El Mundo

Haddad llamó a defender la democracia y la libertad

El derrotado candidato del PT no reconoció ni felicitó a su vencedor. Ante sus seguidores llamó a hacer oposición. "No tengan miedo", les dijo.

Lunes 29 de Octubre de 2018

El candidato de izquierda Fernando Haddad, derrotado de manera contundente ayer en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de Brasil por Jair Bolsonaro, pidió defender las instituciones democráticas del país tras el triunfo de su competidor. El PT, el partido de Haddad y el encarcelado Lula da Silva, parece así decidido a presentarse como el abanderado de la defensa de la democracia brasileña.

"Vivimos un período en el que las instituciones son colocadas a prueba en todo instante", alertó Haddad en una breve comparecencia en San Pablo, en la que reconoció tácitamente su derrota, pero evitó felicitar a Bolsonaro. "Tenemos una tarea enorme en el país, que es, en nombre de la democracia, defender el pensamiento, las libertades de los 45 millones de brasileños que votaron por nosotros. Tenemos la responsabilidad de hacer una oposición colocando los intereses nacionales por encima de todo", agregó el político de 55 años. "No tengan miedo", dijo Haddad frente a los seguidores de su Partido de los Trabajadores (PT). "Nosotros estaremos ahí", agregó.

El PT perdió ayer su primera elección en 20 años, después de haber ganado las últimas cuatro y haber gobernado durante 13 de los últimos 16 años.El partido de Lula da Silva está implicado en enormes escándalos de corrupción. Lula cumple desde abril una pena de cárcel de 12 años por corrupción y lavado de dinero. Haddad, ex alcalde de San Pablo, llegó a la segunda vuelta impulsado por la remanente popularidad de Lula entre las clases más pobres, pero no pudo superar a Bolsonaro debido al rechazo que genera en PT entre millones de brasileños. La defensa cerrada que hizo Haddad de Lula, al que presentó a menudo como un prócer perseguido, claramente le terminó jugando en contra entre las vastas clases medias urbanas. Como la de San Pablo, que lo eligió una vez alcalde y ayer votó masivamente por Bolsonaro.

Haddad inició su recorrido en esta campaña como vicepresidente de Lula, quien ya estaba en prisión cuando se proclamó esa fórmula. Para muchos fue un error fatal del PT, que es claramente dominado desde su celda por Lula. Sin embargo, una vez que la justicia electoral prohibió la candidatura de Lula, Haddad pasó a los primeros planos. Su oficialización fue tardía, se hizo el 11 de septiembre, menos de un mes antes de la primera vuelta del 7 de octubre,cuando logró apenas 29 por ciento de votos. En esos primeros días, el candidato del "petismo" tuvo que enfrentarse a su primer gran adversario: el desconocimiento que existía en todo el país respecto a su persona. Ni su paso por el Ministerio de Educación entre 2005 y 2012 ni sus cuatro años (2013-16) como alcalde en San Pablo, le habían otorgado relevancia nacional necesaria para pelear por la presidencia.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario