El Mundo

Grecias: concesiones reviven negociaciones con la UE

El gobierno presentó a una cumbre de mandatarios europeos un nuevo plan de ajuste que fue bien recibido, pero aún falta mucho. Mañana habrá una nueva reunión.    

Martes 23 de Junio de 2015

Grecia, Europa y el FMI quedaron muy cerca de ponerse de acuerdo y evitar un default de imprevisibles consecuencias, luego de que el gobierno griego presentara una nueva propuesta, con reformas y ajustes que hasta el momento había rechazado. Bruselas fue escenario ayer de dos turnos dramáticos de reuniones. Por la mañana, se reunieron los 19 ministros de Finanzas de la zona euro, el llamado Eurogrupo. Por la tarde, lo hicieron los jefes de Estado y de gobierno de los países que comparten la moneda común. La nueva propuesta del gobierno de izquierda griego del premier Alexis Tsipras abrió una puerta a la esperanza, luego de semanas muy negativas en las que se cayeron una tras otra las reuniones entre los acreedores y los gobernantes de Atenas. La semana pasada, luego de otra fallida reunión del Eurogrupo, se convocó a la cumbre de emergencia de ayer en Bruselas. Tsipras asume objetivos fiscales que exigen los acreedores y cruza varias "líneas rojas" que se había negado a traspasar, como la reforma de las jubilaciones y el aumento del IVA. Mañana el Eurogrupo se reunirá de nuevo para revisar la oferta griega.

"Las nuevas propuestas griegas son un paso adelante positivo", declaró anoche el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, al término de la cumbre extraordinaria de los jefes de Estado y de gobierno de la zona euro. Tusk debió convocar a la cumbre el jueves pasado, al colapsar las negociaciones con Grecia. Sin embargo, aún queda trabajo por delante, añadió el líder europeo. El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, dijo por su parte que está "convencido" de que esta semana se llegará a un acuerdo. "Estoy convencido, porque tenemos que hallar uno", añadió, estimando que no se pueden seguir "alargando" las negociaciones. Juncker fue de los más críticos con el gobierno de Grecia en estas semanas de crisis.

El presidente francés François Hollande aseguró que Grecia y sus acreedores "avanzan hacia un acuerdo", mientras que la canciller alemana Angela Merkel estimó que la cumbre fue "un buen punto de partida para discusiones futuras" aunque señaló que ahora "se necesita un trabajo intensivo". "Queremos que Grecia se quede en la zona euro" y sus propuestas son "seguramente un avance", dijo la jefa de gobierno más poderosa de Europa. El objetivo es finalizar el trabajo en una reunión extraordinaria de ministros de Finanzas mañana por la noche.

Los negociadores griegos y sus acreedores —la "troika" formada por la Unión Europea, el Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional— "trabajarán juntos ahora para que el Eurogrupo alcance resultados que pueda presentar el jueves", fecha en que se reunirán los 28 miembros del bloque, añadió Tusk. "Nos queda poco tiempo, pero mucho trabajo", resumió la directora gerente del FMI, Christine Lagarde.

El 30 de junio Atenas debe pagar al FMI 1.600 millones de euros, para lo que necesita acceder a último tramo de 7.200 millones del plan de rescate financiero que se le acordó en 2012 y que llevan retenidos meses. Se trata del segundo "rescate" al que accede Grecia desde 2010, y si se le conceden estos 7.200 millones, deberá a la "troika" un total de 240.000 millones de euros. Las duras condiciones impuestas para entregar estos fondos son el nudo del conflicto. Tsipras llegó al poder en enero pasado, precisamente con la promesa de terminar con los ajustes impuestos por la troika. El gobierno griego de Tsipras publicó anoche la noche la lista completa de sus propuestas. Atenas subraya que se trata del "resultado de difíciles negociaciones para alcanzar un acuerdo que no afecte los derechos laborales y no disuelva la cohesión social, sino que dé una perspectiva". Tsipras deberá someter al Parlamento el futuro acuerdo. Allí lo espera la difícil tarea de convencer a sus diputados y a no pocos ministros. Syriza contiene entre sus componentes a muchos de izquierda más radical, que en estas semanas de creciente tensión hicieron conocer su rechazo a toda concesión a la "troika". Pero no todos los griegos están en esta línea radical. Ayer, los ciudadanos de Atenas partidarios de un acuerdo salieron a las calles de la capital con banderas de la Unión Europea. Exigían a Tsipras que mantuviera a Grecia dentro de la Eurozona y la Unión Europea. El 70 por ciento de los griegos exige mantenerse en la UE, aún al costo de dolorosos ajustes.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS