El Mundo

Fujimori ya está libre, gracias al cuestionado indulto presidencial

Su hijo y parlamentario, Kenji, negoció con el mandatario Kuczynski. Lo salvó a este de la destitución a cambio del perdón para su padre.

Sábado 06 de Enero de 2018

El indultado ex presidente peruano Alberto Fujimori salió ayer de la clínica donde estaba hospitalizado desde hace dos semanas para reasumir plenamente la libertad, después de 10 años de cárcel. Acompañado por su hijo menor, el parlamentario Kenji Fujimori, el ex mandatario fue llevado en una camioneta hasta una casa en un sector exclusivo del distrito limeño La Molina, de la que no se sabe a quien pertenece.

Según versiones periodísticas, dentro de esa casa, fuertemente resguardada por policías, lo esperaban sus otros tres hijos, incluida la ex candidata presidencial Keiko, con quien el indultado ha tenido discrepancias políticas.

Fujimori, de 79 años, salió de la clínica Centenario en una silla de ruedas empujada por Kenji. Visiblemente recuperado en relación con las últimas imágenes que habían circulado, el ex reo levantó la mano para saludar a simpatizantes que estaban en las inmediaciones, pero no hizo declaraciones.

Ya en el automóvil, se vio a Fujimori sosteniendo conversaciones por celular, mientras Kenji, a quien muchos consideran el gran artífice del indulto, lo acariciaba y tomaba selfies de los dos. Luego las publicó en Twitter y otras redes sociales.

Fujimori, indultado en Navidad por el presidente Pedro Pablo Kuczynski, estuvo privado de la libertad desde que Chile lo extraditó en 2007. Dos años después, fue condenado a 25 años de cárcel como autor mediato de 25 asesinatos y dos secuestros agravados perpetrados por militares durante su gobierno. El indulto fue concedido razones "humanitarias" derivadas del mal estado de salud del reo, aunque médicos independientes dudan de la gravedad de sus padecimientos y de que éstos le impidieran seguir en prisión. En el momento del perdón presidencial, Fujimori ya estaba hospitalizado por problemas de baja tensión arterial y arritmia cardíaca.

El indulto para el líder de derecha, que gobernó con mano de hierro de 1990 a 2000, generó protestas, pero estas mucho no duraron, en medio de las fiestas de fin de año, aunque en la noche de ayer en las redes proliferaban los llamados para reanudarlas. Pero es claro que la salida de prisión de Fujimori y su libertad plena no causaron una ola masiva de protestas. Tal vez esto en parte se explique por la popularidad que el fujimorismo mantiene entre los estratos populares y bajos de gran parte de la sociedad peruana. El año pasado, Keiko Fujimori disputó la presidencia de Perú palmo a palmo a Kuczyinski en el ballottage.

Pero el malestar no sólo obedece al indulto a Fujimori en sí mismo, sino a que es percibido como el fruto de una negociación política entre Kenji y Kuczynski, quien tres días antes de firmar el indulto se había salvado de ser destituido por el Congreso por "incapacidad moral" derivada de sus nexos con la constructora brasileña Odebrecht. Kuczynski retuvo el cargo gracias a que una maniobra de Kenji, quien entró en rebeldía dentro del partido fujimorista que conduce su hermana mayor Keiko, y junto con varios correligionarios impidió que se alcanzaran los votos necesarios para la destitución.

Con el perdón presidencial, Fujimori, quien tiene además nacionalidad japonesa por ancestros, recupera todos sus derechos, incluidos los de hacer política, tener seguridad del Estado y eventualmente irse a radicar en el extranjero, aunque esto último ha sido descartado por personas de su entorno.

Antes de que el ex mandatario recuperara la libertad, el partido Fuerza Popular (FP), que sigue el ideario fujimorista, cuestionó la forma cómo se le dio a éste el un indulto, cuando aún le faltaban pagar 10 de los 25 años de cárcel. Un comunicado emitido por el Comité Ejecutivo Nacional (CEN) de FP, afirmó que el partido "saluda" la libertad para Fujimori, "a pesar de discrepar con la forma en que se logró". En otro aparte del comunicado, FP exhortó a sus militantes a "declinar cualquier invitación a formar parte del Poder Ejecutivo", en momentos en que el gobierno habla de un "gabinete de reconciliación" que incluya la presencia en ministerios de miembros de la oposición fujimorista.

En ese sentido, el partido aún liderado por Keiko se comprometió a "continuar con nuestro rol de oposición constructiva y responsable" y a luchar contra la corrupción. Asimismo, el CEN delpartido expresó que renueva la "confianza" en los asesores Ana Vega y Pier Figari, cuyo alejamiento es una de las condiciones del sector de Kenji Fujimori para la reconciliación en el partido.

Vega y Figari, quienes no tienen cargos en el Estado ni suelen aparecer en público, pero supuestamente ejercen gran influencia sobre Keiko Fujimori, son acusados por el hermano de ésta de maniobrar contra el ex mandatario.

Por otro lado, el Tribunal Constitucional (TC) del Perú podría revisar el indulto para Fujimori si alguna persona lo solicita, afirmó el vicepresidente de ese organismo, Eloy Espinosa Saldaña. "En el pasado, el Tribunal analizó indultos y revisó si se cumplieron los requisitos de contenido y competencia. Si alguien lo plantea, en este indulto u otro, el TC deberá pronunciarse", le dijo Espinosa Saldaña a la agencia estatal de noticias Andina.

Causa abierta

La Sala Penal de la Corte Suprema de Perú tendrá que decidir si procesa o no al indultado Alberto Fujimori por la matanza de seis campesinos en 1992, informó el diario limeño El Comercio. La primera tarea de la Sala consistirá en examinar si el indulto que le entregó el presidente Kuczynski a Fujimori en víspera de la Navidad alcanza para que no se lo procese en el caso, cuya autoría material fue del destacamento militar "Grupo Colina". Para los ex procuradores César Azabache e Yván Montoya el ex mandatario no tiene protección en el caso, pues los 24 meses de cobertura adicional que le da el indulto comienzan a contarse desde junio. El ex abogado defensor William Paco Castillo sostiene en cambio que el plazo corre desde que se comenzó a procesar, en 2012.

felices. La selfie que hizo Kenji con su padre apenas dejaron el sanatorio.

La maniobra causó una crisis en el partido fujimorista, cuyo sector mayoritario se desmarcó de la jugada de Kenji

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario