El Mundo

Golpe al mercado

El caso Khashoggi también abrió un agujero en la conferencia de la Iniciativa de Inversión Futura de la próxima semana en Riad, que los medios bautizaron como el "Davos del desierto" y que sufrido una cascada de deserciones por esta crisis.

Viernes 19 de Octubre de 2018

El caso Khashoggi también abrió un agujero en la conferencia de la Iniciativa de Inversión Futura de la próxima semana en Riad, que los medios bautizaron como el "Davos del desierto" y que sufrido una cascada de deserciones por esta crisis.

El secretario del Tesoro estadounidense, Steven Mnuchin, anunció ayer que no acudirá, sumándose a ministros de Gran Bretaña, Francia y Holanda, así como a varios líderes de empresas. El anuncio de Mnuchin produjo una baja en los precios de las acciones de Wall Street, ya que "despierta temores de que el gobierno tome una línea más dura contra Riad" y haya represalias.

El flujo constante de filtraciones no confirmadas de funcionarios a medios turcos pintaron una imagen detallada y escabrosa de los últimos minutos del periodista, supuestamente a manos de 15 agentes sauditas que lo esperaban cuando llegó al consulado de Estambul para iniciar trámites referidos a su casamiento.

La prensa turca aseguró haber escuchado cintas de audio en las que los presuntos asesinos de Khashoggi lo torturaron cortándole los dedos antes de su decapitación. El periódico oficialista Sabah tildó ayer al funcionario de seguridad saudita Maher Abdulaziz Mutreb, que forma parte del entorno del príncipe Salmán, como "el jefe del equipo de ejecución" y dio detalles de sus movimientos el día en que Khashoggi desapareció. Dando tiempos precisos basados en imágenes de cámaras de seguridad, el periódico informó que Mutreb ingresó en el consulado más de tres horas antes de que Khashoggi entrara al edificio. En las imágenes, Mutreb fue visto fuera de la residencia del cónsul, más tarde cerca de la misión saudita con una "gran valija", y finalmente en el aeropuerto. La presencia de Mutreb, así como otros miembros de los servicios de seguridad que responden a Bin Salmán, complica la versión oficial de Riad que asegura ignorar qué sucedió con el periodista.

Funcionarios de EEUU dicen en privado no tener razones para dudar de la versión del asesinato que sostiene, también en privado, Turquía. Y añaden que aunque no haya pruebas claras de que el príncipe heredero ordenase personalmente el asesinato de Khashoggi, tampoco creen que Bin Salmán no estuviese al corriente de la operación. El miércoles, The Washington Post publicó lo que presentó como la última contribución de Khashoggi, una nota en el que el periodista evoca la falta de libertad de prensa en el mundo árabe.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});