El Mundo

Habrá movilizaciones contra la ultraderecha en el este de Alemania

Más de 70 organizaciones participarán de una marcha antixenófoba en Chemnitz. El 73 por ciento de los germanos está a favor del ingreso de musulmanes.

Sábado 01 de Septiembre de 2018

Más de 70 organizaciones llamaron a la sociedad alemana a participar hoy en una manifestación en la ciudad de Chemnitz, en el este del país, en respuesta a una nueva marcha convocada por fuerzas ultraderechistas. Bajo el lema "Corazón en vez de persecución" ("Herz statt Hetze", en alemán), los colectivos antifascistas saldrán a la calle a la misma hora que lo harán las dos caras más visibles de la extrema derecha alemana, el partido populista y de tintes xenófobos Alternativa para Alemania (AfD) y el movimiento islamófobo Pegida, así como el movimiento de derecha radical "Pro Chemnitz".

El objetivo de la contramanifestación es mostrar que Chemnitz es una ciudad abierta y tolerante con personas de todo el mundo y también evitar que colectivos ultraderechistas instrumentalicen la muerte violenta de un joven, reza la convocatoria. Entre los grupos convocantes se hallan también partidos políticos tradicionales como Los Verdes, el Partido Socialdemócrata (SPD) o la Unión Cristianodemócrata (CDU) de la canciller Angela Merkel. "Mostraremos que también hay otro Chemnitz", indicó ayer la política del partido postcomunista La Izquierda Susanne Schaper.

Chemnitz vive desde el pasado fin de semana en un clima de creciente tensión, cuando extremistas de derecha convocaron manifestaciones y llamaron a "dar caza a la criminalidad extranjera" como respuesta al acuchillamiento de un hombre de 35 años de nacionalidad alemana presuntamente a manos de dos migrantes. Por el momento, la Justicia alemana dictó una orden de detención contra un sirio de 23 años y contra un iraquí de 22 años, quienes presuntamente apuñalaron a la víctima tras mantener una discusión. No se sabe qué desencadenó la pelea. La ministra de Familia germana, Franziska Giffey, depositó ayer en Chemnitz un ramo de seis rosas blancas en el lugar del crimen, convertido ahora en una especie de altar improvisado en recuerdo de la víctima. Giffey fue la primera representante del gobierno de coalición que dirige Merkel en acudir a Chemnitz. Previendo que la de hoy pueda llegar a ser una jornada violenta, el gobierno envió a Chemnitz refuerzos policiales desde Berlín así como desde otras regiones alemanas. El lunes, músicos alemanes, entre ellos la banda de culto de punk rock Die Toten Hosen, tocarán en un concierto gratuito en Chemnitz en repulsa de los episodios xenófobos.

Rechazo ciudadano

Casi tres cuartas partes de los alemanes rechazan vetar el ingreso a su país de musulmanes, tal y como propone el polémico político socialdemócrata germano Thilo Sarrazin en un nuevo libro, indicó ayer una encuesta. El sondeo del instituto demoscópico Kantar Emnid reveló que un 73 por ciento de los encuestados son contrarios a prohibir por principio el acceso de musulmanes a Alemania. La idea, sin embargo, convence a un 24 por ciento. Mientras, el restante 3 por ciento se muestra indeciso.

La propuesta de Sarrazin encuentra sin embargo una gran aceptación entre los votantes del partido ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD). Un 68 por ciento de los electores de esta formación antiislámica y de tinte xenófobo está a favor de cerrar las puertas a los musulmanes, mientras que votantes de otros partidos rechazan esta idea por gran mayoría. Sarrazin, ex miembro de la junta directiva del Banco Central de Alemania —Bundesbank—, desató el jueves último un aluvión de críticas con la publicación de su nuevo libro, en el que reprueba al islam y alerta de que la proporción de musulmanes en Alemania aumentará significativamente en las próximas décadas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario