El Mundo

Gran Bretaña expulsa a 23 diplomáticos rusos por el caso del espía envenenado

La premier Theresa May anunció que ningún miembro de su gobierno y de la familia real irá al Mundial de Fútbol que se desarrollará en ese país

Jueves 15 de Marzo de 2018

Gran Bretaña anunció ayer que expulsará a 23 diplomáticos rusos, romperá sus contactos bilaterales de alto nivel con Moscú y emprenderá acciones abiertas y encubiertas contra la intromisión del Kremlin en respuesta al envenenamiento de un ex espía ruso, con lo que las relaciones entre ambas naciones se desplomaron a su nivel más bajo desde la Guerra Fría. En un discurso ante el Parlamento, la primera ministra británica, Theresa May, dijo que los diplomáticos, identificados como agentes de inteligencia no declarados, tienen plazo de una semana para salir del territorio del Reino Unido. "Esta será la mayor expulsión en más de 30 años y refleja el hecho de que no es la primera vez que el Estado ruso actúa contra nuestro país", dijo May, citando el envenenamiento en Reino Unido del ex espía ruso Alexander Litvinenko en 2006. El agente murió tras beber té contaminado con isótopos radiactivos (Polonio 210) y una investigación británica determinó que fue asesinado por agentes rusos.

La jefa de gobierno hizo el anuncio luego de que Moscú dejó pasar un plazo que vencía a medianoche de ayer para explicar cómo un agente neurotóxico creado por la Unión Soviética en tiempos de la Guerra Fría fue utilizado contra Serguei y Yulia Skripal. Padre e hija siguen ingresados en estado crítico en un hospital de Salisbury, en el suroeste de Inglaterra, después de haber sido hallados inconscientes el 4 de marzo.

May acusó a Moscú de responder con "desdén" al pedido británico de explicaciones sobre el hecho. Dijo que las acciones rusas "representan un empleo ilegal de la fuerza por el Estado ruso contra el Reino Unido". "Es una afrenta a la prohibición de empleo de armas químicas", dijo May. Se canceló además una invitación al canciller ruso, Serguei Lavrov, y May dijo que los ministros del gobierno y la familia real no asistirán a la Mundial de Fútbol 2018 en Rusia. El gobierno será más estricto con el dinero ruso de origen dudoso y reforzará sus poderes de imponer sanciones a los abusadores de los derechos humanos, añadió. "Congelaremos bienes del Estado ruso cuando tengamos pruebas de que podrían usarse para amenazar la vida o la propiedad de ciudadanos o residentes del Reino Unido", dijo.

El embajador ruso en Londres, Alexander Yakovenko, calificó las medidas británicas de "absolutamente inaceptables" y "una provocación". Moscú se niega a cumplir con los reclamos británicos a menos que se le envíen muestras del veneno recogidas por los investigadores. El vocero del presidente ruso Vladimir Putin, Dmitry Peskov, dijo ayer que Rusia "rechaza el lenguaje de los ultimátum". Gran Bretaña presentó "acusaciones infundadas que no están respaldadas por prueba alguna", dijo y aseguró que Moscú estaría dispuesto a colaborar con la investigación, pero no advierte en Londres la disposición de reciprocidad. "Esperamos que se imponga la razón y que otros países se pregunten si las pruebas contra Rusia son realmente serias", acotó.

Rusia dijo que el agente neurotóxico podría provenir de otro antiguo país soviético como Ucrania, un adversario de Moscú. El legislador Vladimir Gutenev, miembro de la comisión estatal para el desarme químico, dijo que Rusia destruyó sus reservas de Novichok, el veneno usado contra los Skripal. "Es difícil saber qué sucede en los países vecinos", agregó.

Gran Bretaña pidió apoyo a sus aliados de la Unión Europea y la Otán (Organización del Tratado del Atlántico Norte). Según su oficina, el presidente de EEUU, Donald Trump, dijo a May que estaba "con el Reino Unido hasta el final". Londres también solicitó una reunión urgente del Consejo de Seguridad de la ONU para informar sobre la investigación. El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, anunció que incluiría el tema en una cumbre de gobernantes de la UE la próxima semana.

La aspereza diplomática ya se anticipaba el martes, cuando el canciller británico, Boris Johnson, reiteró el ultimátum dado por May a Moscú para que explique cómo ocurrió el envenenamiento del ex espía y su hija. Rusia respondió taxativamente que no tiene relación alguna con el envenenamiento, que la posición de Moscú era conocida y fue comunicada a Londres por los canales diplomáticos, además de calificar de "inaceptables las acusaciones sin pruebas" y advertir que "no acepta el lenguaje de ultimátum".

La crisis entre Moscú y Londres podría agravarse tras la muerte de otro exiliado, Nikolai Glushkov, de 69 años, que fue hallado muerto en su domicilio en New Malden, un suburbio de Londres. Glushkov, cuya muerte aún no fue confirmada oficialmente, era cercano al millonario Boris Berezovski, un enemigo del Kremlin que fue hallado ahorcado en 2013 en el Reino Unido.

Anhelos

Los lazos entre Rusia y EEUU "no pueden empeorar más", de modo que Moscú espera una mejora tras el nombramiento de Mike Pompeo como secretario de Estado, dijo el vocero de Putin, Dimitry Peskov. La relación entre ambos países empeoró por los conflictos en Ucrania y Siria y la supuesta ingerencia rusa en las presidenciales de EEUU.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario