El Mundo

Guaidó redobla el desafío a Maduro con la ayuda humanitaria a Venezuela

El Parlamento coordina el proceso de acopio de alimentos, medicinas e insumos básicos para los más necesitados desde Colombia y Brasil.

Miércoles 06 de Febrero de 2019

Con apoyo internacional creciente, el líder antichavista y presidente interino de Venezuela designado por el Parlamento, Juan Guaidó, redobló ayer el paso de su estrategia de ingresar ayuda humanitaria al país a pesar de la promesa de Nicolás Maduro de impedirlo. La Asamblea Nacional (AN) venezolana, controlada por el antichavismo y presidida por Guaidó, informó que ya está coordinando el ingreso al país del primer lote de ayuda, consistente en "medicinas, alimentos e insumos" básicos que serán destinados a las poblaciones más vulnerables, no a toda la gente con necesidades. Además, aprobó ayer una ley que regirá una eventual transición en el país y que entrará en vigor una vez que Maduro, al que no reconoce, se aparte del poder. "Aquí en Venezuela no va a entrar nadie, ni un soldado invasor", sentenció por su parte el presidente socialista, quien cuenta entre sus aliados a Rusia, China, Turquía e Irán.

El diputado Miguel Pizarro, presidente de la Comisión Especial de Seguimiento a la Ayuda Humanitaria, explicó que ese primer lote proviene de donaciones hechas por empresas con capital venezolano en el extranjero, del gobierno colombiano y de Estados Unidos, y que falta canalizar otras ofertas como las de Canadá y Alemania. España destinará 650.000 euros de ayuda humanitaria para los venezolanos a través de Acnur.

El legislador indicó que, cuando llegue el momento del ingreso de estas donaciones, la comisión presentará a la cámara la metodología de entrada, las cantidades y los destinos de esos productos a fin de que el proceso sea transparente. Reiteró que los centros de acopio de estas ayudas estarán en puntos fronterizos de Venezuela con Colombia y Brasil y un tercer lugar que será anunciado próximamente.

La Cruz Roja dijo ayer que no participará del ingreso de la ayuda desde Colombia, la parte más crítica del proceso, pero que está dispuesta a colaborar con su distribución dentro de Venezuela, siempre y cuando le sea solicitado y siempre y cuando se haga con un criterio de "neutralidad, imparcialidad e independencia". Pizarro dijo que la comisión cuenta con el apoyo de numerosas organizaciones para la distribución de la ayuda, pero que no hará públicos sus nombres para "no someterlas a presión ni poner en riesgo su labor". "El único estorbo para el ingreso de ayuda humanitaria es Nicolás Maduro", agregó sobre el líder chavista, que está en el poder desde 2013 y que asumió el mes pasado su segundo mandato tras su reelección en unos comicios tachados de irregulares por muchos países. Estados Unidos, 19 países de la Unión Europea (UE) y decenas de naciones más, entre ellos Argentina, ven como ilegítimo a Maduro y apoyan que Guaidó haya jurado asumir el mando del Ejecutivo, el 23 de enero, de acuerdo a una interpretación que el Parlamento hace de la Constitución según la cual Maduro usurpa la presidencia.

Guaidó, de 35 años, pidió a las fuerzas armadas, el principal sostén de Maduro en el poder, no bloquear la ayuda, tras afirmar que 300.000 personas corren riesgo de morir sin ella. El líder antichavista también anunció una conferencia internacional en la sede de la Organización de Estados Americanos (OEA), en Washington, el 14 de febrero, para discutir la ayuda humanitaria. "Aquí en Venezuela nada va a entrar, ni un soldado invasor", respondió ayer Maduro, que afirma que la ayuda humanitaria preludia una invasión de Estados Unidos.

El cuestionado presidente acusa a Washington de estar detrás de un golpe de Estado que, asegura, quiere dar Guaidó. El gobierno estadounidense fue el primero en reconocer a Guaidó tras su jura, y no descartó una intervención militar para derrocar a Maduro. Guaidó pidió la renuncia de Maduro para formar un gobierno de transición y convocar elecciones presidenciales, y ofreció una amnistía al líder chavista y a militares que lo abandonen.

La cuestión de la ayuda humanitaria se ha convertido en uno de los ejes de la estrategia para lograr la salida de Maduro, bajo cuyo mandato Venezuela se sumió en una profunda crisis económica. El intento pondrá a prueba a las fuerzas armadas y de seguridad, luego de recientes casos aislados de oficiales superiores que manifestaron su adhesión a Guaidó. Rusia deploró lo que califica de interferencia en el país petrolero del Caribe y de intento de legitimar una usurpación del poder. Moscú dijo que el reconocimiento el lunes de 19 países de la UE a Guaidó era alarmante y una burda violación del principio de no injerencia en los asuntos internos de un Estado soberano.

Maduro rechazó celebrar nuevas elecciones y apoyó una conferencia sobre Venezuela que celebrarán mañana en Montevideo países latinoamericanos y de la UE, nucleados en un Grupo de Contacto. Afirmó que no pasará a la historia "como un traidor" y que piensa retirarse a los 90 años en su país rodeado de "nietos y bisnietos". "El problema es en la oposición, no en unas elecciones más. Hemos hecho 25 elecciones en 20 años. En los últimos 18 meses hemos hecho seis elecciones. Las elecciones (presidenciales) en 2018 se adelantaron por la propuesta de la oposición", dijo Maduro en entrevista con el canal Russia Today (RT).

Ayer el Parlamento opositor aprobó una norma que regirá una eventual transición. La llamada Ley del Estatuto que rige la Transición a la Democracia y el Restablecimiento de la Constitución fue aprobada por la mayoría antichavista y dispone, entre otras cosas, la duración de un gobierno transitorio y sus competencias políticas y económicas. El texto establece a la vez que deberán ser convocadas elecciones antes de los 12 meses de haber sido instalado el gobierno de transición, y que deben ser renovados los poderes públicos, incluido el electoral, para hacer efectivo el llamado a comicios.



¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});