El Mundo

Guatemala: renuncia y arresto del ex presidente Otto Pérez

El Congreso aceptó su dimisión. Poco después fue interrogado por un juez y quedó detenido. El domingo hay elecciones presidenciales.

Viernes 04 de Septiembre de 2015

El Congreso de Guatemala aceptó por unanimidad la renuncia del presidente Otto Pérez Molina, quien ayer compareció ante un tribunal y quedó detenido. La renuncia y arresto del presidente de Guatemala es parte de una investigación de corrupción que ha sacudido a la clase política del país centroamericano, a solo tres días de que se celebren elecciones presidenciales. El vicepresidente Alejandro Maldonado, de 79 años y quien recientemente asumió ese cargo después de que su antecesora renunciara por el mismo escándalo, prestó juramento como presidente.
    “Voy a formar un gobierno transitorio que invite a todos los grupos sociales que están manifestando en las calles, que hagan propuestas de nombres de los jóvenes profesionales para formar la nueva administración’’. Esta crisis política sin precedentes en la historia de Guatemala tuvo lugar en una agitada semana en la que Pérez Molina fue despojado de su inmunidad, abandonado por los principales miembros de su gabinete, y en la que vio cómo su ex vicepresidenta Roxana Baldetti fue encarcelada. Ayer le tocó el turno de ir a la cárcel a él, luego de ser interrogado en un tribunal.  

Al banquillo. Mientras Maldonado asumía el cargo de presidente interino, Pérez Molina iba a un tribunal, haciendo frente a acusaciones de sobornos y estar involucrado en una trama de corrupción en la que un grupo de empresarios pagaba  para evitar los aranceles de importación y “agilizar” trámites, según la fiscalía y la Comisión Internacional Contra la Impunidad de Guatemala (CICIG). Pérez Molina, de 64 años, es el primer presidente de Guatemala en renunciar y ser detenido, aunque ayer el juzgado aclaró que es “prisión preventiva”. Pérez Molina, un general retirado, insistió en su inocencia y dijo que comparecer ante el tribunal lo hacía sentirse “mal, esto es muy duro. Yo tuve herramientas, puede haber sacado a la CICIG, pude haber cambiado a la fiscal, me pude haber atrincherado y no lo hice’’. Horas más tarde, al finalizar el interrogatorio, el tribunal ordenó su prisión preventiva.
  La jura del sucesor se registró poco después de que el Poder Legislativo aceptara de manera unánime la renuncia de Otto Pérez Molina, que presentó el miércoles.  Los 118 congresistas que se encontraban presentes en la sesión del Congreso votaron a favor de la aceptación de la dimisión. Se registraron 40 legisladores ausentes.

Elecciones.  En tanto, las elecciones de este domingo enfrentan a un acaudalado empresario, Manuel Baldizón, frente a otros 13 candidatos, entre ellos un comediante, una ex primera dama y la hija del dictador Efraín Ríos Montt, acusado de genocidio. Si ninguno de los candidatos alcanza el 50% de los votos, la segunda vuelta se llevará a cabo el 25 de octubre.
  El legislador Ricardo Villate, del partido Líder, de Baldizón, dijo que “es importante la calma del proceso electoral, las elecciones están muy cerca y hay que garantizar el debido proceso institucional. Será la historia la que juzgue a Otto Pérez y a Roxanna Baldetti. Nosotros debemos garantizar que la institucionalidad siga adelante’’.
  Al momento de la votación para aceptar su renuncia, Pérez Molina ya se encontraba en el tribunal asistiendo a una audiencia, que se inició un par de horas antes con la lectura de las acusaciones.
  Amílcar Pop, diputado del partido indigenista de izquierda Winaq, dijo que con la renuncia de Pérez Molina “no se resuelve la crisis. Tampoco con el proceso electoral, hay demasiados candidatos investigados por la justicia debido a su corrupción.Hay diputados que responden a empresas, que son dependientes del dinero y los intereses más oscuros. Esto solo se resuelve con un proceso constituyente y una reforma profunda de muchas leyes’’. Sin embargo, para Joaquín Blanco, del partido Unidad Nacional de la Esperanza, “la institucionalidad está funcionando y esto es un gran paso para un país como Guatemala, que sufrió un conflicto armado tan intenso. Lo que sucede en el Congreso es la desembocadura de una crisis’’.
  Pérez Molina insistió en que las acusaciones en su contra tienen como base “dimes y diretes’’. Y al ser consultado si alguna vez pensó que su presidencia terminaría así respondió categóricamente: “¡Jamás!’’, y comparó su situación con el terrible conflicto armado guatemalteco (1960-1996).

Escuchas. Durante la audiencia judicial, el fiscal José Antonio Morales hizo que se escucharan algunas de las escuchas legales en las que se basa la investigación. Se escucha a dos funcionarios que explican cómo funcionaba el mecanismo ilícito de coimas. Pérez Molina renunció y decidió presentarse ante el tribunal luego de que el juez emitiera una orden de arresto contra él por acusaciones de cohecho y fraude fiscal. Ayer, luego de escucharlo, el juez lo dejó detenido.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS