En la campaña por la nominación demócrata hubo algunas diferencias en política exterior. Hillary fue bastante más escéptica sobre las conversaciones directas con Irán que propone Obama y en el tema del cronograma para el repliegue de Irak la senadora es más flexible. Y además está Bill Clinton. La preocupación de que él se inmiscuya desde bambalinas jugó en su momento un importante papel para la elección de Joe Biden como vice. De buena reputación en el exterior, Bill Clinton podría llegar a creerse una especie de vicesecretario de Estado, estimaron los analistas.

A favor. Pero para muchos expertos las ventajas son las que predominan. Hillary es respetada mundialmente, no hay dudas sobre su calificación, su dedicación y su perseverancia. Todo esto lo demostró en la campaña de las primarias. Y al igual que Obama mencionó que entre sus prioridades está mejorar la relación con sus aliados y la imagen de Estados Unidos en el exterior. Si una personalidad tan conocida y respetada internacionalmente ocupa el puesto de secretaria de Estado, Obama tendrá también un importante espacio de maniobra. Hillary podría viajar, representar al nuevo gobierno en el exterior, mientras que el presidente se dedica con toda la fuerza a superar los desafíos internos, sobre todo la crisis financiera. Los expertos están de acuerdo en que sería una designación bien merecida. Durante la campaña cumplió su promesa de apoyar a Obama y se convirtió en el gran sostén del candidato.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario