El Mundo

Golpe judicial al círculo de confianza de Michel Temer

Su impopularidad bate marcas desconocidas no solo en Brasil sino probablemente en el mundo entero, con índices de aprobación por debajo del 5 por ciento.

Domingo 01 de Abril de 2018

Su impopularidad bate marcas desconocidas no solo en Brasil sino probablemente en el mundo entero, con índices de aprobación por debajo del 5 por ciento. Pero aun así Michel Temer anunció hace unos días que pretendía optar a la reelección en las elecciones presidenciales del próximo octubre en Brasil. Si el plan ya era complicado, puede frustrarse definitivamente después de que una nueva operación anticorrupción salpicara de lleno al presidente brasileño. Con todo el país pendiente de Lula, que el próximo miércoles sabrá si el Tribunal Supremo aplaza o no su entrada en prisión, Brasil sufrió el jueves último un nuevo sobresalto judicial de gran repercusión política. La policía, respondiendo a un mandato de la Fiscalía General y de un juez del Supremo, detuvo a dos personas de la máxima confianza de Temer, ambos amigos íntimos desde hace décadas y que ya venían siendo investigados como supuestos testaferros suyos.

Uno de los detenidos es el abogado José Yunes, que ocupó destacados cargos en el partido de Temer, el Movimiento Democrático Brasileño (MDB), y fue asesor del presidente, a quien conoce desde que ambos estudiaban derecho. Yunes dimitió de su cargo en la Presidencia en 2016 después de que uno de los antiguos ejecutivos de la constructora Odebrecht lo acusara de recibir 2,6 millones de dólares en dinero negro para financiar una campaña electoral del MDB. El abogado tiene además sólidas relaciones comerciales con Temer. El mandatario le compró a él la casa en la que fijó su residencia privada, en uno de los barrios más nobles de San Pablo.

Otro de los arrestados es un personaje menos conocido, pero que lleva también décadas a la sombra de Temer. El nombre del coronel del ejército de reserva Joao Batista Lima Filho ya había saltado al escenario público en los últimos meses al divulgarse las investigaciones que lo colocaban como sospechoso de actuar de intermediario y testaferro del presidente. Es propietario de una empresa de ingeniería cuyos negocios prosperaron siempre en la órbita de los cargos públicos ocupados por Temer. Varios delatores ante la Justicia lo implicaron en la percepción de sobornos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario