El Mundo

Grecia rechazó la propuesta del Eurogrupo y su futuro es incierto

La esperada reunión duró poco y terminó con un total desacuerdo. La propuesta europea es "inaceptable", declaró Atenas. Exigen seguir el programa de rescate, pero Grecia se niega.

Martes 17 de Febrero de 2015

Las negociaciones entre Grecia y el Eurogrupo —formado por los ministros de Finanzas de la zona euro— colapsaron a poco de iniciarse en Bruselas porque Atenas rechazó de plano la propuesta de pedir una extensión de seis meses de su programa de rescate, calificándola de "inaceptable". Los gobiernos del Eurogrupo le dieron cuatro días a Atenas para aceptar su propuesta. La rotura parece por ahora total y ambas partes quedaron muy lejos de un acuerdo. En juego está la gigantesca deuda de Grecia con Europa y, de fondo, la pertenencia misma de Atenas al euro.

El gobierno de izquierda radical griego asumió el mes pasado con la promesa de acabar con el programa de rescate de 240.000 millones de euros, revertir las políticas de austeridad que impone y terminar con las inspecciones de los enviados europeos y del FMI, los prestamistas de aquella enorme suma. El ministro de Finanzas holandés, Jeroen Dijsselbloem, titular del Eurogrupo y quien presidió la reunión en Bruselas, dijo que Atenas tiene "hasta el viernes" para pedir una extensión del programa de rescate. Este vence a fin de mes.

No está claro cuánto tiempo podrá mantenerse Grecia a flote sin ayuda internacional, dado que paga gastos corrientes, como sueldos, con fondos europeos de emergencia. Hasta ahora, el Banco Central Europeo (BCE), ha permitido que el banco central griego le entregue financiamiento de emergencia a los bancos del país, pero podría imponer controles de capital si colapsan la negociaciones. Mañana, el BCE decidirá si mantiene los préstamos de emergencia a los bancos griegos, que están perdiendo depósitos por unos 2.000 millones de euros por semana.

"El sentimiento general en el Eurogrupo sigue siendo que lo mejor sería que las autoridades griegas busquen una extensión del programa", declaró Dijsselbloem. Pero el ministro de Finanzas griego, Yanis Varoufakis, replicó que esperaba sellar un acuerdo con los acreedores que brindara un crédito extra a Atenas por entre cuatro y seis meses a cambio de poner en espera nuevas políticas presupuestarias. El ministro se mostró esperanzado para el futuro. "No tengo dudas de que dentro de las próximas 48 horas Europa se unirá y encontraremos la manera de expresar lo que sea necesario para que podamos seguir adelante y hacer el trabajo que sea necesario", sostuvo Varoufakis.

Pero lo que pasó ayer en Bruselas va en sentido contrario: las conversaciones, que se esperaba duraran hasta altas horas de la noche, colapsaron en menos de cuatro horas. Las dos partes mostraron signos de tener poca paciencia, con muchos ministros temiendo un desastre. Varoufakis sostuvo que la Comisión Europea le presentó un planteo antes de la reunión, pero que fue sustituido por un borrador distinto, autoría de Dijsselbloem, que no podía firmar porque obliga a Atenas a extender su actual programa de rescate. Dijsselbloem dijo que los griegos deben ganar tiempo para discutir los pasos a seguir pidiendo una extensión del rescate vigente, que le impone fuertes ajustes. Pero también sostuvo: "¿Un nuevo programa sería muy diferente? No lo creo". Por su parte, el despacho del primer ministro griego, Alexis Tsipras, dio a conocer un comunicado, en el que reseña culpa al Eurogrupo. El Eurogrupo "discutió un borrador inaceptable e inadmisible sobre una extensión del rescate", por lo que, "bajo esas circunstancias no puede haber hoy un acuerdo". La televisión pública griega ya había adelantado la falta de acuerdo.

Rechazo europeo. El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schauble, un crítico del nuevo gobierno griego, dijo que Grecia había vivido por encima de sus posibilidades durante mucho tiempo y que en Europa no había ganas de darle más dinero sin garantías. Alemania es el principal prestamista de Grecia y su electorado ha mostrado apoyo a la línea dura adoptada por el gobierno de Angela Merkel. Si no se consigue un acuerdo crece el riesgo de que Grecia se encamine a una contracción del crédito que podría forzarla a salir de la zona euro.

El vicepresidente de la Comisión Europea, Valdis Dombrovskis, declaró que la zona euro está dispuesta a reanudar conversaciones con Grecia si cambia su posición. "Quedó claramente decidido que, una vez que haya un pedido para prorrogar el rescate, si hay algunos compromisos de las autoridades griegas de apegarse al programa, entonces el presidente del Eurogrupo anunciará la próxima reunión" de este puntualizó, tajante, Dombrovskis. Por su parte, el FMI declaró que no desembolsará más fondos a Grecia si no avanza con las reformas exigidas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS